Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
COMPUTADORAS EN LA ESCUELA

El nuevo desafío de educar a la generación del “click”

Especialistas y docentes subrayan más que nunca el rol del maestro para afrontar el uso de las nuevas tecnologías a la hora de enseñar Por LAURA ROMOLI

El nuevo desafío de educar a la generación del “click”

La escuela media Nº1 de Magdalena ya trabaja con las netbooks del plan Conectar Igualdad. Los chicos, compenetradísimos

¿Cómo enseñar a los chicos que aprenden a "googlear" antes que a escribir? ¿En qué lugar se pone la maestra frente a una computadora que se mete en el aula y que tiene todas las respuestas? ¿Cómo se logra despertar el interés por el estudio y por la búsqueda de información cuando una netbook parece ofrecer todo a la vuelta de un simple "click"?

Estas son algunos de los muchos y complejos interrogantes que plantea en las escuelas de la Región -como en el resto del país- la irrupción de las nuevas tecnologías en el aula. El docente siempre estuvo atravesado por desafíos, porque siempre su tarea ha estado sometida a los cambios y atendiendo a las nuevas generaciones, que siempre fueron distintas a la suya.

Sin embargo, la vertiginosa revolución de las llamadas "tics" les presenta un escenario más cambiante que nunca. Los chicos buscan información en sus casas para sus tareas, reclaman un dominio total sobre un fenómeno en constante devenir y la implementación de nuevos planes educativos, como el Conectar Igualdad, traen al aula una presencia que ya estaba pero que ahora se asienta con más fuerza: el uso de la computadora y las redes para aprender.

Aprender a través de la pantalla. No quiere decir que los libros dejen de usarse. Al menos, esa es la idea por parte de los educadores, que tampoco pueden negar un fenómeno instalado: la tecnología está ahí y ahora hay que ponerla al servicio del aprendizaje. Pero hacen advierten: no es lo mismo información suelta que transformada en conocimiento. Y ese es el desafío en el que alumno y el docente son los protagonistas.

REVOLUCION EN EL AULA

"Una revolución es esto", le respondió un alumno de la escuela media Nº1 de Magdalena mientras señalaba una computadora a una profesora de Geografía boquiabierta que había preguntado sobre la Revolución Neolítica. Allí ya se entregaron las netbooks del programa nacional y los docentes están demandando capacitación para afrontar el cambio. "Primero fuimos escépticos, después tuvimos miedo, y ahora estamos contentos", dice Vilma Sanz, la directora.

¿Qué vienen a cambiar la nuevas tecnologías de la educación formal? Sin duda, ofrecen distintas oportunidades de trabajo y una mayor rapidez y disponibilidad de información pero también problemas y desafíos nuevos. Por disposición, los chicos deben dejar sus celulares al ingresar a clase. El de los teléfonos fue el primer gran cambio que sintieron los docentes. A los maestros les costó entender que el celular también podía ser útil para avisarle a los padres que el adolescente saldría antes de la escuela. Y con el tiempo lo fueron incorporando a la vida cotidiana escolar y fijando normas que establecieron un orden en el aula.

Con Internet, la historia es similar. Además de jugar los chicos usan la computadora para buscar información sobre la flor, el proceso de fotosíntesis o San Martín. Y traen al día siguiente muchos más datos y mucho más diversos de los que ofrecen los manuales. "Ahora es más fácil buscar y más rápido. Pero la clave del maestro está en enseñarles a buscar dentro de un gran universo donde hay de todo para encontrar. No todo sirve ni vale la pena. Pero tampoco podemos negar la existencia de la web, independientemente de que les pedimos a los padres que los acompañen en esa tarea", dice Alejandra Méndez, la directora de la Escuela Media Nº19 de nuestra ciudad.

ADAPTANDOSE AL CAMBIO

Clic para ampliarEn la primaria se están preparando. No tienen netbooks pero para hacer la tarea sobre los continentes y la historia de Sarmiento muchos ya usan Internet: "Los chicos traen todo lo que encuentran sobre el tema, que muchas veces no es lo que se pide o es erróneo. Eso pone más que claro la necesidad de la presencia del docente para liderar la situación", señala Méndez.

