Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $95,12
Dólar Ahorro/Turista $156.95
Dólar Blue $146,00
Euro $113,21
Merval 0,00%
Riesgo País 1517
Policiales |UNA MADRUGADA DE TERROR
Golpeó, mordió y apuñaló a su expareja en Los Hornos delante de los tres hijos

Familiares que intentaron frenar al agresor, sufrieron graves heridas en los dedos y quedaron al borde de la amputación

Golpeó, mordió y apuñaló a su expareja en Los Hornos delante de los tres hijos

Gloria, mostrando las marcas del infierno que vivió / Dolores Ripoll

23 de Febrero de 2021 | 03:07
Edición impresa

Llanto, gritos, niños descalzos y en pijamas clamando “socorro” y sangre. Un nene héroe y una nena rehén. Todos son elementos que, ayer por la madrugada, formaron parte de la terrible escena que se vivió en 162 bis entre 62 y 63, donde una mujer de 31 años fue víctima de un ataque a golpes, mordidas y puñaladas, con una botella de vidrio rota.

Según se indicó en la denuncia, el responsable de la agresión es la ex pareja de la víctima, un sujeto de 36 años, que además de agredir de forma brutal a la mujer, hirió de gravedad a dos familiares, dejándolos con un alto riesgo de amputación.

Pero no fue la única locura que cometió durante una madrugada por demás sangrienta. Cuando la Policía intentó persuadirlo para que depusiera su actitud, tomó de rehén a su hijastra de 14 años por espacio de media hora y la utilizó como escudo humano en un intento por darse a la fuga.

Si bien desde hace años viene sufriendo maltratos de todo tipo, la agresión de anoche se ejecutó con un nivel de violencia inusitado y, según afirma la víctima, también de forma premeditada.

La imborrable pesadilla para Gloria y su familia comenzó a la 1.30 de la madrugada del lunes, cuando en la casilla, en la que vive junto a sus tres hijos, dos niñas y un varón (éste último fruto de la relación con el presunto atacante), el agresor se presentó pese a la vigencia de una orden de restricción.

“Escuché ruidos en el fondo y me levanté a ver qué pasaba. Lo sorprendí espiando. Cuando tomé el teléfono para presionar el botón antipánico me empezó a gritar ‘me echaste porque me cambiaste por una p...” y ‘te voy a matar’. Los chicos se despertaron y empezaron a llorar. Intenté calmarlo. Le pedí que se fuera, pero estaba desenfrenado”, indicó a EL DIA Gloria Villalba, la víctima del ataque.

Los ruegos de la mujer, el llanto y el desesperado pedido de auxilio de los chicos sólo sirvieron para elevar aún más el nivel de obstinación del hombre. Según el relato de Gloria, con el machete que traía consigo, despedazó una membrana plástica que cubría una ventana. Su intención era ingresar por allí y lo logró.

“Estaba acorralada, la puerta estaba con candado. No tenía escapatoria. Se puede decir que mi suerte estaba echada. Le dije ‘yo no te cambié, estaba cansada de que me pegaras’. Cuando le dije eso, soltó el machete, se levantó, agarró una botella que usaba como florero y me la partió en la cabeza”, recordó.

En el momento en que el sujeto se abalanzó sobre Gloria, una de las nenas aprovechó el descuido y saltó por la ventana. Los vecinos de la cuadra contaron a este diario que la vieron “en pijamas, llorando y descalza”. “Gritaba ‘ayuda’, ‘Policía’”, dijo una frentista. La desesperación condujo a la pequeña a pedir auxilio en la casa de sus tíos, ubicada a dos cuadras.

Para ese entonces, Gloria ya tenía un corte de casi diez centímetros en la cabeza, el dedo pulgar de la mano derecha mordido al igual que su labio inferior y aún restaba lo peor. Con un profundo dolor, Gloria mostró las heridas que le quedaron en la panza y en el seno izquierdo, provocadas con una botella rota, en un intento del agresor por “clavársela en el pecho”. Todo ante la mirada de su pequeño hijo.

“Mi cuñado llegó en el momento justo, cuando ya estaba agotada de tanto forcejear. Él se llevó la peor parte porque (el agresor) le dio un machetazo en la mano. Mi hermana lo quiso defender pero éste le agarró la mano y le mordió el dedo gordo”, contó la mujer sobre la agresión que sufrieron sus familiares.

Si bien se aguardaba una evolución favorable, las proyecciones médicas mantenían alta la probabilidad de amputación de los dedos.

Tras varios minutos de angustia y tensión, tres patrulleros arribaron al lugar. Siempre en base al relato de la víctima, decidido a ponerle fin a la vida de su ex pareja antes de que la policía lo capturara, el hombre comenzó a buscar su machete pero no lo pudo hallar.

Acorralado por la situación, tomó de rehén a su hijastra. La Policía intentó persuadirlo para que depusiera su actitud pero fue en vano. Después de varios minutos de zozobra, con la amenaza de cortarle el cuello, salió de la propiedad usando a la menor como escudo. Y pese a que la soltó e intentó escapar, la policía lo capturó a los pocos metros.

“Mi vida ahora pende de un hilo. Hice como diez denuncias, le puse la perimetral y pasó esto. Si lo largan, estoy muerta. Ya me dijo que me va a matar”, señaló Gloria con desesperación.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla