Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Toda la semana |HISTORIAS
Nuevo mercado laboral: vivir en un país, trabajar en otro

Las amplias ventajas del mundo digital permiten abrir numerosos horizontes y obtener ingresos muy convenientes. De aquí o de otros continentes, ejemplos de quienes eligen ese estilo de vida

Nuevo mercado laboral: vivir en un país, trabajar en otro

Iara Gravagna lee mientras viaja. Ella es productora, directora audiovisual y técnica en comunicación

Cecilia Famá

Cecilia Famá
vivirbien@eldia.com

20 de Noviembre de 2022 | 08:38
Edición impresa

Melina Vecchiarto tiene 22 años. Con el secundario completo y su certificado de inglés avanzado, en la actualidad está trabajando como Project manager de una empresa extranjera. Vive en Ensenada pero su “trabajo” queda en Nueva York. Tejiendo redes digitales durante la pandemia, logró este empleo que le permite estar cerca de los suyos, continuar con su vida normalmente, sin desarraigos, y desempeñarse en un muy buen puesto con un buen sueldo. Hoy Melina está de paseo en Mar del Plata, desde donde se conecta en sus horarios laborales para cumplir con sus tareas. Corta y se va a la playa. Buen plan.

Este es uno de los miles de ejemplos de platenses que acceden a un buen trabajo en forma on line y eligen este modo de vida: quedarse en su lugar de pertenencia y trabajar para empresas de otros países. Su capacidad, una buena conexión a Internet, el manejo de otros idiomas y algunas otras actitudes lo hacen posible. Son los llamados “nómades digitales”, que realizan tareas totalmente on line.

También están esos “nómades” que eligen viajar por el mundo, conocer distintas ciudades. Conocer diferentes sitios. Y optan por ese estilo de vida mientras trabajan para una empresa cuya sede está en alguna o varias partes del planeta.

Trabajar de manera remota se convirtió en un modo de vida “normal”. Muchas empresas permiten que sus empleados cumplan con su jornada laboral desde casa o desde cualquier parte del mundo.

DE ENSENADA, AL MUNDO

“Conseguí mi trabajo tras incursionar en la plataforma de LinkedIn durante la pandemia. Primero inicié mi recorrido como Recruiter, IT Recruiter, y luego llegué a mi posición actual de Project Manager”, dice Melina, sobre su empleo en el área de traducciones para una empresa neoyorkina.

“Ser nómada digital es tener la posibilidad de trabajar desde cualquier parte. Gracias al trabajo remoto, he tenido la posibilidad de viajar y vivir en diferentes ciudades ya que no tengo que trabajar desde un lugar determinado. Esto permite una mayor movilidad e independencia”, asegura.

“Las ventajas definitivamente son muchas, desde ahorrarse el tiempo de traslado hasta la posibilidad de viajar y conocer muchos lugares. Pero principalmente tener la libertad de vivir donde uno elige y de cambiar cuando uno lo desea. También valoro mucho la posibilidad de trabajar con empresas del exterior que tienen otro alcance y otros desafíos, como trabajar 100 por ciento en idioma inglés. Lo cual a mí personalmente me encanta. Creo que las desventajas dependen de cada persona y lo que considere más eficiente para su manera de trabajar. Pero el punto relevante es la imposibilidad de interactuar en persona con tus compañeros de trabajo. Lo cual puede generar cierto aislamiento si no tenemos las habilidades sociales para generar vínculos de manera virtual”, explica la joven.

“Yo trabajo con la computadora y el celular, así que puedo trabajar en cualquier lado donde tenga internet”

Iara Gravagna (31 años),
productora, directora audiovisual y técnica en comunicación

La libertad de acción es lo que realmente seduce a muchos profesionales que eligen este tipo de empleo. Melina no es la excepción: “Valoro mucho la libertad de moverme, mi deseo es poder continuar conociendo lugares y enriqueciéndome de mi entorno cambiante. También considero que no es necesario estar en una oficina para ser eficientes y productivos. De hecho, me siento mucho más productiva desde que trabajo de manera remota”.

La joven hoy está en Mar del Plata de viaje, pero vive en Ensenada. La empresa para la que trabaja está en Nueva York. ¿Cómo es un día de Melina? “Me levanto generalmente una hora antes del inicio de mi jornada, aunque no voy a mentir, hay días que me despierto 10 minutos antes. Suelo preparar mi estación de trabajo para estar ordenada, el espacio que uno utiliza para trabajar es muy importante. Cuando trabajás desde casa, tener un lugar específico para trabajar, concentrarte y ordenarte es muy importante. Por eso hago mucho énfasis en dejar mi espacio listo. Luego inicio la jornada, tengo algunas reuniones con cámara para las cuales me suelo poner una camisa, pero todos sabemos que abajo seguimos con el pijama”, se ríe.

Laureano Nill es licenciado en marketing

“En el horario del almuerzo tengo la oportunidad de tomarme un momento para desconectar, cambiar de ambiente. Usualmente almuerzo con mi abuela y aprovecho para compartir con ella ese momento. Pero cuando estoy de viaje tengo oportunidad de salir y probar un lugar de comida nuevo. Después, continúo con mi jornada, si no estoy en reuniones puedo acompañar el trabajo con un poco de música. Luego antes de finalizar, en la tarde tomo unos minutos para hacerme un café y termino con mis pendientes”, explica.

Y agrega: “Cuando llega el horario de finalizar normalmente puedo terminar a tiempo y por suerte solo basta con cerrar la computadora. Puede pasar que termine unos minutos más tarde si hay alguna cuestión urgente, pero debo destacar el beneficio de cerrar la computadora y terminar a horario”.

TRABAJADORES VIAJEROS

Por su parte, Iara Gravagna (31 años) es productora, directora audiovisual y técnica en comunicación. Es platense y en la actualidad está viviendo en Europa.

“Mis trabajos actuales en realidad son dos -dice-. Uno como creadora de contenidos y edición y el otro como asesora virtual. El primero lo conseguí enviando mi curriculum a una empresa de comunicación en Génova, Italia. El otro es mi proyecto personal que se llama Movimentaria de Viaje, donde doy asesoría y creo contenidos e información importante para aquellas personas que están por emigrar a Italia y van a hacer su ciudadanía italiana”.

“Es una experiencia relativamente nueva para mí. Desde que salí de Argentina o paré de trabajar”

“Creo que me convertí en nómade digital en la pandemia y para mí es una manera perfecta de trabajar. Si se lo tuviera que explicar a mi abuela, le diría ‘abu, hace el mate que te cuento: yo trabajo con la computadora y el celular, así que puedo trabajar en cualquier lado donde tenga internet; si tengo una reunión, la hago por videollamada, si hay dudas, mando audios por WhatsApp, y desarrollo todo lo que necesito con distintos programas que tengo en la compu o con fotos y videos que hago yo’”, detalla Iara.

“Las ventajas para mí son muchísimas, me da la posibilidad de poder viajar, me da libertad de horario, me da independencia, desarrollar mi potencial para trabajar en mis proyectos y mi creatividad y además me siento súper cómoda con este método. Lo negativo, puede ser que a veces no me sé poner límites de horario y trabajo todo el día. Pero para ser honesta, a mí trabajar así me encanta. Yo genero vínculos súper amenos con las personas a las que les brindo mi servicio como asesora, por más que no sea personalmente, logro un vínculo de confianza y hasta de amistad en muchos casos, aunque sean relaciones virtuales”, confiesa la generadora de contenidos.

“Me gusta la idea de elegir, la libertad es lo primero, y elijo eso, elijo la posibilidad de elegir”

Laureano Nill (31 años),
licenciado en Marketing, asesor de criptomonedas, divulgador y trader

Iara en este momento está viviendo en Italia. Su empresa “Movimentaria” está con ella adonde sea que vaya. La mayoría de los clientes son de Argentina y Uruguay. Su empleadora, para la que crea contenidos, es de Génova. “A veces, me llegan algunos trabajos audiovisuales (de pre producción y edición en su mayoría) desde Argentina”, dice.

“Uno de mis trabajos es creadora de contenidos y edición y el otro asesora virtual”

¿Un día de Iara en Italia? “Por lo general, trato de sistematizar, porque si no tengo horarios o lista de tareas, me pierdo, soy estructurada. Los días varían según los trabajos que tenga y la demanda. Pero generalmente es algo así: arranco a la mañana, temprano, tipo 8, con el mate y todo lo que es envío de mails a comunas, consulados, registros de las personas, juzgados. Respondo los mensajes y mails que me mandan las personas/clientes. Si tengo que hacer trámites presenciales, los hago por la mañana. Subo contenido a las redes para que sepan que ya estoy activa. Luego realizo calendario, seguimiento de clientes, planificación de contenidos, creación de contenidos, copywriting, control de documentos. A eso de las 15 o 16 empiezo con las asesorías virtuales. Y para final de la tarde hago edición y creación de contenidos. A veces, sigo a la noche, si tengo mucho trabajo, pero por lo general, trato de cortar a eso de las 19 o 20”, detalla.

Su esposo, Laureano Nill (31), hace algunos meses también dejó nuestra ciudad para convertirse en un nómade digital. En La Plata, estudio licenciatura en Marketing y su trabajo actual es ser asesor de criptomonedas, divulgador y trader. “Además -dice- trabajo de medio tiempo en Tecnocasa, la red inmobiliaria más grande de Italia, en una oficina que está en el pueblo donde vivimos, Lerici, entre Génova y Pisa para que se den una idea. En el mundo de las criptomonedas me metí hace ya 4 años, gracias a mi hermano que de a poco me fue haciendo conocer este mundo, y me encantó, tanto que me empecé a formar, a aprender, a ir a eventos, a leer libros y trabajar desde La Plata”.

Melina Vecchiarto contó detalles sobre su trabajo

“Pero claro -prosigue- como es un mundo completamente online, me di cuenta de que podía hacerlo aún estando de viaje, o en cualquier parte del mundo. Por eso decidí incursionar cada vez más en este estilo de vida que me permite trabajar, operar, asesorar, o asistir a eventos, siempre de manera virtual. El trabajo de Tecnocasa lo conseguí gracias a Indeed, una página web de búsqueda laboral que hay acá en Italia y a los 15 días me llamaron para el coloquio, es muy bueno porque a pesar de que empecé con un italiano muy básico, me ayuda a seguir aprendiendo y de paso, aprendo un oficio nuevo, de agente inmobiliario”.

“Si bien es una experiencia relativamente nueva para mí, desde que salí de Argentina no paré de trabajar. Al principio era como si siguiese en la oficina, pero después me di cuenta de que tenía que empezar a soltar y a tomar solo las cosas que podía hacer de manera cómoda y práctica estando donde esté. Sin depender de alguien más en la oficina, o en alguna parte del mundo, ya que, si bien esta es nuestra primera parada por Europa, pensamos seguir viajando. Básicamente, lo que hacemos es trabajar a distancia, sin ataduras geográficas, políticas, económicas, de ningún tipo. Trabajo haciendo las operaciones que necesito desde mi celular, haciendo trading, consiguiendo un poco de efectivo extra en cada operación. Y a los clientes simplemente los veo por una videollamada, es como si estuviésemos en la misma habitación a pesar de que sean más de 10.000 kilómetros de distancia, no hay diferencia”, describe Laureano, desde Italia.

¿Por qué elige este tipo de trabajo? “Son muchas las razones, pero principalmente me gusta la idea de elegir, la libertad es lo primero, y elijo eso, elijo la posibilidad de elegir. Estar donde quiera estar, con la compañía que quiera estar, con el paisaje que quiero, disfrutando como quiero, sin pensar en la política, seguridad o cualquier cosa que antes me quejaba por no tener la posibilidad de elegir”.

“Valoro mucho la libertad de moverme, mi deseo es poder continuar conociendo lugares”

Melina Vecchiarto (22 años),
Project manager

Laureano nos habla desde Lerici, La Spezia, Italia. Su empresa está en donde él quiera. Si bien la mayor parte de mis clientes está en Argentina, tengo otros en España, Italia y EE UU. Próximamente si tengo que marcar bases por un tema administrativo lo haré en Dubai o Panamá”, adelanta.

¿Qué se necesita para ser nómade digital?

1 Trabajar como freelance, vendiendo tus conocimientos y servicios a otras empresas en remoto.

2 Crear tu propia empresa, desarrollando un proyecto que sea factible desarrollar desde cualquier lugar del mundo.

3 Trabajar por cuenta ajena en una empresa que permita el teletrabajo.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$60.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $490.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla