Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Batalla comercial: China anunció aranceles por 75 mil millones de dólares a productos de EEUU

Es en respuesta a los últimos gravámenes aplicados por Washington y tras la advertencia del FMI respecto del impacto que la escalada tendrá sobre la economía mundial

China cumplió hoy su amenaza y anunció la imposición de aranceles a bienes estadounidenses por 75 mil millones de dólares, en represalia a los últimos gravámenes anunciados por Washington, en una nueva escalada de la guerra comercial, que amenaza con llevar a la economía global a la recesión.

Según anunció la cancillería china, los aranceles comenzarán a aplicarse el 1º de septiembre, la misma fecha en la que entrarán en vigor las nuevas tasas estadounidenses a productos del gigante asiático por 300 mil millones de dólares. El anuncio se produce cuando los líderes del G-7 se preparan para reunirse en Francia desde mañana.

La primera reacción del presidente Donald Trump se produjo en Twitter, donde aseguró que la decisión china será respondida "esta tarde", que se trata de "una GRAN oportunidad para los EEUU" y adelantó que está ordenando "a todos los operadores, incluidos Fed Ex, Amazon, UPS y la Oficina de Correos", que rechacen comerciar con Beijing.

La Comisión de Aranceles Aduaneros del Consejo de Estado precisó que, entre estos aranceles, se incluye la reanudación de tarifas adicionales del 25% o del 5% a los vehículos importados y componentes de fabricación estadounidense a partir del próximo 15 de diciembre.

La medida busca impactar en el sector automotriz estadounidense, clave para este país, y se suma otra tomada a principios de este mes que suspende las compras de productos agrícolas de EEUU.

De acuerdo con el comunicado de la cancillería, los aranceles de Trump dieron lugar a una "escalada sostenida de las fricciones económicas y comerciales que perjudicaron en gran medida a los intereses de China y otros países, amenazando gravemente el sistema multilateral de comercio y el principio del libre comercio".

Según Beijing estas medidas constituyen una "respuesta forzada" al unilateralismo y el proteccionismo comercial de EEUU, y emplaza a Washington a que "coopere" para "llegar a una solución aceptable para ambos y de beneficio mutuo".

El Gobierno estadounidense advirtió el pasado 1º de agosto de la imposición de nuevos aranceles del 10 % sobre importaciones chinas valoradas en 300.000 millones de dólares a partir del 1 de septiembre, a pesar de que las negociaciones comerciales entre los dos países siguen todavía en pie.

Poco después, Washington anunció que retrasaba hasta el 15 de diciembre parte de la subida de aranceles que entrarían en vigor en septiembre, un alivio temporal con el que Washington pareció reflejar su preocupación sobre el impacto que la guerra comercial con el gigante asiático tiene en la economía nacional, que ha ido creciendo en los últimos meses.

El movimiento del Gobierno de Trump de aplazar los gravámenes también fue señalado como un acto de buena fe para aflojar la tensión con China antes del inicio de una nueva ronda de negociaciones bilaterales.

Sin embargo, China, desoyó el retraso en la aplicación de la subida arancelaria de Trump, y cumplió hoy su amenaza por lo que considera una "seria violación" de los consensos alcanzados entre los líderes de los dos países en las sucesivas rondas de negociaciones que funcionarios de las dos grandes potencias mundiales han mantenido.

La guerra comercial entre EEUU y China, desencadenada por el agresivo proteccionismo de Trump desde su llegada al poder en enero de 2017, alcanzó su punto álgido en mayo con la imposición de un arancel del 25% a importaciones chinas por valor de 250.000 millones de dólares, casi la mitad del total.

A ello respondió Beijing con la aplicación de gravámenes similares a 110.000 millones de dólares en importaciones estadounidenses.

Trump busca equilibrar el intercambio comercial entre los dos potencias, ampliamente favorable a China, pero hasta ahora y pese a la imposición de aranceles, tuvo escaso o nulo resultado.

Sin embargo, las "tensiones comerciales" entre las dos mayores economías mundiales trajeron consecuencias en todo el mundo y, en sus últimas previsiones de crecimiento global, el Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó sus proyecciones de expansión global al 3,2% este año, una décima menos que en abril.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla