Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Acusan a dos policías de matar a tiros a un joven y herir a otro mientras reclamaban una bicicleta robada

Una agente de CABA y su pareja de la Bonaerense se trenzaron en una pelea de la que también participó el hermano de ella

Acusan a dos policías de matar a tiros a un joven y herir a otro mientras reclamaban una bicicleta robada

Familiares y allegados de Lucas Fernández reclamaron justicia “por el asesinato a sangre fría” / Demian Alday

21 de Enero de 2020 | 03:28
Edición impresa

A menos de 24 horas de la confusa muerte de un hombre de 50 años a manos de un policía en el marco de un operativo antidrogas en Melchor Romero (ver aparte), la Justicia investiga la responsabilidad de dos efectivos en el crimen de un joven de 26 años ocurrido entre la medianoche del domingo y las primeras horas del lunes en Villa Elisa. El fallecido fue identificado como Lucas Matías Fernández. Además resultaron heridos Marcelo Galván (39) y un perro labrador que vive con un vecino. Ambos están fuera de peligro.

Por el hecho hay dos detenidos, una mujer y su hermano, y un tercer implicado que se encuentra prófugo. Sin embargo, en la escena los testigos oculares aseguran que hubo un cuarto sujeto, a quien también identificaron como perteneciente a la Fuerza a pesar de estar vestido de civil como el resto de los partícipes del incidente.

Esa no será la única desavenencia entre la versión oficial y la que dieron los familiares y allegados a la víctima. Según indicaron estos últimos a EL DIA, “mataron a Lucas e hirieron a Marcelo, pero esto podría haber sido una masacre”.

“NO SE IDENTIFICARON”

A pesar de algunas discrepancias, son varios los puntos de contacto entre el reporte vertido por las autoridades y lo narrado por varios de los declarantes que aseguran haber presenciado el episodio.

En principio, que la llegada de los policías a 155 entre 416 y 417 tuvo como causa el robo de una bicicleta a manos de un joven que vive en una de las casas diseminadas por esa cuadra. Era la medianoche del domingo y en la vereda había al menos ocho adultos y “unos cuatro o cinco niños”.

Los testimonios recabados por este diario sostienen que en un Volkswagen Vento negro que frenó iban cuatro personas, pero el registro oficial habla de tres: una mujer de 26 años que presta servicios en la Policía de la Ciudad de Buenos Aires (CABA), su hermano de 28 y la pareja de la mujer, también policía, pero de la Bonaerense. Según fuentes judiciales, tiene 33 años y forma parte del Comando de Patrullas de Berazategui. Del auto se bajó “un muchacho que me increpó de entrada, preguntando por ‘Dieguito’. Le dije que acá (por la casa en la que atendió a EL DIA) no vivía y me empujó. Después empezaron los golpes”, detalló Juan, un vecino. Todos los entrevistados coincidieron en decir que los agresores nunca se presentaron como policías. “Si se hubiesen identificado no pasaba nada”, manifestaron. Incluso, añadieron, a uno de los sujetos que descendieron del vehículo “lo conocemos porque toca el bajo en una banda que fuimos a ver” en más de una oportunidad.

En medio de la trifulca uno de los recién llegados explicó el motivo de su aparición allí. Sindicaron a “Dieguito” como el culpable y lo acusaron de haberle sustraído una bicicleta al hermano de la policía de CABA. Por eso lo buscaban, dijeron, para recuperarla y “darle una lección”. La ausencia del presunto ladrón pareció empeorar la situación. Y se inició una pelea feroz.

“Ellos no le creían a Juan y a Lucas que el tipo no vivía en ese lugar. Bajaron muy prepotentes y después nos dimos cuenta de que vinieron a matar a una persona”, manifestó Romina, amiga del fallecido. Por otra parte, contó que el tal “Dieguito” y la familia de Lucas no estaban en buenos términos.

Los gritos de la riña llegaron a oídos de Marcelo Galván, quien vive a pocos metros. Él también se metió en el intercambio “a separar”, destacaron. No obstante, en segundos todo cambió. Alguien sacó una pistola y efectuó cuatro disparos. Lucas y Marcelo, que intentaron huir al ver el cañón, cayeron al suelo. Un perro escapó rengueando. El Vento aceleró y el ruido de la disputa dejó paso a los gritos de desesperación y el pedido de una ambulancia.

UN CRIMEN, “DOS” AUTORES

Juan, que miraba todo incrédulo, no dudó en afirmar que el autor de las detonaciones fue uno de los hombres. “Estaba al lado de Lucas, casi pegado, y yo vi cómo le tiró a él por la espalda, al otro muchacho en la pierna, al perro y uno más que no sé dónde pegó”, señaló. Fernández fue abatido en la entrada del inmueble de su tío; el cuerpo cayó entre el jardín y la vereda.

Según los testigos, no murió en el acto. Llegó a balbucear algo y luego su respiración se fue haciendo cada vez más espaciada. Antes de que la asistencia llegase, exhaló su último aliento.

A Galván y al can el proyectil los alcanzó en los miembros inferiores derechos y ninguno corre peligro. Cuando se escucharon los tiros, Romina graficó que a los chiquitos “los iban metiendo por el pasillo hasta el fondo de la manzana”. En tanto, la versión oficial cuenta una historia distinta: “Desde el automóvil la mujer efectúa tres disparos”, presuntamente con el arma reglamentaria de su pareja y el único prófugo. La policía científica secuestró en la escena dos vainas calibre 9 milímetros y, tras un allanamiento en Los Hornos, el arma reglamentaria de la oficial, una Pistola Pietro Beretta del mismo calibre que no habría sido usada, dijeron fuentes judiciales.

Ella y su hermano (lesionado en la gresca) quedaron detenidos tras un procedimiento efectuado por personal de la comisaría decimosegunda. El otro sospechoso (33), en tanto, vive en las cercanías del sector donde sucedió el crimen y al cierre de esta edición era buscado por las autoridades. Por otro lado, el Auditor de Asuntos Internos ordenó la desafectación del fugado. “Ahora queremos que estos asesinos vayan presos, que no queden libres por ser policías”, pidió la tía del chico asesinado.

La causa recayó en la UFI Nº 11, a cargo del fiscal Álvaro Garganta, que preparaba las indagatorias a los acusados por “homicidio y lesiones”.

 

Seguridad, agua, electricidad. Los vecinos saben que somos la tribuna para que el reclamo sea atendido. Invertí para que la tribuna siga siendo independiente
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Multimedia

Familiares y allegados de Lucas Fernández reclamaron justicia “por el asesinato a sangre fría” / Demian Alday

El tío de la víctima explicó dónde cayó el cuerpo baleado / Demian Alday

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla