Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
DEPORTES

River: noche de gloria

Y fue una fiesta Monumental. Venció 2 a 0 a Atlético Nacional de Colombia y se consagró campeón de la Copa Sudamericana. Los goles fueron de Gabriel Mercado y Germán Pezzella, ambos en el segundo tiempo. Festejos de sus hinchas, también en la Región

TODA LA ALEGRÍA MILLONARIA POR LA NUEVA COPA INTERNACIONAL, LA SUDAMERICANA, QUE OCUPARÁ SU LUGAR DESTACADO EN EL CLUB DE NUÑEZ
TODA LA ALEGRÍA MILLONARIA POR LA NUEVA COPA INTERNACIONAL, LA SUDAMERICANA, QUE OCUPARÁ SU LUGAR DESTACADO EN EL CLUB DE NUÑEZ

Síntesis: River Plate - A. NacionalLa larga espera de River Plate, que se estiró a 17 años, llegó anoche a su fin. En un estadio Monumental repleto de enfervorizados hinchas, el equipo de Marcelo Gallardo le ganó a Atlético Nacional de Medellín, Colombia, por 2 a 0, y se consagró campeón de la Copa Sudamericana 2014.

Los goles llegaron en el segundo tiempo y a través de jugadas calcadas, a través de Gabriel Mercado y Germán Pezzella, de cabeza, tras córners lanzados por Leonardo Pisculichi.

River, que había empatado 1-1 en el partido de ida, en Medellín, terminó de dar anoche el último paso para coronar un torneo donde tuvo momentos de alto nivel y además eliminó a Boca, su eterno rival

El camino de River a la final comenzó contra Godoy Cruz, al que venció por 1-0 en Mendoza y 2-0 en Núñez. Luego, el equipo de Gallardo eliminó a Libertad de Paraguay (3-1 y 2-0), a Estudiantes (2-1 y 3-2), y en la semifinal dejó en el camino a Boca (0-0 y 1-0). En síntesis, jugó nueve de los cuales ganó siete y empató dos.

Los arqueros fueron las grandes figuras que tuvo el primer tiempo. Esto explica lo que fue el partido. Equilibrado y, por momentos, con un ida y vuelta enloquecedor porque ninguno especuló con nada.

De a poco, River fue el primero en convertir en figura al arquero Armani, que primero le sacó dos tiros libres a Leonardo Pisculichi y dos remates a Carlos Sánchez y Teo Gutiérrez.

Y tras cartón, le atajó en dos tiempos un cabezazo a Teo, a los 27’, que buscaba su palo izquierdo. Y a los 30, también atrapó un cruzado de Gutiérrez que remató a la carrera entrando por la derecha al área.

River dominó en la primera media hora del partido, aunque no pudo quebrar a Atlético Nacional.

Y después fue la visita, que nunca arrió las banderas del esfuerzo y la actitud, el que transformó en protagonista a Barovero. El equipo visitante demostró que no viajó a Buenos Aires para defenderse. Con el 3-4-1-2 que propuso Juan Carlos Osorio salió a presionar a River.

La primera llegada clara con olor a gol fue de Luis Ruiz que, a los 32’, remató de derecha, tras una serie de amagues y pisando ya el área grande, y el balón se perdió muy cerca del parante izquierdo.

Esto produjo un gran final del primer tiempo en el Monumental. Ya que atacaron los dos y nadie se resignó. Fue entonces cuando el capitán Barovero tapó con los pies un tiro recto de Edwin Cardona, que se había filtrado entre los centrales millonarios, al tiempo que debió esforzarse en un par de pelotas que le llegaron por arriba.

Sucedió que River fue bien, rompiendo sobre todo por la derecha; pero no regresó de la misma forma y por eso la defensa sufrió con cada ataques de los “verdes”.

La última chance de gol la desperdició Teo Gutiérrez que enfrentó a Armani entrando por el medio, pero el golero fue abajo y atrapó el balón. Si el primer tiempo terminó 0 a 0 fue por las fallas de Teo en la definición y por la tarea de los dos arqueros, que no cometieron errores y estuvieron tan seguros como arrojados.

Al regreso del descanso, y cuando River no la pasaba bien y parecía perder ante su propio nerviosismo, Gabriel Mercado anticipó en el área rival tras una pelota que llegó por arriba impulsado desde el córner por Pisculichi y metió el cabezazo clave al palo izquierdo de Armani para establecer el esperado 1 a 0.

Sintió el impacto Atlético Nacional, River no cedió en su búsqueda y cinco minutos después Pisculichi ejecutó un córner desde la izquierda y ahora el que ganó de arriba fue Germán Pezzella que despidió un cabezazo violento al palo izquierdo, imposible para el buen ex arquero de Ferro y Deportivo Merlo.

A partir del 2-0 fue todo para River que controló todo y no se replegó en absoluto sino que siguió buscando con lo que neutralizó todo intento de reacción del conjunto colombiano que, rápidamente, introdujo los tres cambios. Y solo hubo que esperar el pitazo de Ubriaco para que jugadores e hinchas exploten.


Notas relacionadas

El mejor de la Copa tuvo el premio que merecía

El 13 le dio suerte

El Monumental se vistió de gala para una noche especial

Armani: el arquero que no vio Estudiantes

El Muñeco Gallardo hizo historia grande

Las redes, copadas por la gran final

Fiesta afuera y adentro

Después de 17 años llegó el sexto título internacional

Una Copa que empezó a llenar en Mendoza

El plantel


Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla