Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Información General |Especialistas resaltan el potencial de esta movida
Cocinar por colores: una tendencia para comer mejor

Armar menús teniendo en cuenta este aspecto, permite alimentarnos de un modo sencillo, sin esfuerzos y con la tranquilidad de saber que la nutrición está garantizada

Cocinar por colores: una tendencia para comer mejor

La nutricionista María Kindelán en la cocina / Javier Burgos

27 de Noviembre de 2022 | 03:13
Edición impresa

¿Te sentís a veces tan agotado y al límite de tus fuerzas, que parece que sos incapaz de hacer el más mínimo esfuerzo? ¿En otras ocasiones no sabés qué comer, o todo lo que comés te sienta mal? ¿Te produce una enorme pereza dedicarte a cocinar? ¿Frecuentemente tenés la sensación de que te dormís delante de la computadora?

“Muchas personas se sienten así, de modo habitual o frecuente e incluso algunas confiesan que experimentan irregularidades como la de sentir un gran cansancio que les hace ‘arrastrarse’ por la mañana, tener momentos de hiperactividad por la tarde y no poder dormir por la noche”, según María Kindelán, especialista en Nutrición Clínica y Ciencia Avanzada de los Alimentos.

Señala que la manera en que cocinamos y nos alimentamos está en el origen de todos estos desórdenes y malestares, pero también es una parte fundamental de su solución, ya que “comer es uno de los mayores placeres de la vida”.

Aunque no se trata de comer “de cualquier manera”, advierte. Kindelán propone una serie de consejos y herramientas saludables y nutricionales para mejorar nuestro bienestar y rendimiento, y además describe una serie de cambios que podemos aplicar en nuestra vida para rendir al máximo de nuestras posibilidades y desarrollar nuestro potencial como personas.

Una de las herramientas, más novedosas y llamativas de su método para “reivindicar nuestra salud y la felicidad que nos produce comer” es la norma de los 5 colores, que nos “ayuda a componer nuestras comidas de una forma sencilla, con la tranquilidad de que nos nutrimos bien en todos los niveles”.

Mantener una alimentación variada, completa y equilibrada, incluye diversas facetas, y en este contexto “la norma de los colores es uno de los conceptos que más ayuda a componer menús de una forma sencilla, con la tranquilidad de que nos nutrimos en todos los niveles”, explica Kindelán.

COLORES, TEXTURAS, SABORES

Además de la coloración natural de los diferentes alimentos, la “norma de los cinco colores” abarca otros cuatro aspectos básicos, a los que Kindelán denomina simbólicamente “colores”.

Estas cuatro características específicas o “colores” de la comida son: textura, sabor, contenido de nutrientes y digestibilidad.

“Cuando en una comida, por sencilla que sea, se tienen en cuenta los cinco aspectos de la norma, el nivel de satisfacción y de bienestar se multiplica. Se convierte en algo deseable para la vista, el olfato, el gusto, el estómago, la memoria e incluso en un buen tema de conversación”, enfatiza.

En lo que se refiere al colorido propiamente dicho de los alimentos, Kindelán destaca la importancia de que sea variado.

Resalta que “la comida entra por los ojos” y que, en este sentido, el ser humano siente una especial atracción por los colores.

“No es lo mismo sentarse delante de un plato de comida donde todo es marrón, que verse ante un plato repleto de colores vivos como el verde, el naranja, el amarillo, el rojo o el violeta”, comenta.

“Por eso, a la hora de pensar en el plato de comida, hay que intentar que haya algo verde, algo naranja y algo de otro color vistoso, como el rojo o el amarillo”, explica.

También es importante que haya variedad en las texturas de los alimentos, ya que “si todo lo que ingieres fuera cremoso, o blando, o aceitoso, o líquido, unas horas después vas a necesitar picotear galletas o comidas crujientes, algo sólido que relaje tu mandíbula al masticar, que te llene y te sacie”, según Kindelán.

CUANTA MÁS VARIEDAD, MEJOR

Si por el contrario, todo lo que comés es muy seco, más tarde vas a buscar tomar yogures, helados o jugos, es decir alimentos líquidos y cremosos, al buscar algo que contrarreste la sequedad de los alimentos ingeridos anteriormente, puntualiza.

“Si el menú incluye estímulos para los distintos sentidos, lo más probable es que durante las siguientes horas uno se sienta satisfecho y no sufra picos de hambre o de sed”, añade.

Kindelán recomienda dar variedad de colorido y de texturas cada día a la alimentación, “jugando mentalmente a combinar colores y pintar un cuadro con cada plato de comida”.

Sugiere combinar el naranja de las verduras de raíz y de tierra (zanahoria, calabaza, boniatos o batatas), con el blanco de los bulbos (nabo, hinojo, cebollas, ajos, coliflor, puerros) y el verde de las verduras (calabacín, brócoli, espárragos, guisantes, chauchas, paltas y hierbas aromáticas).

También conviene incluir en el menú diario los colores rojo y violeta de los tomates, la remolacha y los ajíes o pimientos; los colores rosado, beige y tostado de las semillas, cereales en grano, carnes magras y pescados; el dorado de los aceites de calidad, así como la diversidad multicolor en las frutas de temporada, señala la experta.

Cambio
Arreglar el cansancio crónico, el malestar general, los altibajos energéticos y los desarreglos en la alimentación, requiere tiempo, atención y fuerza de voluntad, y sobre todo poner en marcha la intención. Cuando esto sucede la diferencia es abismal y se produce un gran cambio, según Kindelán.
Estímulo
“Comer es uno de los mayores placeres, pero no se puede hacer de cualquier manera. Cocinar es mucho más que nutrir. Dotar de un sentido a cada plato es un estímulo inagotable para la curiosidad y la creatividad”, señala María Kindelán, especialista en alimentación consciente.
Variedad
Introducir una variedad de coloridos, texturas, sabores y nutrientes, y tener en cuenta un quinto factor, la digestibilidad, multiplica la satisfacción y el bienestar, permite disfrutar comiendo con simpleza y sentido energético y experimentar un gran cambio en todas las facetas vitales.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

La nutricionista María Kindelán en la cocina / Javier Burgos

Vegetales de colores variados / Brooke Lark / Unsplash

+ Comentarios

Para comentar suscribite haciendo click aquí

cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$60.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $490.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla