Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Toda la semana |SEMANA MUNDIAL DE LA LACTANCIA MATERNA
No estás sola: la experiencia de amamantar en red

El aislamiento social acentúa los sentimientos de muchas mujeres que dan la teta. Mito y realidad de una experiencia con deseos, exigencias y frustraciones

No estás sola: la experiencia de amamantar en red

Amamantar es la mejor manera de proteger al bebé ante enfermedades

Por: YAEL LETOILE
vivirbien@eldia.com

2 de Agosto de 2020 | 08:25
Edición impresa

Deseo, amorosidad, mandato y frustración. Amamantar, ese hecho fisiológico tan antiguo como la humanidad, es un desafío para las mujeres y pone en evidencia mitos asociados a la experiencia de maternar que muchas veces causan angustia y frustración.

El problema se expresa en un dato: mientras la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Salud de la Nación aconsejan lactancia materna exclusiva en los bebés hasta los seis meses de vida, en nuestro país esta recomendación es alcanzada solo por el 40 por ciento de los niños y niñas.

Pero, ¿por qué hoy cuando cada vez más mujeres asumimos que las maternidades son diversas y que serán deseadas o no serán –como gusta decir al feminismo–, sigue costando dar la teta? ¿Qué hace que una práctica saludable para la mamá y el bebé se vuelva compleja y angustiante? ¿Cómo hacemos para gozar la lactancia? La salida, como siempre en estos temas, es acompañadas, sostienen protagonistas y grupos de apoyo. Veamos.

Ser madre no es como en las revistas

Antes de poner en el pecho a Benicio, Lorena Craviotto (31) veía la maternidad color de rosa “como aparece en las revistas”, dice. Pero a medida que se frustraba porque el bebé no se agarraba a la teta fue abandonando esa idealización.

“Pasé por todos los sentimientos habidos y por haber. Sentía que era la peor madre del mundo y después entendí que nos quieren vender todo y, por ende, que te frustres y empieces a dar mamadera y leche de fórmula que es lo que venden”, dice. Su hijo lleva dos años y medio tomando pecho y, ahora, por el aislamiento y la cuarentena no lo puede destetar.

Lorena es empleada administrativa y dice que cuando Benicio nació no tenía información, subestimaba el tema y contaba con pocos ejemplos cercanos alrededor. Su pareja la acompañó y se encargó de la casa y de evitar las visitas de los primeros días, pero igual no alcanzó. El bebé no se prendía al pezón y la lastimaba.

Así llegó a la puericultora Rosario González y las chicas de la Liga de la leche Argentina (LLLA) que la ayudaron mucho. “Participé de los grupos presenciales y me hizo bien compartir con otras mamás, el apoyo es invaluable”, cuenta y resuena una militante más “hoy me siento orgullosa de mantener una lactancia prolongada, estoy feliz de darle la teta a mi bebé y es un mimo para los dos. Por eso hasta hoy participo de las reuniones virtuales, para acompañar a otras mamás”.

AISLAMIENTO Y LACTANCIA, MÁS SOLEDAD

Si el contexto normalmente desfavorece el amamantamiento y el puerperio acompañados –la mujer queda sola en casa con su bebé durante muchas horas–, el aislamiento impuesto para prevenir el COVID-19 profundizó la soledad en que se viven estas situaciones.

“Con el aislamiento no hay oportunidad de recibir visitas de personas que nos puedan ayudar –una madre que nos ayuda con la limpieza, una suegra o amiga que tiene el bebé mientras nos bañamos–, las visitas al médico son menos, todo eso nos puede hacer sentir menos contención”, describe Florencia Spolidoro, voluntaria de LLLA.

“Estar cansadas, aisladas, y sentir algunos lazos menos fuertes influyen al momento de dar la teta, por eso el apoyo lo estamos dando de formas alternativas, con grupos via zoom”, explica Spolidoro, quien advierte un incremento en la demanda de acompañamiento.

El mensaje para otras mamás es que busque información previo al nacimiento de su bebé, que se apoyen en otras mamás, que no se sientan solas, que siempre hay una mamá para otra mamá y que la lactancia se disfruta.Si duele, hay algo que no está bien y no hay que sentir culpa y pedir ayuda.

LACTANCIA EN TÁNDEM: DONDE COME UNO, COMEN DOS

Que a pese a las dificultades laborales, económicas y sociales que impone el aislamiento y la cuarentena, se es feliz dando la teta puede dar fe Fernanda Alvarez Corral (35), colombiana y vecina de City Bell, quien por estos días amamanta en tándem a sus dos hijos: Donatello, de dos años y medio y Valentino, de 4 meses.

Fernanda Alvarez Corral amamanta a sus dos hijos: uno cuatro meses y otro de dos años y medio

 

Ella deseaba hacerlo y pasó por cinco profesionales que le desaconsejaron la lactancia del mayor mientras estaba embarazada. Hasta que encontró uno que no estaba de acuerdo pero aceptó acompañarla. Mientras tanto se conectó con la Liga de la Leche Argentina.

“Le dí la teta al mayor durante todo el embarazo y pensé que al nacer Valentino la iba a dejar por el cambio de gusto, pero esos 10 días que el bebé estuvo internado no quiso dejar y ahora les doy a la par. No hay un futuro cercano en que queramos dejar la teta”, dice en plural amoroso Fernanda. “Las chicas de la LLLA me reconfirmaron que tenía que hacer lo que yo estaba decidida: amamantar a los dos hasta que ellos quieran y ese es mi mensaje para las otras mamás”.

Fernanda es diseñadora gráfica y perdió el trabajo durante la cuarentena, lo que la obliga a estar dentro de la casa, y pese a todo lo lleva bien. “El amamantamiento es un momento de paz y en el que me puedo acercar a mis hijos de una manera íntima. Nuestro tiempo es eterno, siempre pienso en la carita que tienen cuando les doy la teta, es un sentimiento que da mucho placer”, explica.

CONTRA EL COVID, AMAMANTAR

Conocer los beneficios de la lactancia materna y los riesgos de no amamantar es importante.

Amamantar es la mejor manera de proteger a un bebé de la posibilidad de enfermarse o de reducir las posibilidad de que enferme gravemente. En el contexto del COVID, desde la LLLA, Lucrecia Carpinetti insistió en la importancia de “amamantar a todos los bebés, recién nacidos o mayores, ya sea que se tenga un resultado positivo de COVID-19 o no”, en sintonía con la recomendación de la OMS.

Es fundamental, en ese sentido, “que todos los recién nacidos reciban apoyo para la lactancia materna dentro de la primera hora después del nacimiento para que obtengan los beneficios de los componentes inmunológicos que proporciona el calostro”, dijo la voluntaria.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla