Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Información General |IMPRESIONES
Ocurrencias: ambulancias sospechosas

Ocurrencias: ambulancias sospechosas

archivo

Por: Alejandro Castañeda
afcastab@gmail.com

2 de Agosto de 2020 | 03:23
Edición impresa

A la sombra de una reforma judicial que se puso en marcha, un pastor de Berisso parece haber ajustado su manual de penalidades. Según la denuncia, para conceder perdón le pidió sexo oral a la angustiada de turno. Le resultó tan alto el costo de la salvación, que la señora prefirió continuar andando así, con la ofensa a cuesta, pero sin arrodillarse. No es el único que quiere cambiar códigos y perdones. Dicen que el pastor se mandaba a la piecita del fondo y que invocaba razones espirituales para bajarse los pantalones ante las afligidas más presentables. Los seguidores del pedigüeño habrían tratado de disuadir a la imperdonada. La quieren convencer de que retire la denuncia, le explican que en tiempos de cuarentena cualquier ritual se revisa cada catorce días y que, ante la falta de vacuna, hasta las creencias más firmes salen a combatir como pueden esta repetida quietud.

Como el proyecto recién lanzado promete cambios de nombres en el poder judicial y en los calabozos, algunos credos y pastores que andan sueltos pretenden modificar mañas y protocolos para poder sacarle más jugo a las penitencias y aliviar culpas. Todos buscan sincerarse adelantándose al futuro jubileo: el ex juez Norberto Oyarbide, ante lo que se viene, se apuró a blanquear su conciencia y largó aquello de que “soy enano y trolo, pero traidor y mentiroso, no”, dejando lo de corrupto en suspenso hasta que se amplíe la Corte. Y más de uno, sin pretender entrar en confesiones semejantes, acaricia la esperanza de que la reforma le conceda perdones a mejor precio que los que fijó el pastor denunciado. La próxima justicia acaso siga el viejo itinerario calesitero de sospechar de los que se fueron y de perdonar a los que llegaron.

También apeló al sinceramiento el ministro Martín Guzmán, que prometió otra última oferta en medio de un escenario donde el abrir y el cerrar define el modo salvataje de un país que sobre defaults y sospechosos puede dar cátedra. Pero no todo es encierro. Las estadísticas hablan de que el cuarenta y tres por ciento de los amante desafió a los infectólogos y decidió dejar el alcohol para contagiarse de placer. La mayoría no son parejas constituidas, sino amoríos recientes que la lejanía ha ido afianzando y que aspiran a un zamarreo prometedor ante tanta odiosa placidez. La española Nuria Labari dice que “un cuerpo recluido no es un cuerpo… sin los otros no existe, es solo alma”.

“Soy enano y trolo, pero traidor no”, dijo Oyarbide, dejando lo de corrupto en suspenso hasta que se amplíe la Corte

Ese cuarenta y tres por ciento una tarde hizo a un lado el alma y cayó tentado por unas sublimes distracciones que desafiaron al virus. Para muchos, no hay especialista capaz de animarse a poner al deseo en cuarentena. Pero no sólo los amantes y los científicos quieren acortar camino. Los cuatro lanzamientos espaciales de esta semana tratan de ir preparando la mudanza a Marte por si el COVID-19 se aquerencia demasiado por estas pampas.

La idea es ir de a poco buscando cielo arriba algún planeta limpito y sin uso que pueda acoger a una especie caminadora y enfermita que malgastó el que tenía. Contagiado por esas excursiones, Macri hizo lo único que sabe hacer: irse de paseo. Aunque algunos patriotas tienen ganas de tenerlo por aquí cerca cuando llegue la hora renovar el elenco de culpables. La carrera espacial, como los intrusos que acechan en Los Hornos, sale a usurpar loteos celestiales para poder alojar a una humanidad que se siente miedosa, pobre y expulsada.

Mientras tanto, seguimos haraganeando desde los ventanales, “encerrados con un solo juguete… que ya no nos entretiene”, persiguiendo destellos que puedan traer novedades, atentos al desfile de patrullas y ambulancias que a veces sanan y a veces enferman. Por las dudas, el intendente Mario Ishii, con poncho y bombo, salió al cruce de los aplaudidos de cada noche y les avisó a los ambulancieros que, como enseña IOMA, nada de drogas, sólo permitirá recetas.

Fue una semana con personajes variados, proyectos polémicos y una inseguridad que trepa a la par de los contagios. ¿Esto es todo? Quizá tenga razón El Indio Solari: “Ya sufriste cosas mejores que estas”.

El intendente Ishii les avisó a los ambulancieros que, como enseña IOMA, nada de drogas, sólo permitirá recetas

 

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla