Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

La venta de una Iglesia moviliza a dos pueblos

Es parte de un monasterio ubicado entre Areco y Sarmiento. La vendieron a un particular

La venta de una Iglesia moviliza a dos pueblos

En veinte hectáreas se encuentran las instalaciones del Monasterio, el edificio principal de retiros, la capilla San Pablo de la Cruz, y la antigua capilla San Patricio, además del cementerio de los Padres Pasionistas y estructuras de mantenimiento.

En la Iglesia San Patricio -ubicada sobre la ruta 51, entre Carmen de Areco y Capitán Sarmiento, a unos 160 kilómetros de La Plata hacia el norte de la Provincia- hasta diciembre pasado se oficiaron misas, se concretaron casamientos y se celebraron bautismos, siempre a cargo de los misioneros de la Congregación de los Padres Pasionarios. Allí, en el enorme predio en el que se levanta el Monasterio San Pablo, funcionó también un colegio religioso y hay cementerio en el que descansan los restos de más de 50 sacerdotes de la misma congregación. El sitio, además, es considerado un centro turístico, frecuentemente visitado por los habitantes de ambos pueblos bonaerenses, en los que predomina fuertemente una población de descendencia irlandesa, nietos y bisnietos de aquellos inmigrantes que, promediando el siglo XIX, habían donado las 200 hectáreas para que allí se hiciera el "Monastery", como se seguía llamando al predio en homenaje a la lengua de los benefactores originales.

Sin embargo, hoy en la Iglesia San Patricio ya no hay misas, ni casamientos ni bautismos. Las autoridades de la Congregación Pasionista -de la que quedan sólo 17 miembros en todo el país- decidieron vender -a un inversor particular- 20 de las 200 hectáreas que les habían sido donadas, en una suma que rondaría los 450.000 dólares. Justamente las 20 hectáreas edificadas correspondientes a la iglesia, el colegio y el cementerio. Y con argumentos referidos al valor histórico y al significado cultural de ese lugar, habitantes de las dos ciudades comenzaron a movilizarse para tratar de impedir una operación que, pareciera, ya no tiene marcha atrás.

"Lo que se vende -describió a EL DIA María Clara Fitzsimons, habitante de Carmen de Areco y descendiente de irlandeses- es todo un Monasterio con iglesia y cementerio incluido, sobre un predio de aproximadamente 20 hectáreas. Y esta operación de venta ha indignado a toda la población de las ciudades vecinas".

"Desde enero hasta la fecha, y dado que esta operación de venta se estaba realizando en absoluta reserva, sin informar a la comunidad -añadió- simultáneamente en Carmen de Areco y Capitán Sarmiento se juntaron firmas con la consigna "Salvemos al Monasterio", lo que dio como resultado 1.500 firmas en sólo 10 días, las que fueron enviadas a las autoridades de la Congregación Pasionista, a la embajada de Irlanda, al gobernador de la Provincia y al presidente de la Nación".

"Pese a todo -agregó Fitzsimons- las autoridades de la Congregación insisten en la venta a pesar de la fuerte oposición de la gente del lugar. Es por eso que ante esto, aquí todos nos preguntamos si es posible vender una propiedad que fue donada por la comunidad al igual que todas las construcciones que se encuentran allí. Y si bien legalmente parecería que si, éticamente nos parece que no. ¿Qué destino tendrán una iglesia consagrada y un cementerio con más de 50 sacerdotes enterrados allí? ¿Qué clase de sociedad puede permitir que un monumento histórico cultural que pertenece a toda la comunidad pase a manos privadas?".

"De todos modos -señaló la mujer, quien junto a otros vecinos encabeza el reclamo- creemos que aún no es tarde para frenar esta operación, ya que lo que se ha hecho hasta el momento es un boleto de compra-venta a favor de un empresario de la construcción de 83 años de edad -sin que nadie sepa qué destino se le dará al lugar- y la escritura correspondiente aún no se ha firmado".

EL DESTINO DEL PREDIO

"El empresario que compró el lugar -señaló por su parte Juan José Zabalo, otro de los vecinos involucrados en la defensa del Monasterio- y por el que ya pagó al contado el monto equivalente a la mitad de la operación, nos ha dicho que su proyecto es el de crear allí una fundación de bien público. Pero no ha dado mayores precisiones, y al tratarse de un hombre de edad muy avanzada tampoco sabemos qué pensarán al respecto sus descendientes. Lo único cierto hasta el momento, es que una iglesia y un cementerio han pasado a manos privadas".

"El boleto de compra-venta -agregó Zabalo- se firmó el 18 de diciembre, y el comprador ya tomó posesión. Por supuesto, desde entonces ya no funciona la iglesia y nadie puede entrar ya a lo que era un lugar público. Y los Pasionarios lo único que hicieron fue retirar sus muebles, sin siquiera dar detalles acerca de qué harán con sus sacerdotes enterrados en el cementerio".

"Políticamente -continuó el vecino de Areco- tampoco se ha logrado gran cosa. Solamente la oposición en el Concejo Deliberante de Carmen de Areco ha levantado su voz de protesta, y más levemente ocurre lo mismo en Capitán Sarmiento. Pero ninguno de los dos intendentes se han pronunciado sobre el tema, aunque entre la gente el debate es permanente".

Paralelamente, asociaciones irlandesas en la Argentina hicieron saber que recibieron la noticia una vez concretada la operación y que, en medio del desconcierto, intentan averiguar el destino del lugar sagrado y de los restos de sus seres queridos allí enterrados. Mientras tanto, proponen crear allí un "museo de los inmigrantes", además de conservar la capilla y evitar el traslado de los cuerpos allí inhumados.

Organizaciones comunitarias, instituciones y grupos de ex alumnos del colegio que allí funcionaba, también solicitarán esta semana la intervención del Gobierno de Irlanda a través de su embajada en Buenos Aires, y dieron a conocer distintos correos electrónicos para recibir adhesiones: savemonastery@hotmail.com; y salvemosalmonasterio@hotmail.com.

LA HISTORIA DEL "MONASTERY"

Las propias entidades irlandesas en nuestro país, recuerdan al Monasterio de Carmen de Areco, e historian que "la hambruna ocurrida en Irlanda en 1846, hizo que muchos de nuestros bisabuelos vinieran a la Argentina y se fueran a trabajar al campo, en los actuales partidos de Arrecifes, Capitán Sarmiento, San Antonio de Areco y Carmen de Areco, entre otros. El acompañamiento, tanto religioso como educativo, de la Congregación de Padres Pasionistas, fue fundamental para ellos. Y a partir de la donación de una familia irlandesa, se construyeron un colegio, una iglesia, un monasterio y un cementerio, en el cual descansan numerosos sacerdotes que dedicaron su vida a misionar, haciéndose cargo de administrar los sacramentos a lo largo de la vida y luego sepultar cristianamente a su gente. También dio cabida a encuentros sociales, retiros y demás actividades, no sólo para la comunidad irlandesa, sino para toda la población".

"En el año 1868 -destacó por su parte Edmundo Murray, quien dirige la "Society for Irish Latin American Studies"- Thomas McGuire, dueño de la estancia San Patricio de Carmen de Areco, donó el terreno al padre Leahy para la construcción de una capilla, lo que fue posible gracias a las donaciones de los vecinos. La capilla fue bautizada San Patricio en honor al patrono de Irlanda, aunque era conocida como "McGuire's chapel". Luego de una ampliación en 1878, la capilla fue confiada a los Padres Pasionistas en 1884".

"La piedra fundamental del monasterio -destacó el historiador- fue colocada el 30 de septiembre de 1888 por el superior de los Pasionistas, padre Fidel Kent Stone, y se cantó un solemne Te Deum bajo las banderas argentina, irlandesa y estadounidense. Luego, en ocho hectáreas donadas por Edward Casey, el padre Carolan construyó viviendas temporarias hasta la apertura del monasterio. A esta donación se unieron cuatro hectáreas del mencionado Thomas McGuire, y cuarenta hectáreas de Patrick Farrell, todos inmigrantes irlandeses de la zona".

"Hacia principios de 1891 concluyeron las obras -detalló Murray- y el colegio San Pablo de Salto fue transferido al nuevo edificio. En 1896, Patrick Farrell donó la imponente capilla San Pablo, adyacente al retiro, que se inauguró el 18 de mayo 1898 con la bendición del obispo de La Plata, Monseñor Espinosa. Otros benefactores fueron Patrick Dogherty y Patrick Geraghty, quienes fueron fundamentales en la obtención de materiales de construcción y el sostenimiento de los sacerdotes residentes".

NOTAS RELACIONADAS:
El inicio de los Pasionistas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...