Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Revista Domingo |RÉCORDS MUNDIALES DE TEMPERATURA
Tendencias: ¿Hasta dónde va a llegar el cambio climático?

En California, Estados Unidos, se midieron esta semana más de 50 grados a la sombra. En Europa, la Antártida y Siberia la temperatura también se elevan. ¿Hay un límite? Especialistas platenses advierten que los tiempos se acortan y que la próxima década será clave en materia de calentamiento global

Tendencias: ¿Hasta dónde va a llegar el cambio climático?

En Londres, se registró también por estos días la marca más alta desde 1850. Ya el invierno pasado, para toda Europa, había sido el más cálido de la historia, con una temperatura 3,4 grados superior al promedio del período 1981-2010

23 de Agosto de 2020 | 04:54
Edición impresa

Esta semana, en el llamado “Valle de la Muerte”, en California, Estados Unidos, se superaron, a la sombra, los 54,4 grados Celcius de temperatura, lo que los climatólogos ya definen como el nuevo récord mundial de la historia, al menos desde que las marcas térmicas se registran. Y en Londres, se registró también por estos días la marca más alta desde 1850. Ya el invierno pasado, para toda Europa, había sido el más cálido de la historia, con una temperatura 3,4 grados superior al promedio del período 1981-2010. Todo acompañado por recientes récords registrados en la Antártida o en el Ártico. Las temperaturas suben y suben, y los especialistas lo atribuyen al cambio climático. Pero ¿hasta donde seguirá esta escalada que pareciera no tener fin?

“No se puede aseverar hasta donde -responde el platense Horacio Beláustegui, titular de la fundación Biósfera y consultor internacional sobre Cambio Climático- pero sí que el 2030 será un año bisagra. Porque si para ese entonces no se detienen las emisiones de dióxido de carbono, el proceso del clima será ya irreversible. Es decir que no podremos detener el aumento de las temperaturas. Son muchas las alertas, lo que está pasando en California y en Europa, pero también lo que ocurre en Siberia, donde insólitamente hubo marcas de 30 grados, y a eso hay que sumarle los tornados, los microclimas, las lluvias, los incendios, lo que sucedió en Australia... Todo esto es muy peligroso, muchísimo más que la pandemia por el coronavirus, y el ser humano pareciera no querer advertirlo del todo”.

TORNADOS DE FUEGO

En el parque nacional Death Valley, ubicado en el estado de California, en el suroeste de Estados Unidos, se viven días agobiantes. Los 54,4 °C allí registrados marcan la temperatura más alta desde que existen registros confiables sobre meteorología.

“El calor extremo continuará azotando el tercio occidental del país hasta mediados de semana. Cincuenta y seis millones de personas están bajo la advertencia de calor, y se pronostican muchas temperaturas récord diarias”, informó el Servicio Metereológico de Estados Unidos.

“Si para 2030 no se detienen las emisiones de dióxido de carbono, el proceso del clima será irreversible”

Horacio Belásutegui,
titular de la Fundación Biósfera

 

Las altas temperaturas en California provocaron un aumento abrumador en el uso de la electricidad, por lo que el operador de la red del Estado tuvo que cortar el suministro a hasta 4 millones de personas.

En este marco, la empresa energética pidió mantener los aires acondicionados de hogares y empresas en 25 grados, y que se apele a ventiladores, se apaguen todas las luces innecesarias y se desconecten todos los dispositivos, ya que se teme un colapso eléctrico ante la alta demanda.

Semejante calor, además, formó tornados de fuego en el condado de Lassen, un fenómeno que resulta de la combinación de altas temperaturas y vientos intensos.

Pero el calor intenso, por estos días, no sólo es apreciable allí. Según la Oficina del Servicio Meteorológico británico, (Met Office) las temperaturas alcanzaron los 34,6 grados centígrados en el centro de Londres, algo que no ocurría desde al menos 1961.

Robert Dunn, de la Oficina de Meteorología, señaló que los indicadores y observaciones climáticos muestran que el clima global continúa cambiando rápidamente. “La temperatura promedio global es quizás el indicador climático más simple a través del cual ver los cambios que tienen lugar en nuestro clima. 2019 fue uno de los tres años más cálidos en el registro histórico que se remonta a 1850. Este milenio ha sido más cálido que cualquier período comparable desde la Revolución Industrial. Varios eventos extremos, como incendios forestales, olas de calor y sequías, tienen al menos parte de su raíz vinculada al aumento de la temperatura global”, especificó.

A su vez, Albert Klein-Tank, director de la Met Office, sostuvo que el organismo tiene “una gran cantidad de observaciones climáticas que registran el cambio desde principios de la década de 1990 que nos ayudan a comprender y predecir, en parte, el cambio climático futuro”.

Ya el último invierno había dado señales en Europa de lo que se avecinaba, al mostrar, de lejos, el invierno más cálido de la historia, con una temperatura 3,4 grados superior al promedio del período 1981-2010, según datos del Servicio de Cambio Climático de la red europea Copernicus.

DE AUSTRALIA A LA ANTARTIDA

El cambio climático no para de avisar, y sus demostraciones son cada vez más devastadoras. Los incendios de Australia son un ejemplo.

Ya en 2009 Australia había registrado un gran incendio forestal, y diez años después, en diciembre pasado, sufrió otro aún mayor: esta vez el más voraz de su historia, que observadores tomaron para detallar algunos interrogantes sobre estos desastres que “no son una crisis aislada, sino el resultado tanto de políticas económicas y ambientales, como de acciones individuales”.

“El gran incendio forestal de Australia en 2009 fue terrible -describe Benjamín Reynal, autor de “Contra el fuego”- con condiciones meteorológicas nunca antes vistas, donde murieron 173 personas y generó una energía equivalente a 1.500 bombas atómicas. Pero el de diciembre último fue 20 veces mayor”.

“El cambio climático no causa incendios -subraya- pero los hace cada vez más grandes, y los causantes somos nosotros, las personas de manera individual y directa, ya sea por negligencia o malicia. Es difícil entender y aceptar esto, pero la inmensa mayoría de los incendios forestales, en cualquier parte del mundo, son producidos por el hombre. Y la mayoría de ellos, de manera intencional. El caso australiano, donde se quemaron millones de hectáreas, nos muestra en una forma concreta hacia donde estamos yendo con el clima, esto es que no sólo la temperatura global va en aumento, sino que los eventos extremos, ya sea de calor, lluvias o sequías, se vuelven más severos y frecuentes”.

Otro fenómeno impactante es el de la Antártida. En la Base Esperanza se registró el verano pasado un nuevo récord histórico de temperatura desde 1961, con 18,3 grados, para superar el de 17,5 del 24 de marzo de 2015. Y en la Base Marambio también se verificó la temperatura más alta para un mes de febrero desde 1971, cuando se comenzó a medir, con 14.1 grados centígrados, que a su vez superó los 13,8 grados del 24 de febrero de 2013.

Todo esto indica que durante los últimos 50 años, la península Antártica (el extremo noroeste más cercano de Sudamérica) es una de las regiones del planeta que se está calentando más rápido, con un aumento de casi 3 grados centígrados, provocando que la cantidad de hielo derretido se multiplicara por seis entre 1979 y 2017. Y eso trae, además, el tema del agua.

“Las aguas cálidas en esta parte del mundo deberían servirnos como una advertencia sobre los posibles cambios terribles en el planeta provocados por el cambio climático”, explica David Holland, director del Laboratorio de Dinámica de Fluidos Ambientales de la New York University.

“Si estas aguas están causando el derretimiento de los glaciares en la Antártida -advierte- los cambios en el nivel del mar se sentirán en las partes más habitadas del mundo”.

Mientras tanto, el inventario mundial de oxígeno del océano disminuyó un 2 por ciento entre 1960 y 2010, y se prevé que para 2100 esa cantidad se reduzca entre un 3 y un 4 por ciento adicional a causa del calentamiento global, con efectos dramáticos sobre los hábitats y las economías costeras.

Como si fuera poco, que los mares sean más cálidos provoca además la aparición de plagas que atentan contra los alimentos de la humanidad.

“Hay un vínculo directo entre el cambio climático y la crisis provocada, por ejemplo, por la aparición de las plagas de langostas. Los mares más cálidos significan más ciclones que generan el caldo de cultivo perfecto para las langostas, y eso empeora cada día”, advierte Holland, como una de las consecuencias menos pensadas de los devastadores efectos del cambio climático.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

En Londres, se registró también por estos días la marca más alta desde 1850. Ya el invierno pasado, para toda Europa, había sido el más cálido de la historia, con una temperatura 3,4 grados superior al promedio del período 1981-2010

En el parque nacional Death Valley, ubicado en el estado de California, en el suroeste de Estados Unidos, se viven días agobiantes. la temperatura más alta desde que existen registros confiables sobre meteorología.

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla