Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Séptimo Día |CULTURA
Cervantes y Don Quijote vuelven a Nápoles cuatro siglos después

Libros, telas, pinturas y música “dialogan” entre sí en una expo, para rendir homenaje al célebre autor español y a su obra cumbre

MARTA RULLÁN

7 de Agosto de 2022 | 02:49
Edición impresa

 

ROMA

EFE

Miguel de Cervantes y su Don Quijote, obra maestra de la literatura, han vuelto a Nápoles (sur de Italia) más de cuatro siglos después y lo han hecho de la mano de una exposición “absolutamente innovadora” en la que libros, telas, pinturas y música “dialogan” entre sí para rendir homenaje a este mito universal.

“Don Quijote entre Nápoles, Caserta y el Quirinal: los cartones y los tapices” es una muestra “inter-arte: pintura, tapices, pero también literatura, con unas ediciones ilustradas importantísimas y una ópera excepcional”, resume su curadora, Encarnación Sánchez, miembro correspondiente de la Real Academia de España (RAE).

El imponente Palacio Real de Nápoles es marco, hasta el 6 de septiembre, de esta exposición que reconstruye la historia de la serie de tapices con pasajes del Quijote realizados por la manufactura napolitana entre 1757 y 1779 por el empeño personal de Carlos III.

DON QUIJOTE Y CARLOS III

“Don Quijote es un sujeto que ha inspirado todas las formas del arte desde el siglo XVI hasta hoy”, explica Mario Epifani, el otro curador de la exposición y director del Palacio Real, el museo a cuya dirección llegó a fines de 2020 con el deseo de “impulsar una nueva etapa”.

Y esta exposición lo demuestra: reúne por primera vez 38 cartones -los cuadros modelo para los entelados- y su resultado final, 7 tapices cedidos por el Quirinal, la sede de la Presidencia de la República en Roma, más otro francés procedente del Palacio de Caserta, el símbolo del poder real ideado por Carlos III a 40 kilómetros de Nápoles para el que todas las telas fueron concebidas.

Ilustración de Don Quijote de la Mancha (1780) / Encarnación Sánchez / EFE

“El monarca llega en 1734 y poco después decide hacer esta serie del Quijote para decorar el palacio que estaba construyendo el gran arquitecto Luigi Vanvitelli. Fue una idea genial del rey que enraíza el Quijote con Nápoles, es él quien promociona el mito de Don Quijote en esta ciudad”, asegura Sánchez.

El rey nunca pudo ver terminado su grandioso proyecto, ya que tuvo que ocupar el trono español en 1759, y los tapices que iban a decorar “los gabinetes más íntimos de Carlos III y su esposa” acabaron en el Quirinal, donde llevan décadas alegrando la vista de los mandatarios italianos y sus más ilustres invitados.

LA JURA DEL GOBIERNO

“Si se mira bien la foto oficial del juramento del Gobierno de Mario Draghi, detrás hay un tapiz del Quijote y también el presidente (Sandro) Pertini tenía uno detrás de su escritorio: el del robo del asno de Sancho”, afirma Sánchez, catedrática de Literatura española en la Universidad napolitana de L’Orientale durante dos décadas.

Los cartones y los tapices son las “estrellas” de la muestra, pero también pueden verse excepcionales ilustraciones de Don Quijote de la Biblioteca Nacional napolitana, donde “hay un ejemplar de la primera edición del Quijote, de 1605, uno de los pocos que quedan en el mundo, y una serie de ediciones ilustradas importantísimas del siglo XVIII, que se van a exponer con otras de la segunda mitad del XVII”.

Y dos manuscritos de Vanvitelli, en los que “dibuja las salas donde iban a ir colocados los tapices”, mientras que el conservatorio napolitano de San Pietro in Majella ha cedido la partitura original de la ópera de Giovanni Paisello, estrenada en 1769, y el Teatro San Carlo, explica Epifani, “ha reconstruido el amplio repertorio dedicado a Don Quijote en el XVIII: desde Viena a Londres pasando por Italia”.

Los dos curadores destacan el papel “fundamental” del cónsul general de España en Nápoles, Carlos Maldonado, para poder llevar a cabo este homenaje a Don Quijote, en el que también participa el Instituto Cervantes.

CERVANTES Y NÁPOLES

Carlos III relanzó el mito quijotesco con los tapices, pero hacía tiempo que había llegado a Nápoles, dado que Cervantes pasó allí varios inviernos entre 1570 y 1575, cuando era soldado. “La frecuentaba cuando no estaba en el mar, vivió en ella más de un año en periodos intermitentes y siempre tuvo nostalgia”, relata Sánchez.

Además, tenía una relación muy especial con el virrey de Nápoles, Pedro Fernández de Castro, y en 1615, cuando sale la segunda parte de la obra, el escritor español se la dedica a él.

“El virrey sostenía económicamente a Cervantes, que hubiera querido acompañarle cuando se instaló en Nápoles en 1610 con su corte literaria. De alguna manera esta exposición ‘cumple’ ese deseo cuatro siglos después”, dice la curadora, que a sus 72 años, 40 de ellos viviendo en Italia, se emociona al hablar del “grandísimo valor” de la relación entre los dos reinos.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$60.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $490.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla