Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Hollywood en llamas

Ni la Mujer Maravilla se salvó de la ola de abusos

Lynda Carter, que encarnó a la heroína en los ‘70, reveló que fue acosada en el set de filmación

Ni la Mujer Maravilla se salvó de la ola de abusos

Los sets de Hollywood fueron durante décadas un lugar peligroso para las mujeres, llenos de predadores sexuales dispuestos a utilizar su poder en la industria para perpretrar abusos y silenciar víctimas, una tendencia que comenzó a subvertirse el año pasado gracias a las cientas de voces que se levantaron contra famosas estrellas de la farándula internacional y pusieron la lupa en la problemática.

Pero antes de estos días de cambio (lento, pero seguro), ni la Mujer Maravilla se salvaba: Lynda Carter, que interpretó a los personajes en los ‘70, fue víctima de abuso sexual a pesar incluso de que su personaje representó durante años el único haz de luz en una industria repleta de protagonistas masculinos y mujeres-objeto.

Carter rompió el silencio ayer: a sus 66 años, la actriz relató en una entrevista que la persona que abusó de ella está siendo procesada por otras denuncias y que no lo demandará porque “no tiene sentido ni es necesario revivir todo aquello”.

“Sea cual sea la pena a ese hombre, no es suficiente. No sólo me violó a mí, abuso de un montón de mujeres”, explicó.

Luego, dio detalles de cómo la acosaba durante las grabaciones de la serie: “Hacía agujeros en mi camarín para ver cómo me cambiaba. Al hombre lo encontraron y lo echaron”.

Y agregó: “Nunca lo denuncié, porque sinceramente: ¿a quién le iba a contar lo que estaba pasando? Sólo a mis amigas, solo a las mujeres”.

La actriz se lamentó de que una de las razones para guardar silencio fuera “el miedo a perder el trabajo” ya que “sabías que nadie te iba a creer y, además, ibas a perder tu puesto. Te metían en una lista negra”.

“Claro que había rumores que te avisaban de que tuvieras cuidado con éste o aquel director de casting, así te protegías, en base de rumores”, contó la superheroína en la pantalla. Y agregó que “sólo soy una cara más en la multitud de víctimas. No me gusta hablar de ello porque terminaría siendo mi historia, no la de decenas de mujeres. No es la historia de Lynda Carter, es la historia de un cerdo machista”.

La denuncia es un cimbronazo teniendo en cuenta que durante décadas la Mujer Maravilla fue el único ícono de empoderamiento femenino en la pantalla chica: que ella también haya sido víctima resulta particularmente revelador de hasta qué punto la industria está colmada de abusadores que han naturalizado su impunidad.

El personaje de Carter fue el único programa de una superheroína protagonista durante décadas, y la Mujer Maravilla terminó siendo la primera gran cinta protagonizada por una superheroína, una película que la legendaria actriz defendió, justamente, por lo que significaba para las mujeres.

Incluso fue muy crítica con el director James Cameron, que dijo que ya habían muchas mujeres fuertes en el cine y que la Mujer Maravilla de Gal Gadot no era rupturista, sino que seguía convirtiendo en objeto a la mujer en el cine. “Para James Cameron. Deja de menospreciar a Wonder Woman. Pobre alma perdida. Quizá es que no entiendes al personaje. Yo sí lo hago. Como todas las mujeres, somos más que la suma de nuestras partes. Tus agresivos golpes hacia una brillante directora como Patty Jenkins no son recomendables. Esta película dio en el clavo”, disparó Carter entonces.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...