Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $95,12
Dólar Ahorro/Turista $156.95
Dólar Blue $146,00
Euro $113,21
Merval 0,00%
Riesgo País 1517
Toda la semana |Los científicos creen que vivió unas siete semanas
Casi intacto: hallan un cachorro de lobo de 57.000 años cubierto de piel

Su conservación es notable: desde los detalles de su rostro hasta las pequeñas garras en cada pata y su pelaje pelirrojo

Casi intacto: hallan un cachorro de lobo de 57.000 años cubierto de piel

Con una conservación exquisita, así fue encontrado el cachorro de Lobo / EFE

Por: Jeanne Timmons

10 de Enero de 2021 | 04:10
Edición impresa

Su vida fue corta. Los científicos estiman que vivió durante unas seis o siete semanas en la guarida subterránea, antes de que todo colapsara a su alrededor. Esta tragedia y el permafrost que preservó su cuerpo son las razones por las que sabemos de la existencia de este cachorro de lobo aproximadamente 57.000 años después. Zhùr, o “lobo” en el idioma Hän, es el tema de un artículo publicado en Current Biology.

Su conservación es exquisita: desde los detalles de su rostro y labios, hasta las pequeñas garras en cada pata y su dulce pelaje pelirrojo. A diferencia de los simples huesos, el cuerpo esponjoso de Zhùr nos da una mirada tentadoramente vívida de un animal que coexistió con mamuts lanudos y otras criaturas que se han extinguido desde entonces.

Pero esa mirada suave y pelirroja no era como se veía cuando su cuerpo emergió inicialmente del suelo en 2016. Y dadas las circunstancias de su excavación involuntaria, es notable que la hayan encontrado. Neil Loveless, el minero de cuarta generación que la encontró, está de acuerdo.

“Este tipo de minería es típicamente un sistema de circuito cerrado”, escribió Loveless en un correo electrónico, “por lo que el sedimento y el agua no regresan a un arroyo. Los sedimentos se depositan, luego se retiran del estanque y se esparcen para su recuperación”.

Algunas veces al día, los cañones se apagarán, lo que permitirá a los mineros caminar alrededor del lodo y el agua para buscar fósiles, un hallazgo común en su trabajo.

“Simplemente estaba en una de esas caminatas cuando vi lo que pensé que era un trozo de musgo”, dijo Loveless en una entrevista telefónica, “pero no se veía bien, así que le di una patada para moverlo”.

Era una masa arrugada de... algo. Conocedor de la historia del área, en la que mineros no nativos en el siglo XIX excavaron en el permafrost en busca de oro, Loveless dijo: “Pensé que tal vez debía ser un cachorro que se había caído al pozo hace unos 100 años, pero esa fue mi suposición rápida porque estaba tan intacto y en tan buena forma”.

Llamó a los paleontólogos locales por si acaso, lo llevó a casa y lo guardó en su congelador para evitar una mayor descomposición. Recuerda haber pensado: “No hay forma de que esto sea viejo”.

Grant Zazula, paleontólogo del Gobierno de Yukón, y sus colegas probaron inicialmente al cachorro de lobo usando datación por radiocarbono.

“Cuando recuperamos la fecha y nos enteramos de que tenía más de 50.000 años, pensamos, ‘Ok. Tenemos una historia aquí, y tenemos que hacer algo’. Y fue entonces cuando hice la llamada telefónica a Julie Meachen de inmediato”, dijo Zazula en un chat de video.

Meachen, profesor asociado de la Universidad de Des Moines y autor principal del nuevo artículo, tiene una experiencia significativa en depredadores del Pleistoceno como lobos y gatos con dientes de sable. Ella describió sus hallazgos en una presentación virtual en la reunión anual de este año de la Sociedad de Paleontología de Vertebrados. Más allá de los párpados, la piel y el pelaje, los genitales y los intestinos de Zhùr permanecen intactos, lo que la convierte en la momia de cachorro de lobo más antigua y completa que se haya encontrado.

El equipo usó alrededor de 10 folículos de cabello para determinar aún más su edad a través del ADN antiguo. La coautora del artículo Molly Cassatt-Johnstone, investigadora asociada del Laboratorio de Paleogenómica de la Universidad de California, Santa Cruz, explicó que el permafrost ayudó a preservar el ADN del cachorro, lo que les permitió investigar más a fondo su “reloj molecular”.

“En genética, un reloj molecular se basa en la acumulación de mutaciones en el ADN durante un período de tiempo”, escribió Cassatt-Johnstone en un correo electrónico. “Todas las especies tienen un reloj molecular y diferentes áreas del genoma acumularán mutaciones a diferentes velocidades. Entonces, dependiendo de dónde estés buscando y qué, la frecuencia del reloj molecular será diferente”.

El ADN mitocondrial de Zhùr, un tipo de ADN que es prolífico en cada célula, les ofreció la oportunidad de ver cómo estaba “relacionada con una mayor diversidad genética de la especie”. Descubrieron que su genoma mitocondrial no coincidía directamente con el grupo de lobos grises que existen allí hoy. Sin embargo, fue una coincidencia con un clado compuesto por lobos de América del Norte y Eurasia, con un antepasado común que estiman que vivió hace entre 86,700 y 67,500 años.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla