Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Ayudar al medioambiente desde casa

Ambientalistas de la Región cuentan cuáles son las acciones que logran disminuir el volumen de residuos de cada hogar, y así bajar la cantidad que va a la Ceamse

6 de Enero de 2013 | 00:00
Ayudar al medioambiente desde casa

Por
M. Laura Lopez Silva

¿Sabemos convivir con la basura? ¿Actuamos con buena educación en el manejo de nuestros residuos hogareños? No. Esa es la respuesta que dan los expertos a estos interrogantes básicos. Y coinciden en que, más allá de la responsabilidad primaria del Estado y de las obras pendientes para el tratamiento de los desechos, es mucho lo que se puede hacer desde cada hogar.

Un dato alcanza para dimensionar la contribución que se puede hacer desde la casa: cada familia -estiman los ambientalistas- podría reducir a la mitad la cantidad de residuos que produce: para eso recomiendan la reutilización de la basura orgánica, algo que puede parecer complicado pero que en realidad es muy sencillo. Basta con guardar en un recipiente yerba usada, cáscaras de frutas y café quemado. Esa mezcla puede convertirse en un abono híper nutritivo para las plantas, el jardín y hasta las huertas caseras.

“Con lo residuos debe plantearse una política integral basada en la minimización de la disposición final, maximizando la separación de basura reciclable”

Según los ecologistas de la Región, en la Ciudad se generan 700 toneladas de residuos al día, lo que equivale en promedio a casi 1 kilogramo de basura diaria por persona. Horacio de Beláustegui, Licenciado en Ecología y Recursos Naturales de la Universidad Nacional de La Plata, y presidente de la ONG Fundación Biósfera, plantea que uno de los puntos principales para disminuir la generación de residuos domésticos es realizar la separación de origen: “Los hogares de la Ciudad producen el 50% de la basura que finalmente se deposita en la Ceamse y en las cooperativas que separan los elementos reciclables. Pero cada familia puede bajar el volumen de sus desechos a la mitad reutilizando los de origen orgánico”.

De la misma manera opina Marcelo Martínez, presidente de la ONG Nuevo Ambiente, “Con lo residuos debe plantearse una política integral basada en la minimización de la disposición final, maximizando la separación de basura reciclable mediante la separación de origen y el compostaje, es una cuestión de hábito y conciencia ciudadana”, reflexionó.

De Beláustegui le pone un agregado a esta separación primaria, “Una vez que se ponen dos tachos diferentes para lo orgánico y lo no orgánico, es fundamental lavar los recipientes que van en la bolsa verde, ya que se evita generar mal olor y la reproducción de bacterias, además de ahorrar un paso en el reciclado. También sería ideal que se hagan distintos paquetes con el cartón, papel y vidrio, para que la gente que los levanta y revende pueda llevarlos de una manera más higiénica y no tener que revolver la basura.”

LAS TRES R

Los especialistas explican que existen otras formas de ser más ecológicos, y que incluyen a la basura no orgánica. Se trata de la regla de las “Tres R”: reducir, reutilizar y reciclar.

Para la primera, la idea es no consumir más materiales de los que realmente se necesitan: cuando se hacen las compras es preferible usar bolsas de tela en vez de las de nylon, ya que estas tardan años en degradarse; usar servilletas de tela a cambio de las de papel; tomar agua de la canilla o filtrada y no embotellada para no desechar tanto plástico; utilizar los dos lados de una hoja de papel; y no dejar los equipos eléctricos en stand-by, porque aunque estén apagados, siguen consumiendo energía.

Con respecto a la reutilización, se aconseja usar los productos muchas veces o para otros fines, como por ejemplo convertir los envases plásticos en macetas; hacer lámparas con las latas de tomate o conservas; utilizar siempre la misma bolsa de los mandados o volver a usar los frascos de vidrio; y reformar ropa para hacer otras prendas o almohadones. En este punto entra en juego la creatividad y el ahorro, porque no es necesario ser artesano para poder confeccionar un bolso con los sachet de leche o tiras de papel trenzado; hacer un apoya pava o trasparentes con corchos; y armar estantes o cajas para guardar juguetes y libros con cajones de verdulería.

La última R, de acuerdo a los especialistas consultados, queda para aquellos productos que no se pueden volver a usar o reciclar de forma casera, y que deben separarse para su disposición final: papel, cartón, plástico, vidrio, metal, y pilas, entre otros.

UNA FORMA DE VIDA

Las cifras provinciales que brindan desde Nuevo Ambiente con respecto a la basura de la Región hablan por sí solas. En todo 2011 se enterraron en la Ceamse unas 223.814 toneladas de residuos sólidos urbanos provenientes de Ensenada, Berisso, La Plata y Brandsen. El volumen de los desechos no disminuye, y ese es dato preocupante: en marzo de este año ya ingresaron 26 mil toneladas al predio ubicado en el camino a Punta Lara, mientras que en el mismo mes del año pasado se habían depositado 18.386 toneladas.

La manera en que se vive y convive con la naturaleza es fundamental en esta problemática. Sergio Federovisky, titular de la Agencia Ambiental de la Municipalidad, destaca que es importantísimo que los vecinos tomen conciencia de lo primordial que es cuidar el medioambiente, y hace hincapié en dos puntos. “Nosotros como organismo estatal, estamos para darle sentido y operatividad a las acciones ecológicas del vecino que separa los desechos en las bolsas verdes, con la implementación de la recolección diferenciada y el reciclaje de la basura no orgánica. Pero hay algo que es más básico relacionado con el consumo. Los residuos se generan por la forma en que se consume” subrayó el licenciado y brindó un dato alarmante que indica que “desde que un producto se pone en las góndolas de los comercios, sólo tarda seis meses en convertirse en residuo. Es por eso que lo principal es pensar de que manera consumimos para generar menos basura”.

“La situación económica de una región influye muchísimo en la cantidad de basura que se genera”, indica Martínez y explica que “los países del primer mundo son los que más residuos producen porque tienen el consumismo muy instalado. El consumo es la práctica más contaminante. Uno de los reclamos mundiales es que los productos utilicen menos packaging para usar menos petróleo, que es un componente básico de todos los plásticos”. La manera en que se vive y convive con la naturaleza es fundamental en esta problemática. Los residuos se generan por la forma en que se consume

En este sentido, desde la Fundación Biósfera coinciden en que “cada vez hay más desechos, más personas, más deseos y necesidades, pero menos lugar y recursos. Nuestra subsistencia depende del cambio climático, y frente a esta realidad, la educación juega un papel muy importante, ya que el conocimiento posibilita el cambio. Hay que despertar la toma de conciencia sobre el vínculo entre el ser humano y la naturaleza, y desarrollar el sentido de la responsabilidad de las acciones cotidianas de cada uno, que sumadas entre todos, pueden dar resultados muy positivos”

Para Martínez hacen falta más campañas de concientización, educación y asesoramiento, que “pongan énfasis en el sentido social del cuidado del medioambiente. Con la separación en origen se generan puestos de trabajo para las cooperativas que reciclan el cartón, plástico, vidrio y metales”.

OTROS TIPS ECOLOGICOS

Los organismos medioambientales tienen un sinfín de propuestas, algunas muy simples como las mencionadas anteriormente, y otras un poco más sofisticadas: el uso de la bicicleta para reducir la emisión de gases tóxicos y el consumo de combustibles; comprar productos biodegradables o con la menor cantidad de químicos; utilizar lámparas de bajo consumo; en vez de comprar muebles y artefactos nuevos, recurrir a los usados; y con el agua que sobra del almuerzo o al cena se pueden regar las plantas. Las más complejas son la instalación de paneles solares en los hogares, hacer ladrillos con botellas plásticas, y adquirir electrodomésticos de bajo consumo.

Seguridad, agua, electricidad. Los vecinos saben que somos la tribuna para que el reclamo sea atendido. Invertí para que la tribuna siga siendo independiente
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla