Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Tecnología láser de avanzada

Cómo borrar las marcas del acné

Cuáles son los nuevos tratamientos que ofrece la medicina estética para eliminar las cicatrices del rostro y otras partes del cuerpo

fotos: Shutterstock

Si bien el acné suele aparecer en la adolescencia, a veces esta patología se extiende en el tiempo y se llega a la edad adulta con algunos granitos molestos.

Por definición, los granos son un un folículo de pelo y su glándula sebácea enfermos. Miden entre 2 y 3 milímetros de diámetro y tienen forma de comedones abiertos y cerrados –puntos negros y bultitos de grasa-, de pápulas -sin pus-, pústulas -con pus-, nódulos -durezas- o quistes -lesiones redondas con sustancias que pueden ser malolientes-.

La mayor producción de hormonas aumenta la cantidad de sebo y este se sobreinfecta secundariamente iniciando un proceso inflamatorio que desemboca en la formación de las lesiones llamadas de acné. Es por eso que se da en los adolescentes, ya que tienen una carga hormonal importante. Su intensidad varía de un joven a otro.

Pero por lo general, aparecen en torno a los doce o trece años de edad en las mujeres y hacia los catorce o quince en los varones. En esta etapa de crecimiento, debido a la formación de la personalidad, el acné puede conllevar, además, cierta pérdida de autoestima y algún grado de dificultad en las relaciones sociales.

Muchos chicos y chicas dejan atrás sus granos y espinillas cuando alcanzan la etapa inicial de la edad adulta; pero una parte de ellos, los arrastran a diario por la universidad o en su ámbito social, incluso por el mundo laboral, sin apenas vislumbrar un remedio definitivo.

Maquillaje, peinados con el pelo sobre el rostro y las más variadas artimañas para tratar de tapar los granitos es lo que hacen muchos jóvenes que sufren de este mal. Y lo peor es que en muchos casos, el acné deja marcas en la piel que no se van con el paso de los años.

Del acné juvenil a las cicatrices del adulto

“Las cicatrices se convierten en una especie de pesadilla de la que no despiertas. Los jóvenes se miran al espejo y recuerdan el impacto emocional que supuso el acné en su adolescencia. Por lo tanto, ellos y nosotros queremos eliminarlas de su cara. Los dermatólogos somos los manos amigas que vamos a borrar ese mal recuerdo“, aseguraron los especialistas de piel.

Estas marcas son pequeñas depresiones en la piel; hundimientos provocados bien por el acné que originó a su vez una gran inflamación o bien por el acné que fue tratado de forma inadecuada o con recetas caseras.

Lo último en tratamiento estético para este tipo de lesiones es una tecnología láser que no trabaja en toda la superficie de la piel, solo en una fracción, creando ‘cuadrículas’ de agresión. La luz penetra en la piel y afecta a un 20% de la superficie. Se crea una micro-herida sin alterar el tejido sano de alrededor.

“La piel robusta acude en su ayuda y regenera todo el tejido al activar los procesos de reparación propios del organismo. Este calentamiento desencadena la formación de nuevo colágeno y elastina. La piel se fortalece y mejora la textura“, informaron los dermatólogos.

El láser se aplica sobre toda la superficie de la cara, no solo donde están las cicatrices.

“Se logra así un rejuvenecimiento uniforme y total del rostro. El tratamiento es fácil y cómodo, a diferencia de láseres antiguos que obligaban a las pacientes a estar un par de semanas alejados de sus cometidos profesionales”, destacaron.

El paciente puede tener enrojecida sus mejillas unas tres horas, como si hubiera tomado el sol sin crema fotoprotectora. Quizá tenga un leve escozor en la zona tratada, que se alivia con una gasa empapada en suero fisiológico, y puede que necesite tomar algún analgésico si surge alguna molestia o dolor.

Pero no todas las personas necesitan el mismo número de curas y no todas las cicatrices tienen el mismo nivel de hundimiento en la piel. El láser no obra milagros.

Las cicatrices leves pueden tener una mejora mucho mejor que las profundas.

En cualquier caso, el acné, muchas veces inevitable, se puede minimizar e incluso prevenir. Para esto, los dermatólogos recomiendan ciertos hábitos.

Limpiar la cara al menos dos veces al día, sin frotar a la hora de secar.

No hay que abusar de alimentos y bebidas que contengan grasas, alcohol, los chocolates, los frutos secos, los quesos fuertes o los mariscos.

Se debe evitar el contacto del pelo con la piel de la cara. No se recomienda el flequillo.

Tampoco es lo mejor usar cualquier cosmético, incluidos los acondicionadores para el pelo que contengan aceites o grasas. Y en esta época del año hay que tener cuidado con las cremas solares grasosas.

Un dato importante que muchos no consideran es el estrés, que en muchos casos es una de las causas del acné. Por eso se recomienda dormir un mínimo de ocho horas, practicar deporte al aire libre y visitar al dermatólogo de forma periódica.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...