Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Construcciones en módulos

El poder de la adaptación

Los costos y tiempos de la construcción tradicional le dan paso a otras opciones para tener la casa propia, ampliar o modificar ambientes

Las familias van cambiando con el paso del tiempo. ¿Por qué no elegir una arquitectura que se adapte con flexibilidad a las distintas etapas de la vida?

Pasamos de vivir con una sola persona a convivir con cuatro o más y luego, con el paso del tiempo, los hijos se marchan de la casa y necesitamos nuevamente menos ambientes. ¿Hay un hogar que vaya cambiando con uno? Sí, ya existe. Es la construcción modular.

Por supuesto que aquello que arranquen de cero a construir ya pueden sentarse con el arquitecto para comentarle cuáles serían los deseos individuales. Pero ahora podemos pensar el mismo plano con posibilidades futuras de expansión.

“Los módulos son prefabricados, tal como en la industria automotriz, y se ensamblan en el terreno”, explicó el profesor Horst Wildemann, que trabaja en la Universidad Técnica de Múnich y es especialista en construcción en serie.

Las piezas que se ensamblan son muy parecidas a las que se utilizan en las viviendas prefabricadas. Suelen ser paredes y techos que se fabrican en serie y luego “pueden ensamblarse en muy poco tiempo, puede que hasta en sólo 24 horas”, comentó Wildemann.

Una vez que la estructura está en pie, es muy fácil añadir o retirar partes. Por ejemplo, se puede empezar con una casa pequeña, de 50 o 60 metros cuadrados de superficie, y luego añadirle ambientes a los costados o hacia arriba.

En Alemania hay modelos que no llegan a los 50.000 euros. La otra ventaja es que los módulos pueden trasladarse. Es decir, si te mudas, puedes llevarte la casa contigo, porqie no tienen una estructura de suelo fija, por lo cual no están unidas al terreno.

Además, los módulos están concebidos de manera tal que se puedan transportar en cargueros especiales de un sitio a otro. Por supuesto, no se pueden llevar a cualquier parte. Es necesario averiguar si es posible obtener los permisos para construir con este tipo de elementos donde uno esté adquiriendo el terreno.

La construcción en módulos genera bastante controversia entre los arquitectos. Por un lado, reconocen las ventajas de la construcción estandarizada, ven que se reducen los tiempos de construcción en la obra, la calidad de las partes es buena y todo, en conjunto, hace que bajen los costos. De ese modo es posible construir más.

Por el otro lado, los profesionales temen que la construcción con piezas prefabricadas lleven a recurrir a soluciones cada vez más aburridas y estándar, que pueden generar pueblos “tipo container”, muy homogéneos.

El desafío está en aprovechar las ventajas de la construcción en serie sin tener que cargar con las desventajas. Hoy se están llevando adelante varios proyectos de investigación sobre los diferentes modelos. Tal vez la variedad venga de la mano de la evolución del mercado. De hecho hace unos años había muy pocas compañías que ofrecían casas prefabricadas y modulares. Hoy son cada vez más.

 

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...