"No podemos negar las nuevas tecnologías, ya llegaron, pero tenemos que ponerlas al servicio del conocimiento. La computadora no viene a remplazar al maestro", aclara, y se preocupa porque entiende que los docentes deben recibir ya mismo capacitación para afrontar el cambio.

Sanz, en su ámbito secundario, coincide: "El único recurso que tiene la netbook es el docente, que le da el sentido. Sino, es una herramienta más. Vos podés tener un martillo y no saber para qué sirve", dice y agrega: "Yo les digo a los chicos que todo poder impone una gran responsabilidad y ésta es una herramienta poderosísima".

La gerente del programa Conectar Igualdad, -que ya entregó uno de los 3 millones de netbooks que repartirá en todo el país para cada uno de los alumnos secundarios-, Silvina Gvirtz, coincide: "Los chicos sin el docente tienen un acceso poco crítico a las nuevas tecnologías: chatean, entran a Facebook o sacan fotos. Para utilizarlas inteligentemente es necesaria su presencia. Uno de los objetivos que tiene que enseñar la escuela es a distinguir la información verdadera de la falsa, la información útil de la espuria".

COMPLEMENTO Y APOYO

Para los chicos todo resulta más interesante y en su lenguaje si se les presenta un desafío. En esta instancia, las láminas de colores, las funciones multimedia y la información disponible se convierte en algo positivo si el maestro sabe despertar el interés y hacer atractivo un tema de la currícula. La escuela clásica puede mejorar si puede capitalizar las nuevas tecnologías como un complemento y un apoyo.

En algo coincide el grueso de los especialistas: las nuevas tecnologías no van a hacer la diferencia en el aula, en tanto no haya un pensamiento pedagógico que acompañe el pensamiento de los chicos, como cuando llegaron las diapositivas, las filmadoras, las fotocopiadoras y el cañón, sólo se trata de un cambio más al cual habrá que adaptarse con conciencia.

En tanto, los chicos solos buscan sonidos de efectos especiales para incorporarle a las obras que representan, y los docentes aseguran que deben abrirse nuevas casillas de correo para evitar que los alumnos se las saturen: "El tiempo que usábamos en corregir trabajos ahora lo usamos en abrir E-mails", dicen.

El director del Instituto de Estudios sobre Medios de Comunicación de la Facultad de Derecho de la UCES, Raúl Martínez Fazzalari, observa: "Estamos en un punto de inflexión entre lo que es y debería ser de algo que ya no es novedoso , porque está instalado y tiende a instalarse cada vez más. Pero habría que diferenciar información de conocimiento, lo que es la clave de todo proceso educativo. Una cosa es tener la nueva tecnología y otra cosa es que eso te sirva a vos para que eso deje de ser información para que pase a ser un bien cognocitivo".

SOLO BARAJAR Y DAR DE NUEVO

Fabio Tarasow, coordinador del Posgrado de Educación y Nuevas Tecnologías de Flacso dice que si bien producen cambios, "estamos las computadoras para hacer los mismos procesos mentales y cognitivos que usábamos antes: queremos que los chicos aprendan a pensar, a comunicarse, a usar un texto y aprendan a sacar conclusiones. Hay que hacerlo con y sin computadoras porque, finalmente, es barajar y dar de nuevo para lo mismo: queremos que los chicos aprendan a pensar".

En tanto, la licenciada en Letras y directora de múltiples proyectos en Unesco y Unicef, autora del libro "Tatuados por los medios", Silvia Bacher, asegura que lo que se pone de manifiesto con el aluvión tecnológico es la necesidad de repensar el sentido de la escuela de hoy. "La escuela venía siendo más memorística, hoy tiene que recuperar el estímulo por las preguntas. El para qué y el cómo se suman las nuevas tecnologías es un proceso del que los especialistas saben poco y sólo lo van acompañando. Nadie tiene una respuesta cerrada", dice.

Y afirma: "Hay que pensar el sentido de la educación. No es sólo abrir ventanas, porque el lugar del pensamiento va más allá de la tecnología" y señala que "los docentes tienen que animarse a experimentar y recuperar su lugar privilegiado".

AULA DIGITAL

Al igual que el proyecto de la Nación, Conectar Igualdad, la Provincia también pondrá en marcha un programa de equipamiento de nuevas tecnologías y capacitación para los docentes de alumnos de las escuelas primarias.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...