Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Información General |El avance de la enfermedad en la Ciudad
Los más de mil casos de coronavirus vistos desde la primera línea de batalla

La última semana, La Plata cruzó la barrera del millar de positivos de COVID-19 y hasta ayer sumaba 1.345. Las principales tendencias de la pandemia a nivel local. Y la mirada de médicos platenses de emergencias

Los más de mil casos de coronavirus vistos desde la primera línea de batalla

“Las llamadas al 107 se triplicaron entre enero y marzo y crecieron 20% desde entonces” Laura Molina Médica de emergencias del SAME - EL DIA

Por: Omar Giménez
ogimenez@eldia.com

12 de Julio de 2020 | 01:29
Edición impresa

Cuando la ciudad china de Wuhan quedó en cuarentena a causa de un nuevo virus responsable de provocar una grave neumonía atípica a principios de año, el especialista en clínica médica y jerarquizado en emergentología platense Jorge Orellana (53), que trabaja en la guardia de febriles del hospital San Juan de Dios, pensó que la enfermedad en algún momento iba a llegar a la Región. Imaginó, cuenta ahora, un escenario de casos aislados, relacionados con personas llegadas del exterior. Pronto los tiempos de la pandemia se aceleraron en todo el mundo y Orellana, como tantos profesionales de la salud, se encontró enfrentando, en la primera línea, al mayor desafío de su carrera. Un desafío que comparte con todos los que pelean contra un virus que durante la última semana marcó un nuevo jalón en la Ciudad, cuando el lunes 6 se cruzó la barrera de los mil contagios en medio del aumento de los testeos y los casos sospechosos.

De ese millar de positivos confirmados surgen, dicen las autoridades sanitarias locales, algunos datos a tener en cuenta: el fuerte impacto de los contagios intradomiciliarios, la amplia dispersión territorial de los positivos que no permite señalar zonas más afectadas que otras por períodos largos de tiempo y la consolidación de síntomas como la anosmia (pérdida total del olfato) como uno de los rasgos que se repiten en casi el 95% de los confirmados locales, lo que apuntala el valor predictivo del signo.

Al mismo tiempo, al llegar al superar los mil casos locales, la pandemia deja también algunos interrogantes de difícil respuesta. El principal: si estamos o no transitando el pico.

En este contexto, este diario consultó a médicos de emergencias platenses que luchan en la primera trinchera contra el virus y que cuentan sus vivencias en el marco de una experiencia que no dudan en considerar la más difícil de sus carreras.

Laura Molina es una de ellas. Madre de cuatro hijos de entre 4 y 14 años trabaja en una ambulancia del SAME y atiende el teléfono 107 donde la mayoría de los llamados se relacionan hoy con el coronavirus.

Molina no duda en afirmar que la que vive es la experiencia más desafiante frente a la que la puso su profesión y destaca que la ayuda a afrontar el trance el hecho de haber podido hablarlo previamente con sus hijos, a quienes les explicó su tarea y los peligros que entraña.

Para Laura, lo que estamos viviendo en estos días es “el pico de la pandemia” y afirma que es notoria la forma en que crecieron los hisopados de casos sospechosos: “hasta junio hacíamos alrededor de 10 diarios con el SAME; hoy podemos llegar a hacer entre 30 y 40”, ejemplifica.

Del mismo modo hay un incremento sensible en los llamados que recibe el 107: “entre enero y marzo se triplicaron. Desde entonces crecieron alrededor del 20%”.

Entre esas consultas hay un tipo que se destaca: la de las personas que llaman angustiadas desde el aislamiento y a la espera de resultados que ante se conocían en 48 horas y hoy, con el crecimiento de los testeos y el cuello de botella que registran los centros de determinación, pueden demorar hasta ocho días.

La pandemia la expuso, dice la médica, a situaciones angustiantes y a otras que la llenaron de orgullo.

Entre las primeras se cuenta una que comparte con muchos profesionales de la salud por estos días: debió permanecer aislada como caso sospechoso durante 14 días en una habitación de su casa, apartada de sus hijos.

La más emotiva la vivió al asistir a un operativo del SAME en un edificio: “de pronto apareció un vecino y se puso a cantar el Himno Nacional con un megáfono. De a poco se fueron uniendo otros y todo terminó en una gran ovación”, cuenta.

Jorge Orellana es otro de los profesionales que por estos días trabajan contrarreloj después de haber superado una multitud de situaciones inéditas en el marco de la pandemia.

Entre ellas se cuenta, también en su caso, los 14 días de aislamiento que pasó en su casa en el mes de abril, separado en una habitación incluso de su propia familia, una experiencia frecuente entre los equipos de salud, donde el porcentaje de contagios en La Plata supera el 17% del total.

La aparición de nuevos casos sospechosos es incesante, dice Orellana, y no deja tiempo, entre el personal de salud ni siquiera para las conjeturas sobre si se transita en estos días el pico de la pandemia.

Si en un turno de la guardia de febriles del hospital San Juan de Dios, que es centro de referencia en enfermedades respiratorias para toda la Provincia, se hisopaban hasta la última semana de junio entre dos y tres personas por turno de cuatro horas, la última semana esa cifra se duplicó, cuenta Orellana, quien no duda que la situación es la más difícil que le tocó vivir en sus 23 años de ejercicio de la medicina.

Con todo, Orellana, que es vicepresidente de la Sociedad de Emergencia y Medicina de Urgencias de La Plata, dice que actualmente se avanzó mucho en los protocolos de prevención entre el personal de salud. “El momento más difícil es cuando uno se saca el equipo de seguridad”, expone.

La situación le deja también espacio para una mirada optimista: “no creo que estemos en un pico, pero lo que creo que es que en la Ciudad se vive una situación bastante tranquila. Entiendo que va a llegar un pico gradual. No deberíamos llegar a vivir una situación de sistema de salud colapsado como las de Italia o Estados Unidos. Pero quizás sí nos reste atravesar alguna situación más tensa”, indica.

Pandemia y tendencias

Fue el lunes 6 de julio el día en que el número de contagios de coronavirus en la Plata alcanzó los 1042, ubicándose por primera vez por encima de los mil desde que en el mes de marzo comenzó la pandemia.

Esos mil casos muestran algunas tendencias sobre el avance de la enfermedad. Al analizarlas el secretario de Salud de la comuna platense, Enrique Rifourcat, dice que el primer elemento a destacar es que “la pandemia no se comportó como esperábamos. Hace tres meses hubiéramos esperado que para esta época del año nos afectaría mucho más”, le dijo a este diario.

Para Rifourcat los datos disponibles no permiten prever si estamos frente al pico de la pandemia: “en los próximos días podemos esperar una caída de los casos, que se corresponde con el endurecimiento de la cuarentena de principios de julio. Después todo va a depender de las decisiones que se tomen a nivel nacional. Es probable que si se endurece y afloja la cuarentena de acuerdo a la marcha de los casos tengamos un comportamiento de la curva de tipo serrucho, con subidas controladas que permitan que los sistemas de salud no se saturen”.

El análisis de los mil contagios permite arribar a algunas conclusiones y definir algunas tendencias.

Entre ellas, Rifourcat indica que, a pesar de que los datos del sistema nacional indican que la mayoría de los contagios platenses se producen por transmisión comunitaria (superior al 55%), si se analiza detenidamente la característica de esos contagios se advierte que se trata en su mayoría de “transmisiones intradomiciliarias o que se producen en un mismo ambiente de trabajo, lo que habla, mas que de una transmisión comunitaria, de contagios entre contactos estrechos”.

Otra de las características de esa transmisión es el alto grado de dispersión que tiene en el mapa de la ciudad.

“Cuando analizamos el mapa vemos la presencia del coronavirus muy dispersa, con focos temporarios tanto en el centro como en la periferia a los que se los ataca. Pero no encontramos barrios notoriamente más afectados que otros durante largos períodos”, dice el titular de la Secretaría de Salud, donde adoptaron la política, desde el inicio de la pandemia, de no difundir los contagios según barrio “para evitar estigmatizaciones”.

Otra de las tendencias observadas tiene que ver con los síntomas asociadas al coronavirus: así, se comprobó que la anosmia aguda (pérdida del olfato) se detectó en la ciudad en un 95% de los casos que más tarde fueron diagnosticados positivamente como de COVID-19), por lo que se lo considera un signo con un valor predictivo positivo, con una alta tasa de certeza.

Después de ese, los síntomas más comunes que se asocian a la enfermedad en la ciudad han sido la fiebre y el dolor de garganta, según surge del análisis de los primeros mil casos.

El dato positivo, en este marco, es el crecimiento del número de pacientes con alta médica: ayer ya sumaban 633.

Dentro de los más de mil contagios en La Plata es fuerte el impacto de los intradomiciliarios

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

“Las llamadas al 107 se triplicaron entre enero y marzo y crecieron 20% desde entonces” Laura Molina Médica de emergencias del SAME - EL DIA

“Los sospechosos hisopados en la guardia de febriles del San Juan de Dios se duplicaron entre fines de junio y hoy” Jorge Orellana Vicepresidente de la Sociedad de Emergencia y Medicina de Urgencias de la Plata - Dolores Ripoll

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla