Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $103,77
Dólar Ahorro/Turista $171.22
Dólar Blue $185,00
Euro $120,78
Riesgo País 1512
Información General |LA DESCONOCIDA QUE CAMBIÓ AL MUNDO
La mujer detrás de una revolución científica

Es la historia de Henrietta Lacks, cuyas células tumorales salvaron a millones de vidas

12 de Marzo de 2014 | 00:00

Una vida dura y corta, una historia fácil de contar, con consecuencias inimaginables. Porque el cuerpo de Henrietta Lacks salvó a millones de vidas. Gracias a ella, la cura para la polio fue descubierta...

Pudo haber sido un historia de una persona común como tantas otras en esos años; una afroamericana descendiente de esclavos nacida el 1 de agosto de 1920, madre de 5 niños (el primero lo tuvo a los 15 años), que trabajó durante su corta vida cultivando tabaco en los campos de Virginia del Sur.

Hasta que el 1 de febrero de 1951 fue al hospital John Hopkins porque había encontrada manchada su ropa interior, y salió con un diagnóstico de cáncer cervical.

El 4 de octubre del mismo año murió debido a un sindrome urémico, y se la enterró sin lápida.

Los doctores, mientras la trataron, le practicaron una biopsia y de allí aislaron células cancerígenas, algo que, sin imaginarlo, llevaría a una revolución en la medicina que cambiaría el mundo.

Los médicos descubrieron un atributo casi único de sus células: era posible mantenerlas vivas y que se reprodujeran, algo que hasta ese momento nunca había ocurrido.

Estas células fueron bautizadas “HeLa”, por Henrietta Lacks, y fueron utilizadas en investigaciones que llevarían a la vacuna contra la poliomielitis, remedios y tratamientos para el cáncer, la gripe y el parkinson, entre otras enfermedades, además de servir en los estudios que llevaron al mapeo del genoma humano, y de ser las primeras células clonadas. También fueron usadas para analizar los efectos de la radiación atómica.

Al día de hoy, las células HeLa continúan siendo objeto de estudio y herramienta de investigación. Se han popularizado tanto, que su utilización es frecuente y hasta hay muestras de ellas en la UNLP, en los laboratorios de la facultad de Ciencias Exactas, así como en otras universidades.

Fue el científico George Otto Gey quien, trabajando en el laboratorio de la universidad John Hopkins, descubrió este atributo de las células extraídas de la señora Lacks, y propagó las HeLa a la inmortalidad del laboratorio. Por primera vez, una muestra de células comenzaba a autorreplicarse, algo que los investigadores nunca antes habían podido experimentar, ya que al poco tiempo las demás células se debilitaban y morían.

El día de la muerte de Henrietta, durante una conferencia de prensa, el doctor Gey dijo que había comenzado una nueva era en investigación médica.

El científico descubrió que estas células podían ser enviadas sin mucha dificultad a otros laboratorios, y se las envió a sus colegas, quienes a su vez repitieron la operación. En poco tiempo, comenzó una demanda mundial por estas células, que viajaron alrededor del mundo y hasta fueron llevadas al espacio para determinar si la humanidad podría sobrevivir en gravedad cero.

Son tan resistentes que, en poco tiempo, comenzaron a invadir otros cultivos, por lo que se vio la necesidad de reformar la manera de tratarlos.

LA AUTORIZACION QUE NUNCA EXISTIO

Henrietta nunca supo ni autorizó el uso de sus células para la investigación. Sin embargo, la historia de la señora Lacks y el doctor Gey no se supo hasta luego de la muerte de este último en 1970. Y la familia Lacks recién se enteró de la existencia del cultivo durante una cena ocurrida en 1975, cuando un amigo de la familia les preguntó si ellos estaban emparentados con la madre de las células HeLa.

Cuando se obtuvieron las células por primera vez, no se requería pedir autorización. Luego, en 1980, se comercializaron y, según registros médicos de la familia, tampoco se les solicitó autorización.

Esta situación llegó a la corte suprema de California en el juicio Moore versus Regentes de la Universidad de California. John Moore, quien había sido tratado por leucemia, demandaba un porcentaje de las ganancias obtenidas por la comercialización de sus células. Pero la Corte concluyó que los cultivos de células de una persona y partes de su cuerpo descartadas no son de su propiedad, y que pueden ser comercializadas.

En marzo del 2013 se publicó el código de ADN de una célula HeLa sin consentimiento.

Fueron millones de personas las beneficiadas por la investigación con la células de la señora Lacks; investigadores y corporaciones han facturado cifras millonarias gracias a ella y en lo que es la más grande de las ironías de esta situación, algunos de los descendientes de Henrietta no han podido acceder a un seguro médico.

Hasta el presente, nadie les ha pedido perdón. Sus descendientes crearon la fundación “Henrietta Lacks” con el objeto de recaudar fondos para que algún familiar pueda ir a la Universidad. Actualmente la fundación también otorga becas a personas de bajos recursos, y se puede visitar la pagina de la fundación en http://henriettalacksfoundation.org/.

Tanto ella como las células HeLa han creado un nuevo capítulo en la historia de la medicina, así como generado un debate acerca de la bioética que aún hoy continúa. Conocer su historia y reconocer su valioso aporte es una deuda que el mundo deberá saldar.

HeLa

Cada 24 horas, una nueva generación de células HeLa se reproduce en el laboratorio. Hasta este caso, nadie había conseguido replicar un cultivo celular de manera indefinida

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla