Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $109,46
Dólar Ahorro/Turista $180.61
Dólar Blue $209,00
Euro $122,64
Riesgo País 1885
ELDIA |INFORMACION GENERAL
Mitos que hacen mal al corazón, según los médicos

Los cardiólogos destacan tres: subestimar al colesterol; descreer del ejercicio y el de la presión “nerviosa”

23 de Diciembre de 2014 | 00:00
Edición impresa
LOS CARDIÓLOGOS APUNTAN A DESTERRAR FALSAS CREENCIAS QUE TERMINAN POR PERJUDICAR A LOS PACIENTES EN TRATAMIENTO POR PROBLEMAS CORONARIOS
LOS CARDIÓLOGOS APUNTAN A DESTERRAR FALSAS CREENCIAS QUE TERMINAN POR PERJUDICAR A LOS PACIENTES EN TRATAMIENTO POR PROBLEMAS CORONARIOS

Hay ciertas conductas incorporadas al arraigo popular que, lejos de ayudar a los pacientes, suelen transformarse en verdaderos ‘mitos que matan’, al menos en un área tan sensible como las referidas a la cardiología. Y entre esos mitos, los propios médicos destacan tres que pueden ser muy peligrosos, eliminar o bajar las dosis de una clase de drogas para bajar el colesterol llamadas ‘estatinas’; desatender picos de hipertensión por considerar que la presión es ‘solo nerviosa’; o no practicar ningún tipo de actividad física porque “es innecesario”.

“Las ventajas demostradas por las medicaciones para bajar el colesterol en el tratamiento de las afecciones cardiovasculares están fuera de debate -señala el doctor Carlos Tajer, presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología- y la seguridad de las mismas, para la mayoría de los casos, ha sido ampliamente comprobada. Sin embargo todavía existen pacientes que son tratados con estatinas en dosis que están por debajo de las recomendadas, y que tienen un efecto sólo simbólico. Este temor de muchos médicos y pacientes es en general injustificado y es la razón por la cual usan dosis sub-terapéuticas, con lo que se pierden así las ventajas de estos fármacos en prevenir ataques cardíacos y cerebrales”.

LA PRESION “NERVIOSA”

Cabe destacar que las estatinas son un grupo de drogas que se usan para el tratamiento del colesterol elevado, y las guías para el tratamiento de pacientes en prevención secundaria – aquellos que ya han padecido algún evento coronario – o en prevención primaria de alto riesgo – los que tienen antecedentes u otros factores de riesgo asociados, como hipertensión, tabaquismo, diabetes, etc. – dictan que la meta es llevar a estos pacientes a tener su colesterol LDL, el llamado “colesterol malo”, en menos de 70 mg/dl, para lo cual deben usarse dosis altas de estas drogas.

Otro de los “mitos” a los que apuntan los cardiólogos es al de la presión “nerviosa”, tal como la refieren muchos pacientes, y de la llamada “hipertensión del guardapolvo blanco”, esa condición que supuestamente afecta a los pacientes a quienes les sube la presión cuando están ante un médico.

“Estas conductas -destacó el doctor Guillermo Fábregues, médico cardiólogo de la Fundación Favaloro- agravan el pronóstico de los pacientes con hipertensión arterial, ya que se subestima un problema que es evitable y por lo tanto, se abandonan los tratamientos, los cuales se ha comprobado que son efectivos y seguros”.

Fábregues explicó la problemática describiendo una situación hipotética, pero habitual en el consultorio. “Si dos pacientes deben aguardar más tiempo del deseado en la sala de espera, cuando se les controla sus cifras tensionales, se aprecia que, a pesar de que la espera fue la misma para ambos, solo tiene presión elevada quien tiene menor elasticidad en sus arterias. Por lo tanto, no es el nerviosismo por la espera o enfrentar el guardapolvo blanco del médico lo que le hizo subir su presión, sino el estado de su sistema circulatorio. Entenderlo así, ayuda a evitar las consecuencias de la hipertensión arterial que son la insuficiencia cardíaca y los accidentes cerebrovasculares.”

Otro de los mitos es el referido a la incidencia de la actividad física con los problemas cardíacos.

Sobre el particular, el doctor Roberto Peidró, médico cardiólogo y especialista en medicina del Deporte, destacó que “ los datos epidemiológicos -los primeros aparecidos en la década del 50 y con continuidad hasta el presente- indican como promedio una reducción del riesgo de infarto de miocardio del 35 a 40% en 10 años. Pero además el promedio de vida de una persona activa involucrada en actividades físicas y deportivas con continuidad, podría aumentarse de 3 a 5 años”.


Notas relacionadas

Hipertensión, el principal enemigo


Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla