Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Madrugada de terror en Abasto: mantuvieron cautiva a una familia por dos horas y le "robaron todo"

“Tuvieron todo el tiempo del mundo. Se llevaron todo lo que había en mi casa. Desde fotos viejas, el Raid para matar los mosquitos, hasta los dos autos” contó la víctima del asalto que, además del robo, sufrió la pérdida de dos de sus mascotas que murieron por el envenenamiento causado por los ladrones

Madrugada de terror en Abasto: mantuvieron cautiva a una familia por dos horas y le "robaron todo"

Dos horas duró el golpe que perpetró esta madrugada un grupo de delincuentes en una vivienda de Abasto, ubicada en Ruta 2 a la altura del kilómetro 53. En lo que duró la pesadilla, los cuatro delincuentes que ingresaron al lugar con sus rostros cubiertos, tuvieron tiempo de fumar, tomar helados y gaseosas y hasta comerse una picada. Todo mientras desvalijaban la vivienda por completo. 

El robo comenzó pasadas la medianoche, cuando los cuatro integrantes de la familia se encontraban durmiendo. La tranquilidad de la noche se vió interrumpida con un fuerte estruendo que provino del fondo de la casa. Antes de ingresar por la puerta trasera los ladrones habían estado esperando que el veneno “disfrazado de carne” hiciera efecto en los dos perros guardianes que custodiaban la casa. 

“Fue una cuestión de segundos. Se escuchó que patearon la puerta del fondo y de inmediato los tuvimos en frente. Eran cuatro tipos con la cara tapada que nos empezaron a intimidar con armas. Después de darnos algunas advertencias empezaron a exigirle a mi mamá que entregara todo el dinero que tenía” contó esta mañana Andrea, la hija de la familia que anoche sufrió el robo. 

Según señaló la vecina, los ladrones le dijeron a su madre que “estaban completamente seguros de que tenía dinero” por la información que les había suministrado un supuesto entregador. Tras varios minutos de un insistente interrogatorio los ladrones se convencieron de que efectivamente la dueña de casa no poseía sumas de dinero y desistieron de continuar con el hostigamiento. 

Frustrados por no haber podido hacerse de un botín dinerario, los cuatro malvivientes comenzaron a consumir algunos de los productos que estaban en las góndolas de la despensa que tiene la familia. El comercio está ubicado delante de la vivienda y también fue desvalijado. Pero, como cuenta Andrea, antes de comenzar a desenchufar, las máquinas para cortar fiambres, la caja registradora y el phosnet, los delincuentes comieron y bebieron a sus anchas en el lugar. 

Una vez satisfechos, pusieron en marcha un improvisado plan de escape mientras iban tomando diferentes objetos que había en la vivienda. Pidieron las llaves de los dos vehículos propiedad de la familia y comenzaron a cargar el botín. Primero subieron las máquinas de la despensa. Luego se llevaron la televisión, una vieja notebook sin cargador a la que le faltan varias teclas y una caja de fotografías que había en la habitación de Andrea. 

Al pasar y mientras seguían consumiendo jugos y cigarrillos también tuvieron tiempo para llevarse los útiles escolares de Andrea y su pequeña hermana de 7 años, algunos productos de limpieza, los fiambres que estaban en la heladera de la despensa y hasta un insecticida que usaba la familia para combatir a los mosquitos. 

Recién a las dos y media de la madrugada los delincuentes abandonaron la casa. Invadidos por una profunda sensación de estupor y desesperación, la familia llamó al 911 para pedir ayuda y denunciar el hecho. Según cuenta Andrea, un patrullero llegó una hora y media después al lugar para realizar algunos peritajes. 

Si bien la vecina lamentó las pérdidas materiales que sufrió, valoró el hecho de que no les haya pasado nada. También confesó estar muy triste por la pérdida de sus animales y por la cantidad de fotos que se llevaron, tanto las de las caja como las que estaban guardadas en su computadora. “Era un aparato viejo al que le faltaban varios componentes. Se la llevaron sin cargador y como la batería está agotada no creo que les pueda servir para mucho. Lo que hicieron fue una maldad. Me mataron dos perros y uno pudo safar porque no lo vieron” contó afligida esta mañana la víctima del asalto. 

Mientras tanto, esta mañana la policía se encontraba abocada a encontrar los dos autmóviles que fueron sustraídos del domicilio. Se trata de un Ford Fiesta Azul con patente AC 051 VR y una Volkswagen Saveiro de color blanco con patente AC 057 RN. 
 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...