Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $100,69
Dólar Ahorro/Turista $166.14
Dólar Blue $165,00
Euro $118,48
Riesgo País 1533
Policiales |Escándalo
Puertas destrozadas, gas pimienta y susto: qué pasó en el allanamiento por error de Villa Elisa

Siguiendo el rastro de un iPhone robado en un asalto a una familia, entraron en la casa de una pareja que trabaja en el Ministerio de Seguridad

11 de Junio de 2021 | 02:49
Edición impresa

Un asalto que ocurrió en la madrugada del último sábado en una casa de Villa Elisa derivó, cuatro días después, en un verdadero escándalo en otra finca de esa misma localidad, en donde una fuerte comitiva policial irrumpió con una orden de allanamiento de la Justicia, para buscar un celular robado en aquel hecho, que impactaba en esta dirección.

En la propiedad vive una pareja que trabaja en el ministerio de Seguridad- oficialmente se divulgó que el hombre es funcionario, información que él mismo negó ante este diario- y no había ningún elemento robado. ¿Las consecuencias? Una puerta destrozada, una familia que casi se descompensa del susto, un perro neutralizado con gas pimienta y otra investigación que ordenó el mismo juez para aclarar por qué se señaló -al parecer por “error”- ese domicilio, informaron distintas fuentes consultadas por EL DIA.

El hecho que desencadenó todo ocurrió a las 4 de la mañana del 5 de junio en 419 entre 12 y 13, donde una familia se despertó con dos desconocidos dentro de su casa, quienes les robaron, entre otras cosas, dinero en efectivo, un Peugeot 207 y elementos de electrónica, entre los cuales había tres teléfonos iPhone. Rastreando la señal de uno, horas después fue hallado el auto en 132 y 427. Y, siguiendo la misma pista, el Gabinete Técnico Operativo de la comisaría Duodécima detectó que el aparato estaba en 132 entre 429 y 430, reportó un informe oficial al que este diario tuvo acceso. Con esos datos, la fiscalía de Ana Medina (UFI 1) pidió el allanamiento y el juez de garantías Guillermo Atencio lo ordenó. No está de más aclarar que en cualquier manda judicial de estas características se describe detalladamente la propiedad a registrar. En este caso, en el oficio se especifica que la morada “se encuentra de mano derecha en sentido ascendente, construida en mampostería compacta de dos plantas”, entre otras características que no pasan por alto ni el color del portón de acceso, sobre todo porque no figuraba el número.

A las 19.30 del miércoles, el Grupo de Apoyo Departamental (GAD) fue a realizar el allanamiento. Y se ve que no ahorraron recursos. “Eran entre 10 y 15 tipos encapuchados, con pistolas 9 milímetros e ithacas”, dijo a este diario Martín, el dueño de la casa, quien estaba allí con su mujer, Noelia. Sus hijos habían salido.

“Se metieron barreteando la puerta de hierro del frente que está junto al portón, y después rompieron la puerta de madera” por la que se accede a la casa, contaron. Antes de eso, cuando rompían la puerta del frente, se les acercaron a ladrar las dos mascotas de la familia: un ovejero alemán llamado Jairo y una perra, Vorola. Esta última se asustó y escapó hacia el fondo, pero a Jairo le tiraron gas pimienta en los ojos. Ayer estaba bien.

El perro Jairo, ayer. Le tiraron gas pimienta en los ojos / Demian Alday

“AL PISO”

Noelia, que se encontraba en ese momento en la planta alta de la vivienda participando por Zoom de una clase de la Facultad de Arquitectura, comenzó a gritar al escuchar la irrupción de los policías que ordenaban “al piso”, convencida de que eran delincuentes que buscaban refugio mientras huían de una persecución.

A Martín lo ataron con precintos y lo retuvieron en el piso, a donde su esposa se tiró antes de que se lo exigieran por temor a que se desatara “un tiroteo con la Policía”, explicó, cuando todavía no sabía que quienes estaban allí eran justamente de la fuerza. Mientras todo se iba aclarando de a poco, los efectivos les revisaron algunos cajones en busca de lo que había sido robado el sábado, como una guitarra eléctrica, tres teléfonos iPhone, computadoras y hasta el sello de médica de una de las víctimas. No encontraron nada.

“Tendrían que haber investigado mejor antes de meterse por la fuerza y destrozar dos puertas, en un lugar equivocado”, lamentó la pareja, sobre todo, denunciaron, “cuando enfrente hay otra que está abandonada, todo el barrio ve a sospechosos que la frecuentan y se advirtió a la Policía más de una vez”.

Noelia aclaró, además, que ni ella ni su marido son funcionarios del ministerio de Seguridad, desmintiendo así la versión oficial de que Martín era subdirector del Registro Público de Controladores de Admisión y Permanencia (RECAP): “Somos empleados, él es personal civil y yo policía administrativa y ninguno tiene cargos jerárquicos”, aseguró la mujer.

Negaron también que el ministro de esa cartera, Sergio Berni, haya estado en el lugar, así como la valuación de la puerta que terminó destrozada en el procedimiento.

“No sale 300 mil pesos, como se dijo”, se indignaron, no sin aclarar que “es común y corriente” y a partir de lo que pasó planean reemplazarla por una reforzada.

El juez del caso G. Atencio

“Es una locura todo”, resumieron ambos, cuestionando la viralización del video que filmó la policía, el hecho de que “en los 20 minutos que duró el procedimiento ninguno de los que lo encabezaron se identificó y nadie nos pidió disculpas” al advertir que se habían equivocado. “Esa noche no pudimos dormir”, insistieron.

La pareja analiza plantear una queja por lo sucedido en Asuntos Internos de la Policía bonaerense, entre otras medidas sobre las que se asesorarán legalmente.

Mientras tanto, el juez Atencio ordenó ayer abrir una investigación en la fiscalía en turno, a cargo de Marcelo Romero, “habiendo tomado vista de las imágenes fílmicas registradas y advirtiendo que la actuación del personal policial al tiempo de efectivizar el allanamiento podría configurar un delito de acción pública”, concretamente, “abuso de autoridad”, trascendió de fuentes judiciales.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

El video del allanamiento en 132 entre 429 y 430, que quedó bajo análisis. Así terminó la puerta

El video del allanamiento en 132 entre 429 y 430, que quedó bajo análisis. Así terminó la puerta

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla