Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
La Ciudad |A pesar de las estrictas medidas de seguridad que se toman para prevenir contagios de COVID-19
Más alarma por el desplome de las consultas médicas y el riesgo para los pacientes

Desde las clínicas advierten que abandonar tratamientos puede causar “consecuencias irreversibles” para la salud. La facturación bajó 50% y requieren de la ayuda estatal

Más alarma por el desplome de las consultas médicas y el riesgo para los pacientes
2 de Junio de 2020 | 01:59
Edición impresa

Mientras avanza la pandemia de coronavirus, en la Región hay otro temor sanitario que enciende alarmas, inquietud que ya reflejó EL DIA: son los pacientes de otras patologías que pueden sufrir consecuencias irreversibles al suspender consultas o tratamientos por temor a contagiarse el virus en los centros asistenciales.

En las clínicas platenses están muy preocupados por la cantidad de pacientes con patologías crónicas prevalentes que dejaron de asistir por miedo al COVID-19. Situación que tiene su correlato a nivel nacional, donde un estudio desarrollado en 32 instituciones médicas arrojó que, comparando abril 2020 con igual mes en 2019, prácticamente todos los indicadores que reflejan consultas y tratamientos cayeron entre un 50 y 75 por ciento (ver nota aparte).

En el Hospital Italiano, por caso, se compara abril del año pasado con el de este año y se observa que la atención de infartos bajó a la mitad. Los accidentes cerebro vasculares se redujeron en un 80 por ciento y se desprogramaron tratamientos oncológicos en un 38 por ciento. La gente no dejó de enfermarse y eso habla a las claras de que muchos pacientes optan por cursar las enfermedades crónicas prevalentes fuera del ámbito médico.

“Los daños pueden ser irreversibles y se estima que en Argentina habrá unas 9 mil muertes más que las esperadas por enfermedades cardio y cerebros vasculares; por eso se habla de una curva invisible de las patologías que no son tenidas en cuenta por el COVID-19”, aclara el médico Roberto Martínez, director del Hospital Italiano y destaca que hay enfermedades que son tan o más potentes que el COVID-19.

Otras patologías digestivas que se diagnostican por ejemplo con endoscopías de colon cayeron en esa institución en un 84 por ciento y el problema radica en que pueden derivar en serias complicaciones.

“La gente no concurre a los hospitales pensando que es peligroso, pero es más seguro que ir a un supermercado, o a la carnicería porque en esos lugares no se toman medidas de profilaxis con tanto detalle”, explica el médico.

En la comparación de los ingresos de abril de 2019 se observa por ejemplo que hubo 30 pacientes con accidentes cerebros vasculares, contra 6 que se atendieron el mes pasado; 40 infartos en igual mes de un año atrás y solo 17, en abril de este año.

CONTROLAR LAS ENFERMEDADES CRÓNICAS

En esa línea, se remarca que enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión, cuadros de sangrado o insuficiencias cardiacas no pueden estar sin controles periódicos. “Un paciente oncológico no puede suspender las quimioterapias”, apunta el médico.

“Ya se habla de una curva invisible de las patologías que no son tenidas en cuenta por el COVID-19”.

Roberto Martínez, Director Hospital Italiano

“Las patologías vasculares tienen que estar bajo control, ya sea con consultas presenciales o a través de la telemedicina, hay pacientes que subvaloran los síntomas y pueden llegar a una lesión cardíaca o una insuficiencia severa que se podría haber remediado con la colocación a tiempo de uno o dos stent”, asegura Martínez.

En relación a los problemas económicos se indica que todos los sistemas de salud son “inviables” si no reciben ayuda del Estado o de obras sociales como por ejemplo IOMA. “Se recibe ayuda del Estado y IOMA cumple con los pagos; la facturación en si bajó en un promedio del 50 por ciento, pero si recibe ayuda”, dice Martínez que espera que el resto de las obras sociales y prepagas asuman el mismo compromiso.

Para evitar contagios, en el Hospital Italiano se organizaron flujos de circulación y atención; por el verde ingresan los pacientes no COVID-19 y por el rojo los sospechosos o positivos. Ya en la entrada se hace un breve interrogatorio, si alguien presenta fiebre, tos o algún malestar respiratorio, circula por el flujo rojo, de modo que no se cruce con nadie. Una escalera lo lleva al subsuelo donde ingresa a la capilla en la que se dispusieron 12 boxes de atención. Allí se hace el triage, una clasificación de los pacientes de acuerdo a la urgencia de la atención, el método permite organizar la atención de las personas según los recursos existentes y las necesidades de los individuos.

Si es sospechoso de COVID-19, se le realiza un hisopado y, si requiere internación, se lo traslada a un piso destinado sólo a esos casos. “En el Hospital Italiano se diagnosticaron 450 sospechosos, 36 pacientes con COVID-19, y no hubo ningún personal contaminado con esa enfermedad, lo que es un indicador de calidad en la atención”, agrega Martínez. El otro indicador que define la calidad es el índice mortalidad y tampoco se registró ninguno a causa de ese virus.

LA “CURVA INVISIBLE”

Con 8 víctimas que lamentar, La Plata aún es considerado como un lugar al que la pandemia no pegó con toda su fuerza. En el Hospital Italiano no se atendió hasta el momento ningún paciente crítico. Pero no deja de alertarse sobre las posibles víctimas de lo que se denomina la curva invisible.

Desde que se dispuso la cuarentena, las consultas cayeron de manera abrupta, pero Gustavo Durán, director ejecutivo de la Clínica del Niño, del Instituto Médico Platense y del Instituto del Diagnóstico -el cual tuvo ayer tuvo una denuncia por un fallecimiento, ver pág. 14- señala que en todos esos centros de salud se aplican estrictos protocolos para evitar la propagación del virus. “En abril bajaron las consultas en un 75 por ciento, si por ejemplo en cada institución había entre 1500 y 1800 consultas cardiológicas, el mes pasado se redujeron a unas 250; ahora se está recuperando la habitualidad de los pacientes”, sostiene el director.

En el Hospital Español se afirma que la actividad cayó al 40% desde que se registraron casos

 

En el acceso principal de la Clínica del Niño se realiza un primer relevamiento y quien presente algún síntoma compatible con el COVID-19 es derivado a dos consultorios de guardia que son específicos para la atención de esa patología. Si requieren internación van a un piso que se dispuso para esos pacientes. Quien tiene turno pre acordado se atiende en los consultorios de calle 63, entre 10 y 11.

En el Instituto del Diagnóstico también se establecieron circuitos, el verde -accede por calle 62- para la atención de los que no presentan síntomas de COVID-19 y el rojo - ingresa por calle 3- para los sospechosos. Si es necesario estos últimos se internan en el tercer piso donde también se los separa, por un lado quienes están en estudio, y por el otro, los confirmados.

En tanto, en el Instituto Médico Platense el triage se hace sobre la zona del boulevard y los sospechosos de COVID-19, se atienden en los consultorios de 50, entre 1 y 2.

“Se hacen seguimientos ambulatorios, se otorgan turnos de atención cada 20 minutos y se restringen las visitas en las áreas críticas”, asegura Durán y aclara que también se apela a las comunicaciones virtuales para que los pacientes realicen consultas o accedan a las recetas.

Además se anticipa que se optimizará el sistema de servicio ambulatorio en los consultorios del Centro Médico de Berisso, 122 entre 68 y 69 y en el Centro Médico de City Bell, Pellegrini entre 14 A y 14 B.

LA ACTIVIDAD, AL 40%

Con la misma preocupación en el Hospital Español se afirma que la actividad cayó al 40 por ciento desde que se registraron casos de coronavirus en la Argentina. Las especialidades más afectadas son las quirúrgicas generales. “Se sostuvo solo lo que no puede diferirse como la oncología, tratamientos de quimioterapia, partos y accidentología, como por ejemplo fracturas de cadera”, señala el vocero consultado.

A todo paciente que se presenta en ese hospital se le toma la temperatura y se le realiza un cuestionario. Los casos sospechosos se los deriva a la guardia externa montada especialmente para el COVID-19. Quienes concurren con turnos de atención y no presentan temperatura, acceden normalmente al edificio por calle 9.

Desde marzo se dispuso una guardia externa al edificio sobre calle 35, para eso se acondicionaron contenedores para recibir los casos sospechosos que presenten fiebre, tos o algún síntoma compatible con el virus.

“Al que no requiere internación se lo deriva a la casa, si es sospechoso se le hace el hisopado con todos los equipos de protección. Si tiene que internarse va a aislamiento, si es negativo se levanta el aislamiento”, se aclara.

El Hospital Español dispone de un piso para la internación de los pacientes sospechosos y los confirmados, también se preparó un sector para ellos en las áreas críticas.

A otros casos que deben mantener aislamiento domiciliario se les realiza un seguimiento telefónico y se registra su evolución en un sistema informático de la entidad. Todo se eleva a las autoridades sanitarias.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla