Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Información General |UN EJEMPLO DE FORTALEZA
La emotiva historia del platense que pasó 21 días conectado a un respirador artificial

Contrajo COVID-19 y pasó casi su mes de internación sostenido por una máquina. Desde el viernes, continúa la recuperación en su casa

La emotiva historia del platense que pasó 21 días conectado a un respirador artificial

Rafael Galindo cuando le dieron el alta médica. Estuvo 21 días conectado a un respirador / EL DIA

Martín Cabrera

Por: Martín Cabrera
mcabrera@eldia.com

13 de Julio de 2020 | 04:05
Edición impresa

En los pasillos del Instituto Médico Platense todavía resuenan los aplausos del viernes pasado, cuando médicos, enfermeros, auxiliares, administrativos, curiosos y otros internados despidieron a Rafael Galindo, el platense que estuvo un mes internado con COVID (del total, 21 días en terapia con respiración artificial) y recibió el alta para volver a su casa junto a la esposa e hija.

Se trata de un enfermero de 48 años que trabaja en el Servicio Penitenciario bonaerense y en una clínica privada de la Ciudad. Allí se habría contagiado, según los estudios epidemiológicos realizados oportunamente.

Lo llamativo es que estuvo los primeros días en su casa y -aún con pocos síntomas- fue trasladado al centro de salud para una placa de tórax y una tomografía. No habían pasado ni 24 horas que ya estaba en terapia, con respiración artificial y un pronóstico reservado. A continuación, su historia, cargada de dramatismo, pero con final feliz.

“Él llegó con diagnóstico de COVID positivo. Había estado en su casa con síntomas cumpliendo el aislamiento. Pero el cuadro se empezó a agravar. Cuando llegó tenía una importante afectación pulmonar, imposible de sostener sin respirador, a tal punto que antes de ser intubado él mismo nos dijo ‘no doy más’. No podía seguir con la mascarilla solamente”, relató vía telefónica Gustavo Chaparro, el jefe de terapia intensiva del IMP.

Lo notable del caso es que el paciente no tenía ninguna patología preexistente, ni siquiera obesidad, algo que sufre la mayoría de la población y podría ser materia riesgosa en esos casos.

“Pesaba 77,400 kilos cuando llegó y se fue con diez kilos menos”, refirió a este hombre de 48 años que tuvo en vilo a todo el sanatorio, donde además trabaja su hermana.

“Directamente fue trasladado a terapia intensiva luego de ver el resultado de la tomografía realizada, no tanto por sus síntomas. En 36 horas siguientes se intensificó su insuficiencia respiratoria y hubo que intubarlo de inmediato”, continuó el jefe del área, donde pasó los siguientes 21 días.

Galindo tuvo que ser sedado para que no compitiera con el respirador. Su capacidad respiratoria era, realmente, muy baja, y lo mejor era tenerlo dormido hasta con paralizantes neuromusculares.

“Se curó solo. Nosotros con la ventilación mecánica no curamos a nadie, sólo hacemos que no se mueran. En su caso levantó los anticuerpos necesarios como para expulsar al virus.

Cuando su patología estuvo resuelta empezamos con el proceso de destete, que no fue un tema menor”, continuó Chaparro con el relato de un caso complejo que marcó a los profesionales del nosocomio platense.

Lo importante de su caso es que no le quedaron secuelas, más allá de la atrofia muscular que se recupera con el tiempo. Dentro de unos meses se someterá a una serie de estudios para corroborar que todo siga funcionando bien. Lo que parecía ser una recuperación muy difícil pese al optimismo de los médicos, pudo ser real.

“Sin dudas que lo más sorprendente es su edad. En un paciente de 88 años podría ser esperable la insuficiencia, pero siendo tan joven nos llamó la atención”, destacó el profesional que lo atendió todos los días.

“En muchos rubros siempre se dice, ante un premio o una conquista, que hay trabajo de muchos que no aparecen en las fotos. En este caso te puedo asegurar que es así, no es una frase de manual. Los técnicos de laboratorio le sacaron sangre hasta tres veces por día sabiendo de los riesgos. Las mucamas redoblaron su esfuerzo para limpiar y evitar que alguien más se contagie. Igual para enfermeros y médicos. Y lo mismo las autoridades, que no escatimaron recursos”, remarcó durante su charla con EL DIA.

Otra curiosidad del caso Galindo es que dejó de ser un caso positivo, mientras estaba en terapia intensiva. Luego de retirarle la asistencia ventilatoria fue analizado y su muestra (no un hisopado sino un estudio de pulmón) enviada a uno de los laboratorios del ministerio de Salud. “Cuando nos llegó el resultado ya estaba listo para recibir el alta.

Tardó una semana y ahí hago la crítica al sistema. Llenamos una planilla de dos hojas explicando la complejidad del caso y aún así fue cargado junto a las consultas de miles de personas, muchas de ellas, porque tuvieron fiebre y se fueron a hisopar”.

La esposa de Galindo y sus hijos también fueron positivos de COVID, pero con cuadros mucho más leves, al punto que ni siquiera necesitaron internación.

“Durante el mes que estuvo internado nadie de su círculo íntimo pudo verlo, ni siquiera hablar por teléfono. Con algunos pacientes que están en terapia podemos videollamadas, pero su situación no era muy agradable. Estuvo totalmente aislado e incluso inconsciente”, recordó el médico.

¿Qué dijo cuando recuperó la lucidez? Según revelaron los médicos que lo atendieron preguntó mucho cuando se despertó y no lo podía creer. “Por suerte las drogas que se le suministran a pacientes de ese tipo provocan amnesia retrógrada y sirven mucho en estos casos para que se olviden de todo en el caso que tengan un despertar”, dijeron.

LA SITUACIÓN DE LAS UTI A NIVEL NACIONAL

Desde diferentes salas de terapia intensiva de hospitales y sanatorios de La Plata se refirieron a la situación nacional de su área. “Es verdad que se agregaron centenares de unidades en todo el país. Es un dato real. Pero no se pueden contar las camas como si fueran cocheras. Si nos llevan la terapia de patologías graves como esta y se van a morir muchos que tal vez en otro momento puedan salvarse, porque el personal no se reforzó en igual medida que las nuevas unidades y los respiradores que se colocaron. Y donde sí se hizo fue con profesionales con poca experiencia”, contaron ante la consulta de este medio.

 

Sorpresa
Los estudios que le realizaron a Rafael Galindo determinaron que dejó de ser un caso positivo de coronavirus, mientras se encontraba internado en terapia intensiva. Cuando llegó el resultado del hisopado, ya se encontraba preparado para recibir el alta médica.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Rafael Galindo cuando le dieron el alta médica. Estuvo 21 días conectado a un respirador / EL DIA

La alegría del personal sanitario. todos le dieron Batalla al virus / EL DIA

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla