Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
LA CIUDAD RESPIRA FUTBOL. EN SÓLO CINCO DÍAS LOS CLÁSICOS RIVALES ESTARÁN FRENTE A FRENTE

La semana más esperada

OPINION
Por EDUARDO TUCCI

Seguramente esta semana ya tiene reservado un lugar preponderante en la historia grande del encontronazo de todas las épocas. Y no es para menos. Es que en sólo cinco días Estudiantes y Gimnasia estarán 180 minutos frente a frente dirimiendo supremacías no sólo en el orden local sino también en el marco de una competencia internacional, algo que nunca antes había ocurrido.

Desde aquel 27 de agosto de 1916 cuando los dueños de la pasión lugareña se vieron por primera vez las caras a estos días han pasado infinidad de duelos que han dejado archivos repletos de datos con nombres propios y episodios memorables. Pero ahora la cosa presenta variables como el hecho de jugarse la permanencia en la Copa Sudamericana. Un desafío inédito y tan importante que ha modificado la rutina de los dos colosos de la Ciudad a punto tal de haber destinado todos los esfuerzos en “el” partido del martes en detrimento de la competencia local.

No es la primera vez que triperos y pincharratas se cruzan en competencias especiales. Ya en 1945 lo hicieron en el marco de la no muy difundida “Copa de Competencia Británica George VI”, un torneo oficial, no regular que puso en juego un trofeo donado por el embajador británico en Argentina en nombre del Reino Unido y que brindaba la posibilidad de clasificar para la Copa de la República. También confrontaron, más acá en el tiempo en el marco de la Copa Centenario de la AFA y, en forma amistosa, por diferentes certámenes de verano o Copas varias.

Siempre con la misma pasión, con el desafío de superar al adversario de todos los tiempos y con el impulso que marca el empuje de dos hinchadas que viven el duelo de una manera sumamente especial. ¿Y cual de los dos choques que se avecinan importa más?. Imposible determinarlo porque cuando albirrojos y albiazules están frente a frente en un rectángulo de juego lo que vale es ganar sin importar los puntos ni el trofeo en juego. Claro, que como apuntábamos antes, ambos adiestradores han dado muestras de priorizar la revancha de mañana guardando para ello a varias de sus espadas en los compromisos que afrontaron –con resultado negativo— en el ámbito local durante las últimas horas.

Ahora, cuando se acaba el tiempo de las palabras, saltarán a la cancha los protagonistas principales del partido más esperado. Van a estar todos, ninguno de los dos se aguardará nada para que tanto la experiencia del Chavo Desábato y del Bochi Licht como el desenfado de los más nuevitos le pongan todo el color a una semana distinta, sin antecedentes, explosiva.

Tanto les importa el desafío por lograr el máximo lauro lugareño que al Lobo no le importó quedar el viernes a merced del discreto Defensa y Justicia ni a los albirrojos les preocupó mostrar parches en su formación durante su excursión a Rafaela. La gente, paciente, se aguantó los chubascos y sólo contó las horas para el momento del sublime encontronazo.

Eso sí. Sería muy bueno que los dos levantaran la puntería para mejorar lo muy poco –casi nada--, que mostraron en el partido de ida en el Bosque cuando quedaron en deuda durante noventa minutos que rápidamente pasaron al olvido. Ahora, suponemos, la cosa será distinta con menos especulación, más atrevimiento y mayor vocación por el arco rival.

Basta de palabras: Estudiantes y Gimnasia estarán de aquí al sábado frente a frente por partida doble y con mucho en juego. ¿Qué más podemos pedir?.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...