Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $130,69
Dólar Ahorro/Turista $215.64
Dólar Blue $239,00
Euro $135,85
Riesgo País 2374
Toda la semana |CUERPO EN MOVIMIENTO
Correr, nadar, pedalear: más que un deporte, un estilo de vida

El triatlón está de moda: lo practican los famosos, y post pandemia, cada vez más personas se acercan a practicarlo. Campeones nacionales, mundiales y principiantes de nuestra ciudad cuentan sus experiencias… a todo ritmo

Correr, nadar, pedalear: más que un deporte, un estilo de vida
Cecilia Famá

Por: Cecilia Famá
vivirbien@eldia.com

27 de Febrero de 2022 | 09:01
Edición impresa

Bajo la modalidad 5150, la reconocida competencia IronMan se llevó a cabo el fin de semana pasado en Tigre con un circuito de 1.500 metros de natación, 40 kilómetros de ciclismo y un tramo final con otros 10 kilómetros pedestres, de “running”. En esta ocasión se realizó en Nordelta y tuvo a diferentes personalidades del deporte en el podio. El profesor nacional de Educación Física y entrenador de triatlón platense Emanuel Iodice, junto con su colega y triatleta Yanina Minaglia, fueron los más veloces de la competencia que tuvo más de un millar de participantes, entre los que se encontraron Benjamín Vicuña, Nicolás Cabré y otras “celebrities” de la farándula vernácula. ¿El triatlón está de moda? Quienes lo practican hace muchos años aseguran que sí. Y si bien les parece curioso que se hable en los medios a partir de la irrupción de estas “personalidades”, coinciden en que es bueno que se sepa más sobre la disciplina “porque es apasionante”.

El triatleta local Iodice resultó el mejor de la competencia de Nordelta por una diferencia de siete milésimas por sobre Ibrahim Alucin. Ambos compartieron la primera colocación en cuanto a tiempos, con un “crono” total de 1 hora, 56 minutos y 25 segundos. En tanto, en tercer lugar arribó Agustín Leiro, con un tiempo de 1 hora, 57 minutos y 38 segundos. Ese fue el podio de una carrera muy esperada en el circuito nacional, para la que los participantes se preparan durante varios meses, entrenando fuerte todos los días.

“Creo que mucha gente empezó a entender que el deporte es salud y se acerca el deporte para tener una vida saludable y en contacto con la naturaleza”

Emmanuel Iodice (37)

 

Para quienes practican triatlón, eso es una constante: entrenan de lunes a lunes, entre dos o tres veces por día. Non stop. Pero no es un sacrificio, acotan al unísono: es un desafío personal, una pasión. Implica esfuerzo, pero hace a un modo de vida. Lo aseguran quienes lo practican desde hace más de una década y quienes recién se inician. En La Plata hay un furor por este deporte, que es eco de una movida a nivel nacional en la que el impacto de la pandemia tuvo mucho que ver.

“EL TRIA”, UNA PASIÓN

María Inés Villaverde (51) tiene un comercio de ropa deportiva en Chascomús. Empezó con “el tria”, como todos sus cultores lo apodan coloquialmente, a los 40 años, después de que nacieron sus hijos. Antes, daba clases de gimnasia y sólo corría y andaba en bicicleta. Aprendió a nadar para poder competir en triatlón.

“Siempre somos menos las mujeres en las competencias, pero de a poco se van sumando y animando a las tres disciplinas”, reconoce y agrega: “lo que influye y marca la diferencia en la preparación es la distancia, no que la competencia sea nacional o internacional. En los ´tria´ de media y larga distancia la preparación es diferente, personalmente prefiero la distancia full”.

A nivel nacional, Inés corrió –entre tantísimas otras- las 3 ediciones de IronMan en Mar del Plata, en las que obtuvo las tres clasificaciones al mundial en Kona, Hawaii.

“Tengo varias fechas por delante este año, la mayoría se suspendieron durante la pandemia”, dice, desde Viedma, donde al cierre de esta edición estaba por participar en el Half IronMan en esa localidad junto a su equipo.

“En marzo voy a competir en el ´IM 70.3´, que se hace por primera vez en San Juan; en abril, el half de Santa Ana en Entre Ríos. Y los mayores desafíos son los 3 IM full: Brasil en mayo, el mundial en octubre y Mar del Plata en diciembre”. Se dijo: no para. De entrenar, de competir y de contar apasionadamente su aventura deportiva constante, que implica comer bien, dormir, bien, estar preparada tanto física como mentalmente.

“Los entrenamientos demandan mucho tiempo, pero nunca descuido la familia ni el trabajo”, asegura Inés.

Gaston Gennai (35) también estaba en Viedma para participar de la competencia de este fin de semana. El, a diferencia de Inés, es un principiante. Hace 8 meses que practica este deporte, pero va superando desafíos constantemente y está en un nivel para competir este medio IronMan.

Es funcionario público, “emprendedor serial” y consultor de Marketing. Se autodefine como “una persona común y corriente que le gusta avanzar”. Jugó toda su vida al básquet a nivel semi profesional, pero con la llegada de la pandemia, y al no poder entrar a los clubes a entrenar, buscó otras opciones. Así entró el triatlón a su vida.

“Comencé hace aproximadamente 8 meses y me motivó a realizar esta disciplina el hecho de poder superarme cada día, tanto en lo físico, intelectual, emocional y espiritual. Entrenamos todos los días. Las planificaciones las carga nuestro entrenador en una aplicación para poder visualizarlas y realizarlas en el momento que creamos oportuno. En la semana nadamos, corremos y andamos en bici. También nos juntamos con el equipo y entrenamos a la par”, cuenta.

“Ya realicé 3 triatlones Olímpicos (que consisten en nadar 1400 mts, 40 km en bicicleta y 10 km corriendo) y este sábado (por ayer) voy a correr mi primera distancia Half (2000 más de natación, 90 km en bicicleta y 21 km corriendo). Sería la carrera más larga que voy a llevar a cabo hasta el momento”, contaba entusiasmado, el día anterior a participar.

“Los próximos objetivos son crecer, aprender, foguearme, nutrirme de nuevas experiencias. Y en un futuro poder realizar un IronMan”, sueña sobre esta competencia, que suele durar entre 8 y 10 horas.

“El Triatlón es la vida misma. Se te pasan todas las cosas habidas y por haber en la cabeza. Disfrute, sufrimiento, adrenalina, goce. Se trabaja la fortaleza mental todo el tiempo y las 4 dimensiones del potencial humano: lo físico, intelectual, emocional y espiritual. Hay que ser prolijos en la alimentación, hidratación y en el descanso. Previo, en carrera y post carrera. Es una disciplina en la que se aprende algo nuevo cada día y eso me encanta. Ya sea de uno mismo, del entrenador, de tus compañeros. Poder viajar, conocer nuevos lugares y experiencias”, relata Gastón, que lo recomienda sin dudarlo. De hecho, “muchos amigos y conocidos ya comenzaron a entrenarse en el equipo. Se lo recomiendo a toda persona que quiera mejorar y aprender”, se entusiasma.

ENTRENAR, COMPETIR, APASIONARSE

Guillermo Balmas (44) es docente y entrenador de triatlón y entrenador nacional de natación, además de triatleta.

María Inés Villaverde empezó a practicar triatlón a los 40 años

“Comencé a entrenar triatlón en el 96 aproximadamente. En el 97, debuté en la primera competencia y desde ahí continué hasta el día de hoy. Soy entrenador desde hace 20 años”, dice, el responsable del Team Balmas, que actualmente tiene 60 alumnos en lista y han pasado por su dirección alumnos de maratón y triatlón más de 400 personas. No solo los entrena: les contagia su pasión.

“Siempre somos menos las mujeres en las competencias, pero de a poco se van sumando y animando a las tres disciplinas”

María Inés Villaverde (51)

 

Guillermo participó en el Sudamericano IronMan en Brasil, varias veces y también compitió esa competencia cuando se realizó en Argentina. Además, corrió un campeonato nacional americano en Houston, Texas. Non stop.

“Yo a este deporte lo inicié a través de un sueño, cuando tenía 5 o 6 años. Lo empecé a practicar y después lo construí como un trabajo. Hoy prácticamente es una empresa personal. Me ha dado mucho en la historia de mi vida”, dice “el profe”.

El flamante ganador del último IronMan, Emmanuel Iodice tiene 37 años. Es profesor de Educación Física, licenciado en alto rendimiento deportivo.

La historia cuenta que pesaba más de 100 kilos y empezó a correr para bajar de peso, a lo Forrest Gump. “Solo corría, hacía running y un día me invitaron a correr una maratón de 10km, en la que corrí a buen ritmo y me incentivaron a empezar a entrenar para competir. Corría 2013. Hoy pesa 72 kg.

Viviendo en Chubut, trabajando de guardavidas, hizo su primer duatlón. “Desde ese día, empecé a entrenar con el objetivo de hacer triatlón y ese año, en 2013, corrí el primero, allá en el Sur. Cuando volví, busqué un entrenador de triatlón y desde ese día no paré jamás de entrenar y de competir”, recuerda.

Emma reconoce que hoy en día hay un boom de la disciplina. “Yo pienso que todo el mundo hace triatlón, porque es mi entorno, pero veo que hay un boom. Creo que mucha gente empezó a entender que el deporte es salud y se acerca el deporte para tener una vida saludable y en contacto con la naturaleza. Además, es un deporte desafiante: mucha gente se acerca por eso, a preparare para lograrlo y luego sentirse realizado cuando lo cumple. Después se genera una especie de adicción de sumar más distancias, mejorar las marcas: eso es lo que engancha mucho, además de que el ambiente es muy bonito, siempre está relacionado con viajar y nadás en el mar, lagunas, ríos. Al fin y al cabo, termina siendo un estilo de vida”, reconoce.

“El fin de semana pasado, la de Nordelta fue una carrera importante porque fue muy masiva y la organizó una marca conocida a nivel mundial. Estuvo buenísimo haberla ganado. Pero para mí todas las competencias son igual de importantes. Yo empecé con esto para bajar de peso y cada vez que gano digo ´wow´. Es difícil ganar, porque no depende solo de uno. Acá el circuito nacional está muy parejo. Yo valoro todas las carreras por igual. Me preparo igual”.

“El triatlón es la vida misma. Se te pasan todas las cosas habidas y por haber en la cabeza”

Gaston Gennai (35)

 

“¿Cómo es mi día? Yo me acuesto súper temprano, entre las 9/9.30. Me suelo levantar 5.30/6. Desayuno y hago el primer entrenamiento, que puede ser ciclismo o puede ser trote. Tengo una cinta de correr acá en casa, así que a veces corro en la cinta, otras veces voy a nadar a las 7. Tengo todos los días doble turno y algunos, triple turno. Si tengo triple, lo que me gusta hacer es entrenar bien temprano el primer turno y antes del mediodía el otro. El último, a las 5 de la tarde. Yo trabajo con modalidad home office, así que alterno todo. Mi día está estructurado de acuerdo a los entrenamientos. Entreno entre 20/25 horas semanales. Los domingos suelo hacer ´un fondo´ de 4/5 horas pedaleando. Es muy difícil que haya un día de descanso, salvo uno post carrera, pero no lo solemos hacer, solo en el caso de que estés viajando. Pero no suele pasar, porque en algún momento te ponés a entrenar”, dice.

Emmanuel Iodice es profesor de Educación Física, licenciado en alto rendimiento deportivo y ganó el Ironman de Nordelta

“En lo personal, el triatlón me aporta salud, alegría. Es mi vida: yo me levanto y armo mi día viendo cómo voy a entrenar, cuándo voy a competir. Planifico mi año en función de los viajes. Ahora, por ejemplo, me estoy por casar, y la Luna de Miel está relacionada con ir a ver una carrera. Por suerte, ella también es deportista. Mi vida gira alrededor del triatlón, desde que me levanto hasta que me acuesto respiro esto: es mi trabajo, mi hobby, mi pasión. No imagino un día sin entrenar ni estar pensando en un nuevo objetivo”, resume Emma. Non stop.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $350.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla