Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $130,44
Dólar Ahorro/Turista $215.23
Dólar Blue $238,00
Euro $135,85
Riesgo País 2374
Séptimo Día |A GARCÍA LORCA LO APASIONABA “LA MALA POESÍA”
El masivo encanto de la literatura basura

Escritores populares, entradores, incorrectos. En España y otros países hay una movida para recuperar las publicaciones baratas y exitosas. Los casos de Steel, Strout y Corín Tellado. El fenómeno en la Argentina

El masivo encanto de la literatura basura

Se da una importante participación de jóvenes en la Feria del Libro / Web

Por: MARCELO ORTALE
marhila2003@yahoo.com.ar

15 de Mayo de 2022 | 04:31
Edición impresa

La literatura basura es uno de los fenómenos mundiales más rentables para las editoriales. En España hay ahora una movida para recuperar esa literatura popular, entradora y a veces políticamente incorrecta. Así como la comida basura tiene fervorosos adictos –y se ha estudiado a fondo este fenómeno, asociándolo a una “amígdala” cerebral que se siente atraída por el sabor de las hamburguesas más infractoras- así también la literatura basura excita a millones de lectores con montañas de hermosos desperdicios de la vida, que los escritores de este género saben reciclar.

En España la llaman literatura “pulp”, un término que viene del inglés “pulp magazines” y que alude a publicaciones baratas, de escasa calidad material, porque el papel en que se imprimían esos textos derivaba de la pulpa de madera barata, ya fueran revistas, folletines o novelas de ediciones rústicas. Esto que había desaparecido de la consideración masiva, está reapareciendo.

La así llamada literatura barata o mala literatura –que, como se verá, para muchos críticos y escritores no lo es- casi no tuvo existencia firme en la Argentina, acaso con la salvedad del grupo Boedo de hace varias décadas según opiniones de expertos.

Federico García Lorca / Web

Aunque extendiendo la comprensión, puede decirse que la literatura folletinesca, por entregas, editada por los diarios de nuestro país –inclusive el género gauchesco y policial, con los Podestá representando crímenes en los circos que vagaban por la llanura pampeana, antes de llegar a obtener las supuestas bendiciones académicas-, se repartían como el pan caliente entre el paisanaje. Esa conexión se perdió, se encuentra eclipsada.

Sin embargo y parafraseando al cardenal Samoré –aquel del diferendo limítrofe con Chile, que vino a componer las cosas- se estaría encendiendo en la Argentina una “lucecita” para cierta literatura de fácil comprensión. Ese pequeño resplandor puede verse en la Feria del Libro, donde miles de adolescentes de ambos géneros, que pertenecen a delegaciones colegiales, se agolpan sobre los stands para comprar obras accesibles.

El sistema montado en la Feria les otorga un descuento del 20 por ciento en el precio de los libros, con la condición de que aparezca la maestra para certificar su condición de estudiantes. Como las docentes que les hacen compañía son generalmente profesoras de letras, el verdadero “tira y afloja” es entre la profesora y la alumna, porque las profesoras a veces se oponen a esas compras “frívolas” y sugieren que opten por autores más serios, mientras que los jóvenes no se apartan las variantes más fáciles.

Según dice Sergio Fanjul en un reciente artículo titulado “Entre la basura y lo genial”, publicado en el diario El País- los personajes y escenas de la literatura “pulp” suelen ser “monstruos de múltiples ojos, rudos detectives infalibles y alcohólicos, indios y vaqueros, tórridos romances imposibles, seres con tentáculos que surgen de las profundidades, femmes fatales irresistibles, visitantes del espacio exterior con no muy buenas intenciones, y así hasta donde abarque una imaginación desbocada.... Literatura de usar y tirar que nunca fue apreciada por la crítica académica, pero que, hoy en día, algunos insisten en reivindicar”.

“Puede que algún día me guste la poesía mala, como me gusta hoy la música mala”

 

EL ÉXITO

Hay intelectuales muy exitosos en este rubro. Una de ellas es Danielle Steel, estadounidense nacida en 1947, autora de novelas y cuentos infantiles que ha vendido más de 550 millones de ejemplares de sus libros y que, pese a que con su pluma nunca intentó cazar águilas, ha ganado entre otras las distinciones y premios de Oficial de la Orden de las Artes y las Letras (2002), el Salón de la Fama de California (2009) y el título de Caballero de la Legión de Honor (2014).

“Principalmente, lo que he hecho en mi vida es criar hijos y escribir” ha dicho esta mujer talentosa y frívola, que tiene nueve hijos de cinco ex maridos. Su estilo romántico y directo no deja de vender y lleva una vida tan intensa como rumbosa en Estados Unidos y Europa. En su ropero dispone de ropa diseñada por los modistos más famosos del mundo y guarda –en mucho más de un armario, claro- 6.000 pares de zapatos.

A la par de ella puede citarse a Elisabeth Strout (1956), una escritora estadounidense de ficción que ganó el Pulitzer en 2009 por su novela “Olive Kitteridge” que es una colección de relatos sobre una mujer común. Ella tiene una definición acorde: “leer mala literatura es como comer comida basura”.

Danielle Steel, autora de novelas y cuentos infantiles, ha vendido millones de ejemplares / Web

Más de medio siglo atrás y hablando de la materia que más dominaba, la poesía, a la que le arrancaba latidos de la tierra andaluza y del fondo del corazón humano, Federico García Lorca sorprendió con unas líneas que le dedicó a Gerardo Diego, en las que le confesó que le gustaba mucho la “mala poesía” y la mala música, él que también era músico. ¿Qué habrá querido decir con ello?, fue la pregunta de muchos empinados académicos.

Así se expresó García Lorca: “Pero ¿qué voy a decir yo de la Poesía? ¿Qué voy a decir de esas nubes, de ese cielo? Mirar, mirar, mirarlas, mirarle, y nada más. Comprenderás que un poeta no puede decir nada de la Poesía. Eso déjaselo a los críticos y profesores. Pero ni tú ni yo ni ningún poeta sabemos lo que es la Poesía...Aquí está; mira. Yo tengo el fuego en mis manos. Yo lo entiendo y trabajo con él perfectamente, pero no puedo hablar de él sin literatura. Yo comprendo todas las poéticas; podría hablar de ellas si no cambiara de opinión cada cinco minutos. No sé. Puede que algún día me guste la poesía mala muchísimo, como me gusta (nos gusta) hoy la música mala con locura....”

“Principalmente, lo que he hecho en mi vida es criar hijos y escribir”

 

Pese a su temprano final, García Lorca habrá logrado indagar en su viaje a Nueva York el oscuro pero triunfal encanto de lo frívolo. En años muy poco posteriores a su viaje arrasaría en los Estados Unidos y en muchos otros países –entre ellos el nuestro- la tira cómica llamada Red Ryder, creada por Stephen Slesinger y Fred Harman, de la que salieron millones de ejemplares de pequeñas novelas del far west. Red Ryder era un vaquero pelirrojo que combinaba tiroteos con romances. Nada de alta literatura, pero los lectores seguían sumisamente a estos héroes del buen tiraje.

El investigador literario colombiano, Juan Antonio Restrepo González, escribió en 2009 su tesis sobre el tema “La basurización literaria” y allí, en el correr de las líneas, transcribe esta cita de Vincent Van Gogh: “Esta mañana he visitado el vertedero de la basura. ¡Dios mío, qué belleza!”. Su trabajo de graduación busca establecer las diferentes conexiones entre la basura y la literatura a partir de la lectura de las novelas, a partir de dos novelas: “Una soledad demasiado ruidosa”, de Bohumil Brahal y “Basura”, de Héctor Abal Faciolince.

Y si se vuelve al éxito editorial, cómo dejar de nombrar a Corín Tellado, la reina de la literatura barata y absolutamente exitosa. Española, fue la autora más famosa de la literatura popular, al punto de que publicó unos 5000 títulos, fue traducida a 27 idiomas y su obra fue llevada al cine, radio y televisión. Corín Tellado figura en la guía Guinnes de récords como la autora más vendida en lengua castellana: con sus novelas superó los 400 millones de ejemplares. En 1962 la Unesco la declaró la escritora española más vendida después de Miguel de Cervantes.

La exitosa autora Corín Tellado / Web

EL DILEMA

Los especialistas sobre el tema de la literatura basura rescatan la siguiente frase: “No importa lo que leas, mientras leas”. El investigador mexicano Sergio Alberto Cortés Ronquillo sostiene que esa expresión es muy ajustada para México, en donde “leer es un acto cuasielitista”. Los libros son caros, requieren concentración. Pero se opone al dicho ya que “es como decir que no importa lo que comas, mientras comas”.

Otros defienden a la literatura basura como zaguán de entrada para millones de lectores, ya que es imposible no imaginar que en ella no existan estímulos intelectuales que impulsen hacia mejores rumbos.

El verdadero dilema no sería, entonces, leer a un best-sellers o a Umberto Eco o elegir entre Corín Tellado y Dostoievsky, sino entre leer y no leer. Entre destinar tiempo y también dinero (aún cuando existan las bibliotecas populares, que un poco allanan el problema económico), o vivir en una casa vacía para siempre de libros. Tan vacía como la existencia de quien no sueña, no imagina, no duda, no medita sobre la vida humana y no busca verdad ni belleza.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Se da una importante participación de jóvenes en la Feria del Libro / Web

Federico García Lorca / Web

Danielle Steel, autora de novelas y cuentos infantiles, ha vendido millones de ejemplares / Web

La exitosa autora Corín Tellado / Web

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $350.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla