Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
En las privadas, la proporción trepa a casi 70 de cada 100

Sólo 33 de cada 100 alumnos terminan la escuela pública en tiempo y forma

Los datos surgen de un informe de la Universidad de Belgrano, con base en estadísticas del Ministerio de Educación. Aunque destacan un crecimiento del 13,2% en la matrícula total del país, advierten un incremento menor de los inscriptos en el primer año del secundario

Sólo 33 de cada 100 alumnos terminan la escuela pública en tiempo y forma

Entre 2003 y 2018 la matrícula en las escuelas secundarias del país creció un 13,2%, con unos 447.000 alumnos más que 15 años atrás. Sin embargo esa distribución ha sido muy irregular, tanto entre provincias, como entre instituciones de gestión estatal y privada.

Los datos, que surgen del informe Graduación secundaria escasa y desigual elaborado por el Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEA) de la Universidad de Belgrano -con base en cifras oficiales-, dan cuenta de la “notoria” evolución disímil “de la graduación pública y privada, ya que esta última creció más del doble que la estatal (22,7 por ciento versus 9,6 por ciento)”, subrayó el director del CEA, Alietto Guadagni.

Aunque el especialista destacó como “un hecho positivo” el aumento de la matrícula y la graduación total -algo que vinculó a la sanción en 2006 de la ley que estableció la secundaria obligatoria-, advirtió una “enorme desigualdad” entre jurisdicciones y entre los sistemas de gestión: “En todos los distritos, las escuelas de gestión privada muestran una mayor relación entre graduados secundarios en el 2017 e ingresantes a primer grado primario en el 2006, respecto de las escuelas de gestión estatal”, apuntó Guadagni.

Por caso, en el informe al que accedió EL DIA se observa que, en promedio, de los 833.526 niños que comenzaron primer grado en 2006, sólo 41 de cada 100 finalizaron el colegio secundario en tiempo y forma, en 2017. La cifra varía y expone las brechas al detenerse en los sistemas de gestión: de cada 100 alumnos que ingresaron al primer grado estatal en 2006 apenas 33 cumplieron con el sistema educativo obligatorio en edad teórica; en el sistema privado esta proporción trepa al 69 por ciento, es decir a más del doble.

“La desigualdad es un gran problema. Es hora de universalizar la escuela secundaria”

 

En la provincia de Buenos Aires, en tanto, al 2017 finalizaron la secundaria en edad oportuna poco más del 46 por ciento de los 275.275 chicos que empezaron la escuela en 2006: solo 40 de cada 100 lo hicieron en el sistema estatal, contra los 60 de cada 100 que terminaron sus estudios en un colegio privado. Las cifras, a su vez, difieren entre el Conurbano -donde se ve que el 56,61% de los alumnos de escuelas privadas se recibió a tiempo, contra el 38,84% reflejado en el sistema público- y el resto de la Provincia, donde la relación es de 68% contra 41,5%, respectivamente.

En los extremos, según consigna el estudio, se ubican Tierra del Fuego y CABA, donde culminaron el ciclo secundario casi el 60 por ciento de los alumnos que ingresaba a primer grado en 2006, en tanto que en Misiones, Formosa, San Juan y Santiago del Estero esa cifra fue menor al 30 por ciento. Como se dijo, tanto en estas como en el resto de las jurisdicciones, las escuelas de gestión privada muestran una mayor relación entre graduados secundarios 2017 e ingresantes a primaria en 2006, respecto de las escuelas de gestión estatal. “Esto nos habla de inequidad educativa y social”, advirtió la licenciada en Economía y subdirectora del CEA, Gisela Lima.

“Se trata de un verdadero llamado de atención”, alertó Guadagni, y subrayó: “La deserción de nuestra escuela no sólo es muy elevada, sino también muy desigual. Nuestra graduación secundaria es muy escasa, además, incluso cuando se la compara con otras naciones latinoamericanas”.

Menos alumnos en primer año

Por otro lado, el reporte del CEA señala que la matrícula correspondiente al primer año del nivel secundario estatal registró un crecimiento inferior al del total de la matrícula, ya que durante el período 2003-2018 dicho incremento fue del 7,5 por ciento. Sin embargo, este promedio nacional encubre grandes diferencias entre las provincias: la cantidad de alumnos del primer año del nivel secundario estatal retrocedió en provincias como Córdoba (12,2 por ciento), La Pampa (8,1 por ciento), Santiago del Estero (5,7 por ciento) y Tierra del Fuego (5,5 por ciento); mientras que otras como Santa Cruz (55,2 por ciento), San Juan (30,8) y Salta (26,8) se destacaron por su mayor número de inscriptos. La disparidad se observa también al interior de la provincia de Buenos Aires, donde en 2018 había 209.025 alumnos -15.418 más que en 2003- en primer año del secundario. El incremento, del 8% promedio, varía entre el Conurbano -donde el crecimiento fue de apenas el 2,7%- y el resto del territorio bonaerense, que mostró un incremento del 16,4%.

“La desigualdad es un gran problema -insistió el académico-, es hora de universalizar la escuela secundaria y abatir esta tremenda desigualdad. Aunque tampoco siento que haya un interés colectivo por la educación”, insistió Guadagni, y se mostró preocupado porque, dijo, desde la sanción de la ley de educación común 1420 no caía la matrícula estatal. Hasta que en 2003 “empezó a caer”.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla