Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $80,15
Dólar Ahorro/Turista $132.25
Dólar Blue $145,00
Euro $92,81
Merval 0,00%
Riesgo País 1307
Deportes |ES UNA HISTORIA REAL Y QUE TIENE COINCIDENCIA CON EL CUENTO QUE ESCRIBIÓ OSVALDO SORIANO
El penal más largo de la historia del fútbol cumplirá 17 años y Camba aún lo sufre

El partido con Atlanta se jugó el 5 de abril de 2003 y se suspendió cuando la visita iba a ejecutar la pena máxima. Se pateó el 29/4

El penal más largo de la historia del fútbol cumplirá 17 años y Camba aún lo sufre

El árbitro Alejandro Toia habla con la autoridad policial / EL DÍA

Leandro Duba

Por: Leandro Duba
lduba@eldia.com

9 de Abril de 2020 | 02:04
Edición impresa

El “penal más largo de la historia” es un cuento de enorme calidad literaria que escribió Osvaldo Soriano, basado en un hecho real que se produjo en 1958, en el Valle de Río Negro. Pero más acá en el tiempo (abril de 2003), tuvo lugar otro hecho con características similares y coincidente, que también pasó a la historia y que tuvo como escenario el estadio 12 de Octubre, de Ensenada.

Cambaceres y Atlanta se enfrentaron el sábado 5 de abril de 2003 (ya pasaron 17 años), en el marco de la sexta fecha de la segunda fase, del torneo de la B Metropolitana. El Rojo venía a los tumbos, porque apenas había sumado un punto en cinco presentaciones; mientras que el Bohemio llegaba amenazado por el “fantasma” del descenso.

En aquella tarde nublada de otoño, en la que se respiró un clima hostil desde el vamos, el partido pintaba para un empate clavado, sin goles. Sin embargo, en el minuto 40 de la etapa complementaria, el árbitro Alejandro Toia decidió darle un penal (polémico) en favor del cuadro de Villa Crespo. Todo se originó con una serie de rebotes dentro del área, y el último de todos se estrelló en la humanidad del juvenil debutante Juan Bautista Branz, que por la “ley del último recurso”, terminó expulsado. Lo inédito de todo es que “ese penal” no se pudo ejecutar aquella tarde (se patearía 24 días después, pero en la cancha de Argentino de Quilmes), pues el árbitro, después de algunos minutos de espera para que los ánimos se pudieran calmar, decidió suspender el encuentro debido a que varios hinchas del Rojo, en actitud desafiante e interpretando cánticos antisemitas, no se quisieron bajar el alambrado.

“Vi penal porque la pelota pega en la mano del jugador. Pudo haber rebotado en el abdomen, pero en la mano dio seguro”, explicó el propio Alejandro Toia en los vestuarios y que este diario pudo reflejar en una de sus páginas.

El partido venía mal barajado de entrada. Y el clima de hostilidad se podía respirar a la distancia.

La primera interrupción se produjo a los 33 minutos del primer tiempo, cuando los mismos hinchas que, a la postre, terminaron por suspender el partido, se treparon al alambrado del sector que da a espaldas a la calle Quintana, y comenzaron a entonar cánticos antisemitas contra los hinchas de Atlanta, apostados en el sector visitante.

Inmediatamente, y en una actitud correcta, Alejandro Toia decidió “detener las acciones” . Después de siete minutos, y del “pedido” que le hizo a los hinchas el entonces capitán del Rojo, Carlos Da Ponte, todo volvió a la normalidad, y el cotejo pudo continuar con su desarrollo.

La parte complementaria arrancó sin problemas, aunque ese clima de hostilidad del comienzo se seguía palpando en el aire. Inclusive, algunos plateístas comentaban por lo bajo, y a modo de presagio, que “el partido no iba a terminar”. “Todo viene mal barajado”. Y así fue. A los 40 llegó aquella jugada polémica (la del penal), que desató la ira de los hinchas y la posterior suspensión del encuentro cuando Atlanta se aprestaba a ejecutar la pena máxima y cuando el marcador estaba igualado sin goles.

EL LLANTO DESCONSOLADO DE UN JUVENIL LLAMADO JUAN BRANZ

Juan Bautista Branz, hoy convertido en investigador del CONICET, hacía su debut profesional en aquel partido curioso y recordado contra Atlanta. Después de la jugada que derivó en el penal y que no se pudo patear en Ensenada, contó que “la pelota me pegó en la panza. Y el árbitro no tuvo mejor idea que sancionar la pena máxima. No lo puedo creer”. Esas frases del propio futbolista también se reflejaron en las páginas de este diario, aquella tarde del sábado 5 de abril. Y con lágrimas en sus ojos, agregó: “era un partido discreto. Ninguno de los dos equipos habían tenido situaciones claras de gol. La única fue esa jugada en la que el árbitro me cobra penal y expulsión”.

SE PATEÓ 24 DÍAS DESPUÉS...

Después de varias idas y vueltas, el Tribunal de Disciplina de la AFA, además de sancionar a Cambaceres con la clausura de su estadio por una fecha, decidió que el partido, que se había suspendido el sábado 5 de abril, se reanude el martes 29 del mismo mes, es decir, 24 días después de aquellos incidentes que se habían producido en el estadio 12 de Octubre.

La cancha elegida fue Argentino de Quilmes. Y en ese escenario, con varios sectores anegados por el agua, debido a la intensa lluvia, se completaron los minutos que le restaban al encuentro, repartidos en dos tiempos de 4 y 5 minutos, respectivamente.

El mini cotejo no arrancó con la pelota en la mitad de la cancha, sino directamente con la ejecución de ese penal que no se pudo patear en Ensenada. Lucas Ferreiro se puso frente a la pelota y de César González, el entonces arquero del Rojo. Llegó la orden de Alejandro Toia y el delantero de Atlanta colocó el balón alto y a la derecha, lejos del alcance del “uno” de Camba. Gol y festejo del pueblo Bohemio.

Cambaceres, ese día, salió a la cancha con un jugador de menos por la entonces expulsión del juvenil Juan Bautista Branz. Los elegidos por el entrenador Mariano Fernández fueron César González; Pacheco, Allan, Chiappetta y Martín Godoy; Molina, Da Ponte y Gamberini; Javier Rossi y Juan Pablo Pratto (primo de Lucas, el actual delantero de River).

El resultado en favor de Atlanta (1-0) quedaría inalterable hasta el final. Y a la postre, le permitiría salvarse del descenso.

En pocos días más, ese “penal” inédito e histórico que se ejecutó 24 días después y que decidieron llamarlo “El penal más largo de la historia” (en coincidencia con el cuento de Osvaldo Soriano), cumplirá 17 años. Y muchos lo siguen recordando porque ya forma parte de las estadísticas y de la propia historia del fútbol argentino.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

El árbitro Alejandro Toia habla con la autoridad policial / EL DÍA

Hinchas subidos al alambrado e impidiendo que siga el juego / EL DÍA

Cuando se ejecutó el penal, 24 días después de la suspensión / web

Branz, el día después del penal

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla