Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Declaró ante la fiscal María Eugenia Di Lorenzo

Uno de los luchadores de kickboxing se hizo cargo de la agresión en el Centenario

Se trata del imputado Ezequiel Reynoso, quien afirmó que su compañero brasileño “no participó en el hecho”

Uno de los luchadores de kickboxing se hizo cargo de la agresión en el Centenario

Los dos luchadores, el día de su detención / WhatsApp

Los dos luchadores de kickboxing, imputados como presuntos autores del salvaje ataque a un hombre en un incidente de tránsito ocurrido en Camino Centenario y 497, a fines de diciembre del año pasado, declararon ayer ante la fiscal que investiga el caso. Uno de ellos se adjudicó el golpe que dejó desmayado a su “oponente” y aseguró que “no tuve intención de matar”.

Luego de esa declaración, ante la fiscal María Eugenia Di Lorenzo, los detenidos Ezequiel Reynoso y Leonardo de Olivera quedaron procesados bajo sospecha de haber cometido el delito de “tentativa de homicidio”, en perjuicio de Gonzalo Colombo (34), quien todavía se recupera de las gravísimas heridas sufridas en ese ataque.

Voceros judiciales indicaron que el imputado Reynoso se autoinculpó -aseguró que fue él quien le dio una patada y una trompada -en la agresión a Colombo, quien quedó tendido en el piso.

También dijo que se fue del lugar sin saber que había sido tan grave la herida que le provocó, precisaron las fuentes consultadas por este diario.

También declaró que su compañero brasileño no participó en la pelea.

A su turno, el detenido Olivera hizo un relato coincidente con el de Reynoso y agregó que su amigo se defendió de un ataque de Colombo.

El caso

La captura de los dos imputados fue solicitada el 27 de diciembre último por la fiscal.

La medida de coerción fue concedida por al jueza de Garantías de La Plata que interviene en la causa, Florencia Butiérrez, que además les había denegado un pedido de eximición de prisión, interpuesto por la defensa.

Confirmación

Justamente, la defensa recurrió ante la Cámara de Apelaciones y Garantías del fuero penal local esa denegatoria y el pasado miércoles los jueces de la Sala I, Raúl Dalto y Silvia Oyhamburu, confirmaron lo actuado por la fiscal Di Lorenzo y la jueza Butiérrez. Así, se ordenó la detención de los imputados.

Oliveira fue detenido ese día, cerca de las 15, por policías de la Delegación Departamental de Investigaciones, mientras Reymundo se entregó junto a su abogado dos horas después, alrededor de las 17.

Desde su lugar de detención fueron trasladados, cerca de las 10, hasta las fiscalía penales de nuestra ciudad, para ser indagados.

El ataque quedó filmado

El hecho ocurrió el 24 de diciembre cuando, según el relato de testigos, dos autos, un Fiat 147 y un Gol, que estaban realizando maniobras peligrosas en la ruta, encerraron a un tercero. El acompañante de la conductora se bajó para discutir, recibió una golpiza y quedó inconsciente.

La víctima Colombo, un empleado de la Caja de Ingenieros, fue derivado al Hospital de Gonnet, donde se le encontró una fractura de cráneo.

Cabe señalar que el acusado Reymundo sería el que conducía el Gol Trend gris y el brasilero Oliveira, quien manejaba el Fiat 147 color crema, ambos identificados gracias a los videos del ataque subidos a redes sociales, que se viralizaron, explicaron fuentes de Tribunales.

En uno de ellos se observa a un hombre tirado en el suelo y a una mujer que se baja del auto y que intenta frenar a los agresores, quienes finalmente escapan.

Tras la gran difusión de los videos, los acusados, que el día del ataque se habían dado a la fuga, cerraron sus cuentas de Instagram y Facebook.

Luego fueron identificados e imputados en la causa.

Por el incidente, la licencia del brasileño Oliveira en la Federación Argentina de Kickboxing fue revocada de por vida.

A casi dos meses del violento episodio, Colombo sigue padeciendo las secuelas del ataque, que lo dejó dos semanas internado en el hospital San Roque de Gonnet.

“Hoy Gonzalo es una criatura más, hay que ayudarlo a vestirse, no maneja, no puede estar al sol y no puede hablar correctamente”, le dijo su cuñado Adrián a este diario.

El joven se encuentra en pleno proceso de rehabilitación “para recuperar un poco de su vida normal, ser el Gonzalo que todos conocemos”, agregó Paula Pedrosa, su esposa.

El joven aún tiene una fractura en el cráneo que le provoca cefaleas y mareos constantes. Y todavía no recuerda qué fue lo que ocurrió ese día.

“No quiere ver el video que filmó la médica (donde se ve a Paula yendo a socorrer a su esposo), porque piensa en la situación, en nuestro hijo que estaba atrás... hace poco leyó la nota que contaba lo que había pasado”, sostuvo la mujer.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...