Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
El drama de una joven en el barrio el peligro

Iba a trabajar, un hombre la amenazó con un cuchillo, abusó de ella y le robó

Tiene 28 años. Caminaba hacia la parada del colectivo cuando la interceptó el atacante en ruta 2, kilómetro 46,500. En medio de un forcejeo, logró escapar desnuda. El sujeto le quitó la billetera con plata y el celular

Iba a trabajar, un hombre la amenazó con un cuchillo, abusó de ella y le robó

Personal de POLICÍA CIENTÍFICA TRABAJANDO AYER EN LA ESCENA DEL ATAQUE. El DEPRAVADO SIGUE PRÓFUGO / EL DIA

Pocos minutos antes de las 7 de la mañana de ayer, como lo hace todos los días, María (28) salió de su casa de El Peligro para recorrer a pie los 200 metros que la separan de la parada de micros donde toma un interno de la Línea 324 que la lleva hasta su lugar de trabajo en el Conurbano.

Tristemente para ella y su familia, la rutina se alteró esta vez de manera impensada y cruel, después de que un sujeto la interceptó a mitad de camino, a la altura del kilómetro 46,500 de la ruta 2, aprovechando que todavía estaba oscuro y la zona era un desierto, según se detalla en la denuncia que se radicó en la comisaría Séptima de Abasto.

“La tomó del cuello fuerte con una mano y enseguida le apoyó un cuchillo en la garganta”, reveló a este diario Ramona (27), hermana de María, antes de agregar que bajo amenaza de muerte la víctima fue trasladada por la fuerza hasta un descampado cercano.

La joven admitió que en esas circunstancias su hermana sufrió un ataque sexual, pero en un breve contacto con EL DIA el padre aclaró que “en ningún momento” su hija “mencionó la palabra violación” en el relato que hizo tras el incidente, aunque reconoció que “estaba demasiado nerviosa y a los gritos. No la podíamos contener”.

Luego insistió con que “tampoco tengo una comunicación oficial de que haya sido abusada sexualmente”.

En el reporte oficial al que accedió este diario, el delito se caratuló como “abuso sexual y robo calificado”.

En shock

Ramona explicó que en medio del forcejeo al que la sometió el atacante y, ya en el piso, su hermana “vio que el tipo (por el agresor) tiró a un costado el cuchillo con el que la amenazaba con matarla si se resistía”, y no dudó en aprovechar el descuido: “Se levantó y salió corriendo desnuda hasta llegar a la casa de nuestros padres”, a una cuadra y media de distancia, “a las 7.20 de la mañana”, es decir, media hora después de que fue interceptada.

Desesperada y con angustia, María contó como pudo lo que había pasado. Enseguida sus familiares llamaron al 911.

“Mi hermana estaba desnuda y muy asustada, en estado de shock nervioso”, apuntó Ramona, recordando que repetía que el sujeto que la atacó “la venía persiguiendo y que le advertía que iba a volver por ella, que se cuidara porque sabía dónde vivía”.

Minutos después llegaron al lugar policías del destacamento El Peligro, cuatro patrullas de la comisaría Séptima y una ambulancia. Como indica el protocolo para este tipo de incidentes, María fue trasladada al hospital de Melchor Romero, donde la asistieron y constataron sus lesiones, para luego pasar por el Gabinete de Delitos Sexuales y Cuerpo Médico.

Según los familiares, “a simple vista le vimos que tenía lastimada la espalda porque este tipo la arrastró un poco por el suelo, y una marca en el cuello por la presión de la punta del cuchillo”.

Los peritajes oficiales incluyeron la ropa de la víctima, que quedó en la escena del ataque. Según Ramona, el delincuente “le tapaba la boca a María ordenándole a cada rato que no gritara porque la mataba”.

La joven no pasó por alto que el agresor aprovechó que “todavía era de noche” y no había nadie en la calle, a pesar de que “algunos vecinos escucharon gritos y salieron a ver, pero no observaron nada raro”.

Ramona alimentó su esperanza de que “pueda haber quedado algo filmado en la cámara de seguridad que tiene un vecino”.

Los familiares de María aseguraron que ella no pudo aportar una descripción detallada de la fisonomía del agresor, en parte por las circunstancias del hecho y la aguda crisis nerviosa que le causó, aunque llegó a ver que “tenía puestos unos borceguíes negros similares a los que usan algunos operarios”.

Del lugar del hecho dijo que “era una calle con descampado, árboles y pastos altos, un lugar abandonado”, refirió.

Ramona puntualizó que al momento de salir de su casa su hermana iba a tomar el micro para ir a trabajar a una panadería que está en el barrio El Parque, en la localidad de Ingeniero Allan (al sudeste del partido de Florencio Varela).

La joven confirmó que el delincuente escapó con la cartera de María, donde tenía una billetera con alrededor de 1.000 pesos, el celular y documentación personal. Sigue prófugo y los vecinos salieron a la calle a pedir Justicia y más seguridad (ver página 17).

Descripción
Los familiares de la víctima de este brutal episodio aclararon que ella “no llegó a ver bien” al agresor. Recordemos que el hecho fue antes de las 7 de la mañana y en un descampado en el que casi no hay luz. Sí llegó a ver que tenía “ropa y borceguíes como los que usan algunos operarios”

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...