Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $98,21
Dólar Ahorro/Turista $162.05
Dólar Blue $140,00
Euro $114,16
Riesgo País 1614
Información General |EFECTOS COLATERALES DE LA PANDEMIA
Seis de cada diez argentinos subieron de peso durante aislamiento social

Un estudio realizado por la Sociedad Argentina de Nutrición reveló el fuerte impacto que tuvo la pandemia en el control del peso corporal, especialmente entre quienes ya tenían sobrepeso u obesidad

Seis de cada diez argentinos subieron de peso durante aislamiento social
28 de Febrero de 2021 | 04:00
Edición impresa

A pesar de que el sobrepeso y la obesidad constituyen factores de riesgo frente al COVID, la mayoría de los argentinos habrían ganado peso durante el aislamiento social. Este efecto colateral de la pandemia aparece claramente reflejado en un amplio estudio que acaba de difundir la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN), según el cual seis de cada diez personas engordaron durante el período de confinamiento en nuestro país.

Comer por ansiedad o aburrimiento, consumir alimentos inadecuados, picotear entre comidas y servirse porciones más grandes de lo habitual fueron, junto a un aumento del sedentarismo, algunas de las causas que explica el fenómeno, según surge de las conclusiones de este relevamiento que abarcó a más de 5.600 argentinos

Uno de los datos más interesantes que arroja el estudio fue el fuerte impacto que tuvieron las condiciones previas sobre esta situación. Y es que si bien 6 de cada 10 argentinos subieron de peso durante la cuarentena, entre quienes manifestaron no haber iniciado el período de aislamiento con exceso de peso, el 58,3% engordó, mientras que entre los que reconocieron tener sobrepeso u obesidad desde antes de la pandemia, ganó kilos el 66,5%.

En ese sentido, “haber tenido sobrepeso u obesidad representó entonces un 42% más de riesgo de engordar que haber tenido peso normal al inicio de la pandemia”, comentaron las autoras del estudio al señalar que “en medio de la pandemia de obesidad, el COVID ha creado una crisis sobre otra crisis”.

“Múltiples estudios mostraron que los casos más graves de COVID-19 se dieron en personas con sobrepeso u obesidad, inclusive jóvenes”, señala la médica nutricionista Marianela Aguirre Ackermann, coordinadora del Grupo de Obesidad de la SAN y una de las coordinadoras del relevamiento publicado en la revista Actualización en Nutrición.

Una reciente investigación publicada por Obesity Reviews comprobó de hecho que las personas con obesidad, que contraen el coronavirus tienen un 113% más de probabilidades que las personas de peso saludable de ingresar al hospital, un 74% más de probabilidades de ser ingresadas en terapia intensiva y un 48% más de probabilidades de morir.

“Varios mecanismos podrían explicar por qué la obesidad predispone a los pacientes con COVID-19 a enfermedades graves. Por un lado, la obesidad ejerce una presión adicional en el diafragma con mayor dificultad para expandir los pulmones; perjudica la respuesta inmune al virus, es una enfermedad proinflamatoria y la inflamación podría aumentarse ante la infección por el virus”, explica Ackermann

“Además, es una enfermedad caracterizada por exceso de grasa corporal y el receptor de la enzima convertidora de angiotensina-2 (ACE-2) al que se adhiere el virus del SARS-CoV-2 que causa el COVID-19 se expresa en cantidades más altas en el tejido graso”, cuenta la especialista en Nutrición, quien remarca que “controlar el peso corporal es una de las medidas aconsejadas para bajar el riesgo en las personas con obesidad”.

CAMBIOS DE HÁBITOS

Otra de las interesantes conclusiones que arrojó el trabajo de la Sociedad Argentina de Nutrición fue que 8 de cada 10 personas cambiaron sus hábitos alimentarios en pandemia, tanto los horarios como el tipo de alimentos.

“Investigamos los cambios más frecuentes y 4 de cada 10 refirieron ‘picotear’ entre comidas y haber aumentado el tamaño de las porciones y estos cambios junto con los mayores niveles de sedentarismo y el impacto emocional del confinamiento fueron factores clave para la ganancia de peso”, menciona la médica endocrinóloga Ana Cappelletti, integrante del Grupo de Obesidad de la SAN.

Lo mismo señala la médica especialista en Nutrición, Mónica Katz, corresponsable de la investigación. “El 69,2% de los encuestados asumió haber comido no por hambre real, sino como respuesta a emociones, sobre todo ansiedad o aburrimiento, y engordó el 73,7% de los integrantes de ese grupo, mucho más que los del grupo sin ingesta emocional, donde subió de peso el 42,6%”, detalla la profesional.

“La pandemia, y especialmente el ASPO, han modificado la rutina diaria de la población, y eso generó cambios en sus hábitos, ya sea como consecuencia directa del confinamiento o por su impacto psicológico sobre las personas”, explican también Luis Flores y Juan José Gagliardino, investigadores del Conicet en el Centro de Endocrinología Experimental y Aplicada de la UNLP, quienes en diciembre pasado comenzaron un estudio para medir el impacto del aislamiento en hábitos relacionados con la obesidad y diabetes

El proyecto -del que participan también las investigadoras Analía Abraham y Graciela Garrote del Centro de Investigación y Desarrollo en Criotecnología de Alimentos- apunta concretamente a relevar la repercusión de la medida de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) en los hábitos relacionados con la alimentación, la actividad física y el sueño de los argentinos, para compararlos con evaluaciones similares realizadas en otros países hispanohablantes.

Se trata de una iniciativa internacional que procura evaluar la repercusión que tuvieron las medidas restrictivas impuestas para evitar la propagación del coronavirus en la alimentación, la actividad física y el descanso de las persona, y cuyos resultados se esperan conocer próximamente.

El 69,2% de las personas encuestadas asumió haber comido no por hambre real, sino como respuesta a emociones, sobre todo ansiedad o aburrimiento, y engordó el 73,7% de los integrantes de ese grupo, mucho más que los del grupo sin ingesta emocional, donde subió de peso el 42,6%”

Mónica Katz - Médica especialista en Nutrición

Haber tenido sobrepeso u obesidad antes de la pandemia representó un 42% más de riesgo de engordar que haber tenido peso normal al inicio de ella”. Mientras que entre estos últimos el 58,3% engordó, entre los quienes tenían sobrepeso u obesidad desde antes lo hizo el 66,5%”

Marianela Aguirre Ackermann - Coordinadora del Grupo de Obesidad de la SAN

Cuatro de cada diez personas entrevistadas refirieron ‘picotear’ entre comidas y haber aumentado el tamaño de las porciones. Estos cambios junto con los mayores niveles de sedentarismo y el impacto emocional del confinamiento fueron factores clave para la ganancia de peso”.

Ana Cappelletti - Médica endocrinóloga

8 de cada 10 personas cambiaron sus hábitos alimentarios en pandemia

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Ana Cappelletti

Marianela Aguirre Ackermann

Mónica Katz

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla