Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
La Ciudad |Solo podrían entrar “jóvenes”
Mayores de 40, “afuera”: denuncias contra un boliche

Refieren que no les permitieron ingresar en un local próximo a Plaza Rocha por su edad. En dos casos, podía pasar el hijo y el padre quedaba afuera, según indicaron

Mayores de 40, “afuera”: denuncias contra un boliche

Las denuncias contra el boliche situado a metros de plaza Rocha se fueron sumando en pocas horas / el dia

21 de Enero de 2023 | 02:11
Edición impresa

Una amplia repercusión -incluidas numerosas voces indignadas- provocaron dos situaciones casi idénticas protagonizadas por padre e hijo en el acceso a una cervecería céntrica. En ambas circunstancias se les habría impedido la entrada al local, pero en un caso se argumentó que no se permitía la permanencia de “mayores de 40 años” y en el otro que sólo podían ingresar al lugar “universitarios”.

Ante una consulta realizada por EL DIA, sostuvieron dos denunciantes, un empleado público y DJ, y un abogado, que la prohibición para entrar al local no fue otra cosa que un acto de “discriminación”.

Ambos hechos fueron divulgados por los denunciantes a través de las redes sociales y no tardaron en aparecer las reacciones de los usuarios: “un disparate”, “qué triste”, “discriminación total”, “arbitrario y ridículo”, “lamentable”, “vergonzoso”, se los calificó entre las dos cuentas.

Contemos primero cómo habrían sucedido los hechos. En el primer caso, Carlos Laporta -de 55 años, empleado del ministerio de Infraestructura y DJ con contratos para diferentes fiestas de la Ciudad- iba a encontrarse en el bar-pool, cafetería y cervecería de 7 entre 58 y 59 con su hijo y el dueño de una casa de catering (como suele hacerlo en ese local por lo menos dos veces por mes) para ultimar los detalles de un nuevo trabajo que se le había presentado. Según afirmó, no pudo pasar de la puerta. “Al llegar, se acercó el encargado de controlar el ingreso, y después de intercambiar saludos, con muy buenos modales, me dijo que no podía entrar”, relató.

Sorprendido, el vecino preguntó la razón de la negativa. “Me respondió que por una orden de sus superiores no se permitía el ingreso a mayores de 40 años”. Laporta quiso saber las razones de esa política de admisión. El empleado le habría dicho que habían tenido “un problema con un adulto mayor y una menor de edad” y que por ese motivo la firma había resuelto circunscribir la entrada a clientes que se ajusten a la franja etaria comprendida entre los 18 y los 40 años.

La siguiente situación también fue considerada por el denunciante como un acto de discriminación hacia su persona y la de su hijo. Adrián Morales compartió la “desagradable” experiencia con sus contactos de las redes sociales. “Nuestro hijo Mauro nos invitó a jugar un simple partido de pool, para recordar viejos tiempos, y no nos dejaron entrar”. Contó que “primero pusieron la excusa de que el ingreso estaba reservado sólo a universitarios, y luego, cuando les manifestamos que no había problema porque éramos abogados universitarios recibimos como nueva respuesta que no podíamos pasar porque ahora el ingreso era sólo para gente de entre 18 y 40 años”.

Este diario intentó hablar con los responsables del local, pero no obtuvo respuesta.

Mal momento

Tanto Laporta como Morales subrayaron, al ser entrevistados por este diario, el “mal momento” que pasaron al ser frenados en la entrada de un bar al que suelen asistir con alguna frecuencia. “Quise entrar a un lugar al que voy dos o tres veces al mes con mi hijo y un amigo, por una reunión de trabajo, y no me permitieron por la edad. No me interesa escracharlos ni voy a hacer ninguna denuncia formal, pero quise advertir que en ese lugar hay discriminación y no quiero que eso siga pasando”, dijo el DJ. Por su parte, el abogado señaló el momento “incómodo” que atravesó, y calificó la actitud de la persona que les impidió entrar al local de “nazi”. Aseguró, además, que su hijo “se puso muy mal” por la escena. “No hay derecho a que nos hagan algo así”, concluyó. El letrado sí, según anticipó, hará la correspondiente presentación con su reclamo en el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo -INADI- y en la Defensoría del Pueblo de la Provincia. “Estas cosas, a esta altura de la historia, ya no debieran ocurrir. Hay que frenarlas de algún modo”, remarcó.

Es cierto que existe el “derecho de admisión” en los locales comerciales. Pero esa concesión, concebida para mantener el orden público, tiene sus límites en la Ley 26.370, que precisa cuáles son los casos puntuales en que se le puede negar el ingreso o la permanencia a las personas en esos espacios. Y en ninguna circunstancia, según lo describe la normativa, puede suceder por la pertenencia a un grupo ético determinado, religión, género, apariencia, o edad.

¿Más casos?

A partir de las denuncias de Laporta y Morales se dieron a conocer otros casos de personas que habrían querido ingresar al local cervecero de 7 entre 58 y 59 y no los habrían dejado.

Federico Ocampo había quedado en reunirse antenoche con sus compañeros de trabajo en el local céntrico. Fue al único del grupo que al llegar al lugar el personal de seguridad no le habría permitido ingresar, pues tiene 51 años y sus colegas no superan los 40.

“Hay que terminar con estas situaciones y no podemos dejar que se naturalicen. Así como me pasó a mí por ser mayor de 40 le puede pasar mañana a una chica porque es gorda o a un senegalés”, resaltó Ocampo.

También, a principios de mes, el mismo bar le habría cortado el acceso a un grupo de ex alumnos del Colegio Nacional que se reunía por la visita de un compañero que vive en España.

Ese grupo pertenece a la promoción 104º del tradicional colegio de 1 y 49, por lo que la edad de sus integrantes ronda los 46 años.

“Nos juntamos a cenar en un restaurante, pasamos por la puerta de ese bar y decidimos jugar al pool como lo hacíamos en la adolescencia. Nos discriminaron por tener más de 40 y no nos dejaron entrar”, contó Gonzalo, uno de los “bachi 1993”.

Germán, el que visitó La Plata desde España, expresó la “desilusión” que le causó el episodio. “Era la primera noche que salíamos con los compañeros y nos cerraron la puerta en la cara por ser muy mayores, según nos dijeron”.

Desde la delegación local del INADI, su titular, Karina Vitaller, opinó que “este tipo de prácticas discriminatorias, cómo tantas otras que restringen los derechos de las poblaciones históricamente vulneradas, personas migrantes, de la población LGBT+, personas con discapacidad, por edad o aspecto estético, entre otras, son inadmisibles en pleno siglo 21”. La funcionaria destacó que “tenemos que seguir apostando a la concientización, a la sensibilización y al reconocimiento de los derechos de las personas, no naturalizar ni pasar por alto este tipo de prácticas, ya que ningún derecho del sector privado puede vulnerar los consagrados por nuestra Constitución y pactos internacionales”.

En el bar habrían referido un asunto entre un hombre y una menor como origen de la veda

También le habrían cortado el paso en la puerta a un grupo de exalumnos del Colegio Nacional

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Las denuncias contra el boliche situado a metros de plaza Rocha se fueron sumando en pocas horas / el dia

El abogado adrián morales, uno de los denunciantes / el dia

+ Comentarios

Para comentar suscribite haciendo click aquí

cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$60.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $490.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla