Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
CAUSA DE UNOS 30 MIL FALLECIMIENTOS AL AÑO EN EL PAÍS

Buscan que miles de estudiantes de la UNLP sepan evitar una muerte súbita

Medicina arrancó un ambicioso programa para que los futuros médicos, enfermeros, nutricionistas y obstétricas puedan tanto practicar como enseñar maniobras vitales

Buscan que miles de estudiantes de la UNLP sepan evitar una muerte súbita

Las capacitaciones se extenderán durante ochos semanas en la facultad de medicina de la UNLP / El DIA

Por NICOLÁS MALDONADO
nmaldonado@eldia.com

Cuando alguien sufre lo que se conoce como muerte súbita, un paro cardiorrespiratorio que afecta en forma imprevista a personas de mediana edad, sus chances de sobrevivir dependen casi por completo de dónde y con quién esté. Dado que sólo se disponen de unos minutos para actuar (menos de lo que generalmente demora una ambulancia), la diferencia entre la vida y la muerte pasa muchas veces por el hecho de que quienes se encuentran a su lado sepan qué hacer.

Frente a esta realidad que cada año se cobra unas 30 mil vidas en nuestro país, la Facultad de Medicina de la UNLP puso en marcha ayer un ambicioso programa de capacitación en soporte vital para que todos los estudiantes de los últimos años de sus carreras de grado no sólo tengan la destreza necesaria para realizar la maniobra de RCP (reanimación cardiopulmonar) sino que además se la puedan enseñar al resto de la comunidad.

La convocatoria está destinada en principio a los alumnos de 4º y 5º años de las carreras de Medicina, Enfermería, licenciatura en Obstetricia, licenciatura en Nutrición y Tecnicatura en Prácticas Cardiológicas, quienes podrán anotarse para realizar los talleres a través de un formulario en internet.

“Vamos a iniciar las capacitaciones el próximo martes 16 de octubre con un taller a la mañana de reanimación cardiopulmonar en adultos y otro por la tarde en pediatría. Está previsto realizar dieciséis encuentros durante las próximas ocho semanas y retomar en marzo del año que viene con un mayor número de sesiones de capacitación para todos los años de cursadas de todas las carreras”, cuenta Norberto Baumgartner, coordinador del programa de Soporte Vital.

UNA TÉCNICA SENCILLA

Gracias al conocimiento y experiencia ganados por la comunidad médica, las técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) se han reducido a maniobras cada vez más simples y sencillas. Tanto es así que “con cien compresiones por minuto hoy cualquiera puede rescatar a una persona de la muerte súbita con las propias manos”, aseguran desde la Federación Argentina de Cardiología (FAC).

La técnica correcta consiste simplemente en juntar ambas manos, una sobre la otra, sobre el esternón (el hueso flexible del pecho donde se unen las costillas) con el paciente acostado boca arriba y realizar una serie de compresiones firmes a razón de 100/120 por minuto. El entrenamiento de quien lo hace evita cualquier posibilidad de lesión, pero lo cierto es que ese riesgo es absolutamente menor al lado de la posibilidad de salvar la vida de esa persona que, de no recibir ayuda inmediata, fallecerá en breves minutos. Las compresiones deben repetirse hasta tanto el paciente se reanime, o hasta que llegue una ambulancia con desfibrilador y personal más entrenado.

Ante la sospecha de que una persona acaba de sufrir un paro cardiorrespiratorio se debe evaluar ante todo la seguridad de la escena: Lo primero que hay que ver es que no se trate de un tiroteo, de un incendio, que no haya agua en el piso y que no haya un cable de electricidad suelto alrededor, para no sumar una víctima más.

Una vez comprobada la seguridad de la escena se deben comprimir fuertemente los hombros de la persona caída y preguntarle con voz fuerte cerca del oído si está escuchando lo que se le dice o no. Luego hay que observar atentamente si responde de algún modo y si mueve el pecho en señal de que respira. Si nada de esto sucede, probablemente se trate de un paro cardiorrespiratorio y hay que apurarse a actuar.

Lo primero es llamar inmediatamente al número de Emergencias de Salud (107) e informar que hay una víctima que no responde y no respira. Recién entonces se inician los movimientos de reanimación cardiopulmonar.

 

Cómo inscribirse
La inscripción al Programa de Soporte Vital -que se dictará los martes y jueves de 9 a 15 horas en el Hospital Universitario Integrado- se realiza a través de un formulario disponible en el sitio de la Facultad de Medicina de la UNLP www.med.unlp.edu.ar.

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...