Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
ANIVERSARIO EN EL NORTE PLATENSE

City Bell: 103 años de rica historia de una comunidad con identidad propia

La pujante localidad nació un 10 de mayo de 1914 a partir de una resolución del ejecutivo provincial

City Bell: 103 años de rica historia de una comunidad con identidad propia

El cartel de bienvenida es el fruto de una creación colectiva que nucleó a toda la comunidad - sebastian casali

No existe un momento ni un lugar que puedan considerarse el inicio de todo en la centenaria historia de City Bell, que hoy celebra 103 años de vida. Más bien, el surgimiento de la pujante localidad del norte platense podría considerarse una suerte de consecuencia de la muerte de Jorge Bell, de posteriores cruces entre sus herederos y una seguidilla de trámites y vericuetos administrativos y legales que derivaron en una resolución pionera del Poder Ejecutivo.

Fue la que se tomó el 10 de mayo de 1914, cuando se aprobó el proyecto oficial que dejó establecida esa fecha como la del nacimiento de la hoy próspera localidad.

Sin embargo, sus orígenes se remontan a tiempo antes. La historia cuenta que el 18 de julio de 1913, José Guerrico, en representación de la Sociedad Anónima City Bell, compró a la sucesión de Don Jorge Bell algo más de 300 hectáreas de una fracción de la “Estancia Grande” -que esta familia poseía en las cercanías de La Plata- con el fin de crear un nuevo pueblo.

El 2 de febrero de 1914, la Sociedad Anónima solicitó formalmente al Gobierno de la Provincia de Buenos Aires la autorización para concretar el proyecto de traza del nuevo poblado. En aquella petición, la que también aparece con la firma de Guerrico, se afirma en su artículo 5º: “Como homenaje a la familia Bell, cuyo trabajo e inteligencia han contribuido en tres generaciones sucesivas a la prosperidad de las industrias madres de nuestro país, propongo se designe al nuevo pueblo con el nombre de City Bell”.

El 10 de mayo de ese mismo año, como se dijo, el Ejecutivo aprobó el proyecto. Se realizaron entonces dos remates de tierras y ninguno tuvo resultados satisfactorios. La Primera Guerra Mundial iniciada en Europa en el `14 fue el factor preponderante para que llegara a casi la paralización completa de las operaciones de comprar de tierras.

Entonces, el Directorio de la Sociedad Anónima City Bell decidió suspender las ventas y resolvió arrendar terrenos a quinteros con contratos de dos años.

Con esta innovación se logró que en menos de dos meses City Bell se viera poblado por más de treinta familias de quinteros. Simultáneamente, comenzó la edificación de algunos chalets, muchos de ellos aún habitados por familias citibelenses. Al mismo tiempo, se iniciaron los trabajos de pavimentación de la que sería bautizada como avenida José Cantilo.

La estación de ferrocarril se inauguró en 1914, lo que dio fuerte impulso al crecimiento de la comunidad. Desde los primeros pasos, City Bell se caracterizó por el empuje de sus habitantes y la ambición por convertirse en una localidad con vida propia.

La proximidad con el centro platense y la existencia de amplios espacios verdes facilitó el crecimiento del barrio. Desde entonces su empuje sin pausa la han convertido en un importante polo comercial y artístico, con una población permanente de más de 30 mil citibelenses.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...