Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
La tuberculosis en época de pandemia por COVID-19

La tuberculosis en época de pandemia por COVID-19

Por: Andrés L. Echazarreta

26 de Marzo de 2020 | 03:53
Edición impresa

Jefe de Servicio de Neumonología Hospital San Juan de Dios

Revisando papeles viejos encontré una copia de la renuncia de mi padre, el Dr. Alberto E. Echazarreta, a la dirección de Medicina Sanitaria del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires fechada el 2 de diciembre de 1987, dirigida al Dr. José Astigueta, Ministro de Salud de nuestra provincia durante el primer gobierno democrático luego de la dictadura militar. Su renuncia estaba fundamentada en el cambio de gobierno provincial de aquel entonces. Sólo transcribiré un fragmento: “Este período de gestión dentro del libre funcionamiento de las instituciones, en un estado democrático no tiene precedentes en el aspecto temporal. Nunca nuestra generación pudo participar tanto tiempo ni tan intensamente de los problemas concretos del país… “el período democrático que se instauró a partir de 1983 halló no sólo un país empobrecido, sino además carente de principios, de honor y reglas de convivencia mínimas ya que mantener ciertas pautas principistas conllevaba implícito el riesgo individual, familiar e institucional”. “En democracia y con continuidad institucional se puede ser eficaz. Por primera vez en este Ministerio se han producidos descensos históricos en patologías prevalentes como tuberculosis, inmunoprevenibles, rabia, etc. Se han dejado estructurados múltiples programas y subprogramas. También se ha podido ser eficaz en lo administrativo-financiero: han existido descenso de costos que superan lo imaginable. Tomemos como ejemplo el costo en moneda constante de 6.500.000 dólares para la compra de tuberculostáticos, a los 180.000 dólares actuales por la misma cantidad y calidad”.

Y era cierto. En el Documento “Notificación de casos de tuberculosis en Argentina, período 1980-2015” elaborado por profesionales del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias “Dr. Emilio Coni”. Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud “Dr. Carlos G. Malbrán”. Ministerio de Salud de la Nación, en noviembre de 2016 se afirma que: “el mayor descenso de notificaciones por TB ocurrió en el período 1980-1990”, aunque se nota la impronta del período posterior a 1983 ya que fue sólo a partir de entonces que se pudo acceder a números reales que se ocultaban con anterioridad. Pero observemos que pasó en la Provincia de Buenos Aires. En 1985 hubo en nuestra provincia 6801 casos de TB, para 1987 los casos fueron de 5531, un descenso de casi el 19% de casos.

Ahora bien, a pesar que los casos de TB han ido disminuyendo lentamente, de igual forma que la tasa por 100.000 habitantes cabe preguntarse porqué en pleno siglo 21 mueren en nuestro país 2 Argentinos por día debido a TB. Y, lo que es peor, el mismo INER dependiente del Ministerio de Salud de la Nación en su reporte de mortalidad por TB en el período 1980-2017 se afirma que “Si bien la tendencia de la mortalidad fue al descenso desde 1980, a partir de 2010 este descenso se interrumpió; y, las tasas registradas en los dos últimos años son superiores a las que se habían registrado un decenio atrás. Particularmente grave es el aumento que se registró en la mortalidad por tuberculosis en los adolescentes de 15 a 19 años.

La pandemia por COVID-19 nos enfrenta a lo desconocido. No tenemos vacuna, es muy pronto para saber sus pautas de distribución en la población y desconocemos si nuestro sistema sanitario será suficiente para frenarla. Si bien el “retraso” de su diseminación en Argentina en relación a los países mas afectados del hemisferio norte nos ayuda para poder aplicar las enseñanzas que la lucha en esas latitudes va dejando, ese margen se achica cada vez mas. Como nunca en nuestra historia moderna el Sistema de Salud esta siendo observado. Ese mismo sistema que no figura entre las primeras diez propuestas de ningún candidato en campaña electoral, pero lo que es aún peor, la salud esta dentro de las últimas preocupaciones de nuestros compatriotas. Decenas de encuestas de opinión de los últimos 30 años así lo acreditan. Puesto 7, 8, 9, 10…

No sabemos si podremos ser eficientes en la lucha contra el COVID-19. Todo el equipo de salud dará lo mejor de sí mismo para enfrentarla. Con medio barbijo, con hospitales que se caen a pedazos, con insumos escasos, con personal muy mal pago, con todo eso, igual la lucha se va a dar.

Pero, mis amigos, compatriotas, cuando esto pase (y deseo fervientemente que así sea), cuando los focos sobre el sistema de salud se apaguen, recordemos que la razón principal por la cual no erradicamos enfermedades como la Tuberculosis en pleno siglo 21 no es el deterioro de las condiciones de vida, ni siquiera los costos de hacerlo (las drogas que usamos son muy baratas) sino un sistema que hace años colapsó. Pensar un nuevo modelo sanitario será el objetivo de los que siguen.

Como diría mi viejo si viviera hoy, con esa bonomía, pero tozudez y firmeza que lo caracterizaban: “Es la política, estúpido”.

“Como nunca en nuestra historia moderna, el sistema de salud está siendo observado”

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla