Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $95,12
Dólar Ahorro/Turista $156.95
Dólar Blue $146,00
Euro $113,21
Merval 0,00%
Riesgo País 1517
Toda la semana |INSPIRACIÓN Y MOTIVACIÓN
Liderazgo personal: tomar las riendas de la vida

El destino existe pero no determina todas las decisiones que se toman. Cómo encontrar el rumbo basándose en los deseos y la pasión propia

Liderazgo personal: tomar las riendas de la vida

Los verdaderos líderes se inspiran e inspiran a otros

14 de Febrero de 2021 | 09:19
Edición impresa

Muchas personas creen que el destino es inexorable y no se puede cambiar. Sin embargo, eso no es así, sino al contrario: las personas exitosas saben dirigir su vida y darle el rumbo que deciden. Utilizando los vientos a su favor y guiados por un norte, al igual que el capitán del barco, eligen el rumbo que anhelan para su vida y logran llegar a buen puerto. El liderazgo personal se refiere a la capacidad las personas para guiar su propia realización personal y profesional.

“Simon Sinek desarrolló un esquema llamado el círculo de oro, para ilustrar de qué forma los verdaderos líderes se inspiran e inspiran a otros. El círculo de oro está formado por tres círculos concéntricos, de adentro hacia afuera: el porqué, el cómo y el qué”, explica la médica Roxana Anahí Timo (MN 88956).

Tener un propósito permite dar sentido al camino y a los desafíos que toquen enfrentar

 

Según detalla esta especialista, el esquema habitual de liderazgo personal va de afuera hacia adentro. “La mayoría de la gente se enfoca en lo que debería hacer para lograr sus metas. Luego buscan cómo hacerlo y posiblemente nunca se pregunten por qué. No se cuestionan si sus acciones están en consonancia con sus creencias y valores. Lideran su vida motivados por lo externo: lo que quieren tener o lo que tienen que hacer, para luego darse cuenta tarde, que no estaban alineados con su visión. Viven insatisfechos, desmotivados, pierden el rumbo, el real propósito de vida”, describe Timo y aporta algunos consejos para seguir el camino de los líderes que inspiran.

DEFINIR EL PORQUÉ ES LO PRIMERO

Crear una visión guiado por la vocación, lo que se amas y apasiona, lo que realmente motiva, los propios valores y creencias. Tener un claro propósito, permite darle un sentido al camino y los desafíos que te tocarán enfrentar.

Lo primero será preguntarse: ¿Qué elegiría si fuera libre? ¿En quién me quiero convertir? ¿Qué cosas me hacen feliz? ¿Cuáles son mis valores? ¿Cuál es mi visión? ¿Qué estoy buscando? ¿Dónde estoy y adónde quiero llegar?

“La emoción es el motor, es la guía para liderar nuestra vida. Los grandes líderes primero conectan y transmiten desde la emoción, desde sus valores y las creencias. Es fundamental descubrir el rumbo que quieres darle a tu vida, inspirarte y encontrar la motivación necesaria para no abandonar tus metas. Empieza con el porqué, no solo para transformar tu vida, sino para influir positivamente en los demás”, subraya la médica.

SEGUNDO, EL CÓMO

Cuando hay motivación, cuando lidera la emoción, encontrar el cómo es mucho más fácil. Los neurocientíficos lo saben muy bien, el cerebro emocional es quien lidera nuestra vida.

Para encontrar el cómo, “deberás conectar con tu mundo interior, descubrir tus fortalezas, conocer tus habilidades, potenciar tu talento, activar recursos, desarrollar la inteligencia emocional y los valores y creencias que inspiran tu vida”, dice Timo.

Algunos interrogantes que puedes ayudar acá son: ¿Cuál es mi talento? ¿Cuáles mis capacidades y recursos internos? ¿Qué necesito para activarlos? ¿Qué respuesta necesito dar frente a esta situación? ¿De qué tengo que responsabilizarme y qué necesito para responder con habilidad?

“Cuando conectes con tu poder interior, podrás asumir la responsabilidad de tu liderazgo personal”, opina la profesional.

POR ÚLTIMO, EL QUÉ

Recién al responsabilizarse, puede que alguien sea protagonista de su vida. En esta instancia, se podrán activar y disponer de los recursos necesarios para transitar con éxito los desafíos que se presenten. Responsabilidad es ¨responder con habilidad¨, ser una persona proactiva. Los interrogantes que responden a esta etapa son: ¿Qué tendría que suceder? ¿Qué haría distinto a partir de hoy? ¿Qué me motiva de esta meta? ¿Qué hábitos necesito generar y cuáles eliminar? ¿Qué otras acciones pueden facilitar mi camino? ¿Qué nuevos recursos aplicaré?

“El liderazgo personal es una actitud frente a la vida y las circunstancias, que moviliza todos los recursos necesarios para hacer que las cosas sucedan. Asumir tu liderazgo personal te conducirá a tomar las riendas y redireccionar el rumbo de tu vida”, reflexiona Timo.

APRENDER A CONECTAR, ADEMÁS DE COMUNICAR

Una vez que uno consigue liderar su vida es posible ser líder en equipos, ya sea de trabajo, deportes o en proyectos de su propia familia. Claro que todavía hay líderes que tienen miedo a exponer su vulnerabilidad ante los demás, queriendo actuar como súper poderosos. Esta manifestación que proviene del ego da como resultado una conducción poco efectiva en lo profundo, ya que los roles de hoy requieren de una plasticidad para entrar y salir de las situaciones donde los vínculos humanos son esenciales. El líder humilde lo sabe, y, además de ser excelente e impecable en su comunicación, conecta e impacta emocionalmente en cada persona con la que interactúa. Los vínculos son más profundos y esenciales, a través de una dinámica respetuosa, genuina y honesta.

Para enfocarse en un proceso enriquecedor y un mejor resultado, es posible trabajar en moderar el ego, manteniéndolo tranquilo. El líder humilde sabe aceptar cuando se equivoca, enmendar los errores y se enfoca en el propósito mayor de cada acción y decisión. En sus formas elevadas, estas personas dejan de querer tener razón, y se proponen generar resonancias de entendimiento para poder accionar asertivamente, y ayudar a los demás a desplegar lo mejor de cada uno.

En el liderazgo humilde se pone el centro en las personas. Esto permite conocerse en otras dimensiones: saber qué sienten, qué les pasa por su mente y por su corazón, entender los procesos individuales, sus emociones, hace que los vínculos sean mucho más ricos y duraderos más allá de la función profesional que deban realizar.

Como en todo proceso, en el desarrollo del liderazgo humilde habrá ciertas montañas rusas emocionales en las personas, puesto que es no-lineal. Habrá etapas de subida, bajada, y estancamiento, y esto es natural. La sugerencia es que puedan internalizar los aprendizajes que se esconden detrás de los errores, los fracasos, los conflictos, y puedan convertirlos en grandes maestros para ejercitar su templanza, estoicismo y humildad.

Es clave inspirarse y encontrar la motivación para no abandonar las metas

 

En un mundo que promueve el éxito hacia afuera, la humildad es una de las virtudes humanas más difíciles de alcanzar y desarrollar, más en el mundo de las organizaciones de cualquier tipo.

Todo parte de reconocer las propias limitaciones y debilidades, y actuar en base a ese conocimiento de una forma serena, tranquila, asertiva y enfocada para visualizar las necesidades esenciales propias y ajenas, y saber cómo conducirlas.

“Humildad” proviene del vocablo latino humilitas, que significa fértil; es decir, saber crear las condiciones de humanidad suficientes para que el sembrado que se haga a través del ser y hacer en el mundo, permita una cosecha abundante y nutritiva para todas las personas involucradas.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla