Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $95,12
Dólar Ahorro/Turista $156.95
Dólar Blue $146,00
Euro $113,21
Merval 0,00%
Riesgo País 1517
Policiales |EL CUARTO EPISODIO EN 12 AÑOS
De madrugada, tiraron abajo la puerta, le robaron a una familia y se llevaron el auto

El hecho tuvo lugar en Villa Elisa, cuando estaban por acostarse. “Ahora mis hijos no pueden dormir de noche”, dijo la víctima

De madrugada, tiraron abajo la puerta, le robaron a una familia y se llevaron el auto

La puerta del frente fue reemplazada, tras el ataque / Gonzalo Calvelo

27 de Enero de 2021 | 02:24
Edición impresa

Una madrugada de terror vivió el pasado domingo una familia de Villa Elisa que fue sorprendida por tres delincuentes cuando se encontraban dispuestos a descansar después de una jornada de calor agobiante.

Era la 1.30 de la madrugada y todos los integrantes de la familia se encontraban en las habitaciones de su vivienda situada en diagonal 3, entre diagonal 425 y diagonal 426.

La pareja, disfrutaba de una película mientras sus hijos charlaban y revisaban sus teléfonos. Hasta que una serie de fuertes estruendos rompieron la calma y pusieron a todos en estado de alerta. Tal cómo lo describió el matrimonio víctima del robo, el primer impacto los sorprendió y el segundo los asustó.

“No sabía de dónde venían estos golpes, no entendía nada. Pensé que alguien había chocado con nuestra puerta”, dijo a este diario el damnificado, quien pidió mantener su identidad a resguardo.

Lo que al principio parecía ser un accidente quedó completamente descartado al escuchar un tercer golpe y las voces de al menos dos personas.

El cuarto estruendo, que fue seguido por el ruido de la madera de la puerta resquebrajándose, confirmó que se trataba de un robo.

El padre saltó de la cama al escuchar que la puerta se abría pero cuando quiso dirigirse al living en un intento por impedir la entrada de los delincuentes se topó con dos sujetos que lo frenaron y lo obligaron a reingresar a su habitación.

Dinero en efectivo

Vestidos con pantalones largos, camperas, gorras y con barbijo, los dos sospechosos se abrieron paso por el interior de la habitación y comenzaron a exigir a la pareja que entregara dinero en efectivo.

Mientras tanto, en la habitación contigua se encontraba un tercer ladrón que se encargó de neutralizar cualquier movimiento o intento de escape de los adolescentes. “Tírense al piso, quédense donde están y no les va a pasar nada”, le dijo el desconocido a los dos chicos que escuchaban cómo sus padres eran amenazados.

Empleando este violento recurso y asegurando estar armados, los delincuentes lograron quebrar la voluntad del dueño de casa quien accedió a entregarle una suma de dinero en efectivo. Tras despojar a la pareja de sus ahorros y sus teléfonos, la faena de los malvivientes continuó en el living. Uno desenchufó un televisor led, lo cargó y salió del domicilio.

Todo indicaba que el robo estaba llegando a su fin. “Ya no nos quedaba nada de valor. Habíamos entregado 40 mil pesos, cuatro celulares y la tele. No había nada más que les sirviera para llevarse al hombro” dijo el propietario. Pero, de pronto, al reunirse en el living ya dispuestos a darse a la fuga, el sujeto que se encontraba en la habitación con los dos menores advirtió que había una llave colgada. Era la del automóvil de la familia, que estaba en la vereda.

“Es tuyo el auto”, dijo el ladrón y tomó la llave. “Todavía estamos intentando recordar en qué momento se subieron, lo hicieron arrancar y se escaparon”, dijo la víctima que si bien pudo recuperar su rodado al día siguiente tuvo que lamentar una serie de daños mecánicos cuyos gastos de reparación no hacen más que aumentar el tamaño de las pérdidas materiales que sufrió.

“LOS CHICOS NO DUERMEN”

Una vez que pasó la tormenta, la familia se reunió. Aún inmersos en un profundo estado de conmoción, se dieron cuenta de que los jóvenes se encontraban sin rasguños ni golpes. “Menos mal que no le hicieron nada a los chicos. No fueron violentos con ellos pero el sabor amargo no se los quita nadie. Es tremendo lo que les pasó. Ayer y hoy no pudieron dormir de noche por miedo a que suceda otra vez”, dijo la madre de los menores.

Según expusieron, se trata del cuarto robo que sufren en doce años que llevan viviendo allí.

Al respecto, el damnificado sostuvo que con cada hecho de inseguridad fueron sumando más medidas para intentar repeler el accionar delictivo.

“Pusimos alarma, sensores en los patios porque una vez se metieron por atrás, y ahora tendremos que poner rejas. Vamos a estar encerrados nosotros”, lamentó.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla