Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Temas del día:
Buscar
Séptimo Día |LOS DOCE CAPÍTULOS DE STEPHEN KING

Ya corre marzo, el mes de la guerra para los conquistadores

La relación con el inicio de las campañas militares. También hay festividades “pacíficas” en los dos hemisferios. El valor de las fechas

Ya corre marzo, el mes de la guerra para los conquistadores

“La muerte de César” (1798), de Vincenzo Camuccini / Web

MARCELO ORTALE
Por MARCELO ORTALE

3 de Marzo de 2024 | 04:27
Edición impresa

Marzo es el mes de la guerra. Así lo decidieron los romanos que fueron siempre supersticiosos y que, pese a tan pesado equipaje, iban livianos y rápidos a conquistar nuevas tierras. El nombre de “marzo” deriva del latín “Martius”, llamada así por Marte, el dios romano de la guerra. Los meses y las fechas están cargados de significados en los dos hemisferios.

Lo cierto es que, allá en el Norte, en marzo se iniciaba la temporada alta de las campañas militares. Para el calendario del imperio, marzo era el primer mes del año. Se le atribuye al gobernante Numa Pompilio haber agregado al año los meses de enero y febrero, aún cuando quedan culturas que tienen a marzo como primer mes del año.

También se le adjudicó al papa Gregorio XIII haber promulgado en 1582 los meses de enero y febrero en el llamado calendario gregoriano, que fue adoptado primero por los países católicos europeos.

Lo cierto es que los romanos, entre sus rituales, fijaron el 13 de marzo para iniciar la celebración de los “idus de marzo”, que eran días festivos, para recibir buenas noticias. Los idus de marzo fueron el año nuevo romano. Desfiles de carrozas, fiestas a discreción y reiteradas honras a Baco. Después llegaría el fervor beligerante.

Alla por el 44 a de C, el emperador Julio César gozaba del máximo poder. Venía de exitosas campañas en las Galias, en Ponto, en Egipto y en África. Había convertido a Roma, el imperio, en lo que hoy llamamos una superpotencia.

Julio César sólo tenía una sombra, una espina en su corazón de estadista y superhéroe: era el Senado romano, en donde algunos insidiosos conspiraban contra él.

El historiador Plutarco cuenta que en esos días de júbilo y exaltación, el Emperador caminaba por aquella eufórica Roma y que se le acercó un vidente, que le advirtió que su vida corría peligro y que le iba a suceder algo terrible en los “idus de marzo”.

Cuando ya corría el 15 de ese mes Julio César volvió a encontrarse con el vidente y le dijo: “Bien, ya han llegado los idus de marzo y no ha pasado nada”. Y el vidente le respondió: “Sí, pero el mes aún no ha terminado”.

Pocos días después, todavía en marzo, Julio César fue asesinado en el recinto del Senado. Fue rodeado por los senadores Cayo Casio, Marco Junio, Décimo Junio y, entre otros por Bruto, que era su hijo. Lo apuñalaron entre todos. Los conspiradores se hacían llamar los “libertadores”, porque decían que Julio César era un tirano.

“¿Tú también, Bruto?, ¿Tú también, hijo mío?”, dicen que exclamó César ya en agonía. Plutarco, que habría sido testigo, no reflejó estas palabras. Mil quinientos años más tarde Shakespeare describió en su obra de teatro “Julio César” el atentado que no se olvida y universalizó la frase del vidente: “¡Cuidado con los idus de Marzo!”. Así que, supersticiosos o no, no estaría mal cuidarse un poco en este mes

Si algo faltaba para señalar la beligerancia de marzo, el idioma inglés aporta un dato interesante. En inglés la palabra “marzo” se escribe y dice “march”. Y la palabra inglesa march también significa “marchar”.

Un pasaje de la película “Julio César” (1970) / Web

Los que marchan en la guerra son los soldados. De allí vendrá también, seguramente, el conocido “de frente, march”. Se supuso que ese “march” castellanizado es apócope de “marchen”, Y también se hurgó en que esa expresión vino de Inglaterra –otro imperio, como Roma, adicto a las conquistas- y allá podría significar “de frente, los de marzo…!”, los soldados del mes de las guerras.

En el hemisferio norte es verdad que también marzo llama a la alegría (o que, si se quiere, que los europeos se esmeraron para quitarle dramatismo).

De modo que la Unesco decidió fijar el 21 de este mes como el “Día Mundial de la Poesía”. El renacimiento de los brotes, de la temporada del amor, figuran en los antecedentes de la medida.

Días antes, el 17, se festeja en Irlanda –pero también en todo el mundo- el día de San Patricio, santo patrón de ese país. Corren ríos de cerveza y whisky. También las principales festividades cristianas van en marzo, como la Cuaresma y la Semana Santa.

Para los poetas del norte, marzo-abril y mayo eran tradicionalmente los meses del amor, del renacimiento de una vida ideal para los cinco sentidos. Allí se inicia la Primavera exultante, mientras que en el sur, en cambio, es el comienzo del Otoño, cuando las hojas caen mustias y termina la calurosa juerga veraniega. En América del Sur, en marzo llega para no pocos la hora de ensimismarse.

Otra fecha significativa en marzo tiene que ver con el Día Internacional de la Mujer, que se celebra los 8 de marzo de cada año. Un primer intento para designar esa fecha se registró en 1910, al realizarse la segunda Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, celebrada en Copenhague, Dinamarca,

 

“Marzo” deriva del latín “Martius”, llamada así por Marte, el dios romano de la guerra

 

Las que inspiraron esa fecha fueron varias precursoras de los derechos femeninos como Clara Zetkin y Rosa Luxemburgo. No fijaron una fecha concreta, pero sí el mes: marzo. Pero todo se demoró hasta el 8 de marzo de 2011 cuando la asamblea general de las Naciones Unidas proclamó oficialmente esa jornada como “Día Internacional de la Mujer de las Naciones Unidas”

HEMISFERIO SUR

En el sur del mundo marzo significa el comienzo del otoño, que sobre todo es también para la infancia el inicio de las clases. Marzo en el sur tiene algo de final y de comienzo.

Pero el marzo austral también era visto –antes de que se descubriera el cambio climático- como el primer repechaje contra el frío venidero. Sin embargo, ahora se sabe que en los últimos años las temperaturas de verano invaden territorios que llegan hasta abril-mayo.

Las múltiples variantes que plantea el dilema “frío-calor”, se traducen en definiciones personales. Algunos prefieren la compañía del frío, otros las arenas cálidas y el mar. Las estadísticas decían hasta hace poco que el frío mata más gente que el calor, pero siempre salta otra mitad de la biblioteca que asegura lo contrario.

Hay una suerte de libro de cabecera para este dilema. Fue escrito por el novelista estadounidense Stephen King (1947)–uno de los escritores más populares en el mundo y es una novela que se llama “El ciclo del hombre lobo”.

Este libro se compone de doce capítulos y cada uno de ellos lleva por título el nombre de los meses del año. Se trata de una obra distópica, que causa miedo y el lector concluye ciertamente aterrado leyendo “Diciembre”. En realidad, porque la condición humana no cambia en exceso durante los doce meses.

LAS FECHAS

En la jerga bancaria existe el término “fecha valor”, que se presenta cuando en una operación bancaria se indica el momento a partir del cual una entidad financiera abona o carga una operación.

En la historia, en cambio, se discute el valor de las fechas. Hay días de sano júbilo y otros que convocan al repudio. Los distintos días marcan fechas dignas de memoria o de olvido.

Pocos tiempo antes de su muerte en Ginebra, Borges fue entrevistado por el diario madrileño El País y le preguntaron si tenía en vista alguna fecha especial de su vida, alguna jornada especial para su memoria y el autor de El Aleph respondió: “Nada, nada amigo mío; lo que le he dicho, no estoy seguro de nada, no sé nada. Imagínese que ni siquiera sé la fecha de mi muerte…”.

El escritor estadounidense Stephen King / Web

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

ESTA NOTA ES EXCLUSIVA PARA SUSCRIPTORES

HA ALCANZADO EL LIMITE DE NOTAS GRATUITAS

Para disfrutar este artículo, análisis y más,
por favor, suscríbase a uno de nuestros planes digitales

¿Ya tiene suscripción? Ingresar

Básico Promocional

$120/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $2250

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Suscribirme

Full Promocional

$160/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $3450

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Acceso a la versión PDF

Beneficios Club El Día

Suscribirme
Ir al Inicio
cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$120.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $2250.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla