Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
DARÍO ORTIZ NO DUDA: “EN ESOS AÑOS PUSIMOS AL CLUB EN UN NIVEL ALTO, DEMOSTRANDO QUE SE PUEDE”

“Quiero la identidad y la personalidad que teníamos en los `90”

El DT, de visita en la redacción, habló de lo que pretende del equipo, del Club, del dolor de decirle a alguien que no seguirá y también de la salida de Troglio

Darío Ortiz en nuestra redacción, en una charla a fondo que no dejó tema sin repasar / César Santoro

Por WALTER EPÍSCOPO

wepiscopo@eldia.com

La locura de la competencia oficial ya quedó atrás. Las prácticas, las concentraciones, los partidos. Mirar los Promedios. Estudiar al rival. Pero Darío Hernán Ortiz no para. “No fui a ver a mi hijo a Ecuador porque tengo reuniones todos los días. No me voy de vacaciones, no puedo”, dice con tranquilidad, mientras despunta el vicio jugando algún partido con el Súper Senior +45 Tripero con el que salió bi-campeón el año pasado siendo su capitán. “Ahora soy rubio y de ojos celestes”, dice sonriendo con su acento mendocino marcado, “el teléfono suena todo el día, pero yo sigo siendo igual. Hago las compras, cocino. Afuera de casa soy el Indio, adentro no”, agrega con una risa más fuerte y cuenta de su gran familia con hijos y nietos.

La charla es natural, casi sin pensar que hay un grabador.

- ¿No tenías dudas o miedo cuando asumiste, no pensaste en lo que pasó en 2011?

- No. A esta edad no tengo dudas, nunca fui un tipo de dudas, siempre con valores y convicciones. Ni cuando me tocó la otra vez que fue algo doloroso tenía dudas, siempre he sido un tipo valiente.

- Podrías haber dicho que no.

- La vida también te enseña. Te golpea. De las derrotas o los momentos muy difíciles uno saca cosas más importantes que de los triunfos o las victorias. Confiaba también en los chicos, en el plantel que tenía. Este no es un plantel como muchos creen mediocre, no somos menos que nadie. De eso estoy convencido, que este plantel que luchó en la Copa, que se quedó en Primera y pudo sumar muchos puntos, no es menos de aquellos equipos que terminaron quintos, sextos ó séptimos.

- ¿Qué diferencia hay de aquel Ortiz que dirigió el 2011 a este?

- La experiencia. Luego dirigí tres equipos de la B Nacional. En San Luis me fue muy bien con el Flaco Morant, donde fue la primera vez que pudimos armar el equipo a gusto nuestro. Fuimos los mejores del torneo, ascendimos a la B Nacional, fuimos el equipo más goleador y con menos goles en contra. Jugábamos 3-4-1-2.

- ¿Ese es el sistema que más te gusta?

- Me gusta mucho ese sistema y hemos jugado varios partidos así. Necesitás volantes importantes, los de adentro y los dos de afuera, tienen que tener ritmo, ser inteligentes. Y los zagueros tienen que ser tipos que puedan resolver un uno contra uno. Más o menos es lo que hicimos en el segundo tiempo con Argentinos donde Piovi, Coronel y Guiffrey quedaron mano a mano.

- Jugaste en el Club, dirigís, tus hijos jugaron al fútbol, tu hija al hockey, vivís en el Ciudad. Estás demasiado involucrado.

- Sí, toda la familia está involucrada. A mí no me gusta mucho el jugador que no vive en la Ciudad, porque no recibe el día a día. Los tiempos han cambiado, antes la mayoría estábamos acá. Estar en la Ciudad es otra cosa a estar en Buenos Aires y sentir lo que se respira acá que se vive de otra forma.

- Cuando ganás está todo bien, pero si perdés, duele más.

- Por supuesto, pero es como todo, si ganás sos un fenómeno y si perdés sos un desastre. Y te tenés que acostumbrar que es así. Por eso no escucho radio, no leo nada y le prohibo al cuerpo técnico que me digan este opinó tal cosa de vos o este dijo tal cosa, porque entramos en un juego que no sirve. El periodista tiene todo el derecho a criticar, no me enojo, no soy de enojarme ni pongo excusas. No perdimos mucho, pero las pocas veces que perdimos me hice responsable yo que es lo que corresponde. Y no por falsa modestia, lo siento así. Hago las cosas que siento. Lo que pienso lo siento, y lo que siento te lo digo ahí nomás, no tengo mucha vuelta.

- ¿El clásico fue la manchita de esta etapa?

- Por que es el clásico, si hubiera sido otro partido no pasaba nada. Lo que me ha llamado la atención de esta gestión que llevo, es que muchos creen que entré por la ventana y la verdad es que yo no forcé nada. Si de algo estoy tranquilo, es que no forcé nada, las cosas se dan porque en el fútbol argentino te sostienen los resultados y te vas por los malos resultados. Muchos creen que he forzado cosas pero no es así, duermo muy tranquilo y el que me conoce sabe como soy, saben los valores que tengo. No soy un tipo de agachadas y de cosas bajas. Siempre pienso en Gimnasia. He tenido diferencias con gente y las cosas se las digo, porque sino dañaría a la Institución. Cada vez que vine lo hice en silencio y me fui en silencio porque primero está Gimnasia, eso lo tengo clarísimo. Y mirá que me fuí muy mal en un momento y podría haber dicho cosas, pero no le hubiera hecho bien al Club.

- ¿Lo que dicen que entraste por la ventana es por la salida de Troglio?

- Sí. Yo te digo que todos deseamos que le fuera bien, yo estaba dentro del club y nunca deseo que al que está dentro del Club le vaya mal. Es más, lucho para que todo el Club esté detrás del técnico de Primera y que le vaya bien, porque así el Club funciona. Cuando estuve en inferiores necesitaba que le vaya bien al técnico de Primera porque así yo le podía pedir pelotas a los dirigentes, mejores canchas... Eso lo tengo clarísimo y siempre que estuve en inferiores tuve muy buena relación con los entrenadores de Primera. Siempre trabajé para Gimnasia, no soy amigo de los dirigentes, solo trabajo para el Club y eso es lo que me pone felíz.

- Se habló mucho de su salida y tu llegada. ¿Cómo estás con él?

- Bien. Teníamos una relación muy profesional, yo no lo conocía a Pedro, no compartí vestuario ni nada. Pero creo que hay gente mala, hasta adentro del Club, que dice cosas como por ejemplo porqué no fuiste a despedir a Pedro. ¿Y yo porqué tengo que ir a despedir a Pedro? ¿Qué sentido tienen esas cosas? No entiendo, si no tenía una relación más allá de lo profesional, qué le voy a decir en ese momento... Esa falsa moral no la entiendo.

“La cabeza es fundamental”

- Empatan con Aldosivi y empieza una remontada. ¿Cómo se da ese cambio?

- Empatamos dos partidos, con Aldosivi y con San Lorenzo después. San Lorenzo nos empató en el último minuto, y el tercer partido que jugamos de visitante les dije a los jugadores, tuvimos un partido a cinco minutos de ganarlo con Aldosivi, el otro a 20 segundos con San Lorenzo, éste es el partido que tenemos que ganar de visitante y después ganamos los otros dos que siguieron. Fijate que no perdimos de visitante. Era una cuestión mental, no es que uno hace magia. Le ha pasado a un montón de entrenadores, en el fútbol la cabeza es fundamental. Por eso lucho para que se sientan ganadores, y si algo destaco de mi época de jugador es que nosotros éramos unos talibanes de la cabeza, íbamos a cualquier cancha a ganar. Entrábamos los once así. Y no me gusta la frase esa de, “es lo que tenemos”. Vos me decís eso y es como que me dieras una piña en la panza. Al Bochi (Licht) y a Ayala cuando asumí les dije que tenían jerarquía, pero hay que trabajarla todos los días. Hace dos meses decían que había que echarlos a todos y hoy dicen que se queden todos.

- Con Silva pasó lo mismo.

- Sí, hace un par de partidos atrás querían que se vaya, y ahora gritan “uruguayo, uruguayo”. Eso habla bien de mi cuerpo técnico, no de mí, porque tratamos de contener y dar todas las herramientas para que el jugador en lo único que piense es en jugar y en entrenar bien.

- No son días fáciles, se define quiénes siguen y quiénes no.

- Fue un día muy difícil el que pasé el lunes pasado, porque le tuve que decir a un tipo que cuatro días antes se estaba matando por mí, que no iban a seguir o cuál era la situación. Pero le prometí eso a ellos y yo cumplo con lo que le prometo a los jugadores. Les prometí que en la cara les iba a decir con quien iba a contar y con quien no.

- El primero que hablo fue Oreja y resaltó eso, que fuiste de frente, se dieron un abrazo y listo.

- Seguro. Facu es un tipo espectacular, un señor, y se que va a volver a Gimnasia en algún lugar. Tiene que estar porque es un tipo muy noble, siempre piensa en el Club. Fue muy difícil para mí, pero son decisiones que uno tiene que tomar y le dije no me escudo detrás de los dirigentes. No. Esta es una decisión mía ¿clarito?. El que se quede, tiene que entender que tenemos que ir a pelear nuestro torneo y pensar todos en eso.

- No hay margen de error.

- No. Y no solo que no hay margen de error sino que desde el primer día, tienen que sumar. ¿Pero sabés lo que me gustó del plantel? Es que organizaron esa reunión el lunes, no la organicé yo, y me invitaron. Fue un asado donde pudimos hablar y querían despedirse. Habíamos quedado dolidos porque nosotros pensábamos llegar hasta el final. El fútbol tiene esas cosas.

- Es la parte más fea del entrenador, tener que decirle a un jugador que no va a seguir ¿no?

- Seguro. Lo he vivido en inferiores con chicos que se te largaban a llorar cuando les decías que iban a quedar libres. Es muy bravo, es lo peor que te pasa en la profesión, la parte más fea, y más porque uno también se puede llegar a equivocar. Le dije también a Facundo, ojalá que donde vayas seas el mejor y si nos toca enfrentarnos, me mates. Siempre digo que en esta profesión el jugador es lo más noble que hay. Conocí jugadores muy nobles, uno es el Oso Agüero, de una nobleza tremenda y Facundo lo mismo. Son jugadores que tienen una mirada diferente, el Club, el equipo y los compañeros, están por encima de cualquier ego.

- Estás armando el equipo a tu imagen y semejanza. ¿A cuál se parecería si elegís un partido?

- El que más me gustó fue con Defensa y Justicia, los dos partidos, en el Bosque y en Florencio Varela. Quedó demostrado que se puede jugar igual tanto de visitante como de local. Tenemos que ir por más siempre, tenemos que tener una identidad. Siempre lucho porque sea un equipo sólido, que la estructura sea muy sólida y que puede haber cambios, porque pregono siempre el día a día y juega el que está mejor.

- Querés obreros en tu equipo.

- Exacto. Yo digo que hay jugadores obedientes e inteligentes, si vos tenés mitad y mitad, tenés un equipazo. Voy en busca de ese equilibrio, después tendremos que definir de qué forma jugar porque nosotros variamos mucho, incluso dentro del mismo partido. El tema también es convencer al jugador y que ellos vean los resultados y que lo que pregonás ellos lo desarrollan. Eso te hace feliz.

- Entendés lo que quiere el hincha de Gimnasia...

- (Interrumpe) Sí olvidate, se lo que quiere el hincha, eso lo tengo clarísimo. El mayor halago que me ha dicho la gente en la calle, es que se sienten identificados y eso es lo mejor que le pueden decir a un entrenador. Que ven que hay una identidad. Eso es muy bueno.

- Tuviste varias funciones dentro del Club y sabés que hubo buenos momentos y de los otros.

- Sí, he pasado por los momentos más duros y también por los más hermosos como fueron los años ´90, que fueron espectaculares. Porqué no solo llenábamos todas las canchas, sino que peleábamos arriba, acostumbramos a una generación a pelear arriba. Y si algo dejó esa generación de los años ´90, que ganó la Copa Centenario en el ´94, que peleó los torneos en el ´95 y ´96, es que pusimos al Club en un nivel alto, demostrando que Gimnasia siempre puede, y puede más. Yo creo en el trabajo, en el sentido común, en el orden, en la coherencia, todas mis decisiones están basadas en eso. En que es beneficioso para la Institución.

- Se dice que los jugadores se van mal. ¿Por qué?

- Estoy tratando de cambiar eso. Me encantó que vuelva Lucas Lobos y ojalá que algún día vuelva Chirola. Es el Club de todos, no es mío, por eso los invito siempre a todos. El otro día estuve hablando con Andrés (Yllana) y le dije que venga, lo mismo que con el Flaco (Morant). Soy cero inseguridad. Invito a todos eh... La otra vez fue Pighín a llevar al hijo para probar y le dije, “ésta es tu casa”. Trato que vengan porque nos hace bien a la gente de Gimnasia. No soy inseguro, pueden venir todos, no tengo ningún problema y no lo hago desde la falsa modestia lo hago de corazón.

“Hago mi vida normal, voy al mismo supermercado de siempre, igual no me gusta mucho la exposición, pero sigo haciendo las compras. Lo único que cambió es que ahora me saco doscientas fotos”

 

- Gimnasia debe apostar a su semillero, pero las urgencias mandan y se vende.

- Y sí, por nuestros apuros siempre económicos tenemos que dejar ir jugadores. Todos los jugadores que se fueron de acá salieron campeones en sus equipos o la rompieron. Meza en Independiente y ahora en México, Nacho Fernández, Milton Casco que ahora va a la Copa América, Mussis, Monetti, Magallán, Alan Ruiz, De Blasis, el Pata Castro, Rinaudo, Aued.... Tenés un equipo y medio entero y que hoy tienen casi todos la misma edad. Ojalá el Club no tuviera esas urgencias económicas, que le pasa a todos los clubes, y pudiera sostener una camada. Sería fabuloso. Gimnasia tiene que hacer una apuesta fuerte.

- ¿Cómo ves al Club hoy?

- Muy bien a nivel instalaciones. Hoy tenés una cancha de sintético, el Campus, ya sembramos las canchas 3 y 4, la 2 ya la habíamos sembrado. Estancia es el mejor lugar que hay para hacer la pretemporada. El Campus es espectacular. Gimnasia tiene un predio de primer nivel.

- ¿Creés que había gente que dudaba de lo que era Ortiz como técnico, si sabías o no?

- Sí, siempre los hay, y con los interinatos pasa eso. Dicen, no lo dejan porque no le da. Pero por ahí no saben que he estado en otros lugares. Yo trato que el equipo tenga una identidad, que se sepa a qué se juega.

- ¿Sentís que el hincha sabe a qué juega Gimnasia?

- Es lo que quiero lograr. Por momentos sí. El segundo tiempo contra Defensa y Justicia, podían jugar una hora más que no nos iban a hacer un gol. Eso por que se había trabajado, se había estudiado al rival y había convencimiento.

- Andás siempre con la Biblia, decís que es tu cable a tierra. ¿No te enojaste con Dios por todo lo que te pasó en un momento?

- (Mueve la cabeza de un lado a otro) No, estás loco. Obviamente que fue muy duro todo. La muerte de mi Padre, la muerte de mi hermana al mes y medio de habernos ido al descenso. Ella venía de una enfermedad larguísima y eso fue muy duro, y en ese momento me quedé sin trabajo. Es la vida, ahora disfruto este momento y se lo agradezco a Dios. Sé esperar los momentos y éste era el mío.

- ¿Y ahora que esperás?

- Que Gimnasia crezca. Como Institución, como equipo. Soy una persona que edifica, que construye paredes y pone ladrillos, que no derriba paredes, siempre trato de construir desde el lugar que esté. Siempre pensé en dejar algo y construir. Jamás voy a dañar a la Institución, y lo que estoy tratando es de dar una identidad. Quiero que Gimnasia vuelva a la identidad y la personalidad que teníamos en los ´90.

- No exigís al jugador que se corte el pelo.

- No, a mí no me decía nada Carlos (Griguol). A los chicos trato de aconsejarlos para que se capaciten. Que sepan declarar cuando van a las conferencias, siempre el Club por delante.

- Vos pesás a los jugadores también. ¿Por qué?

- Sí, lo hago. Alguna vez alguien me dijo, los jugadores son todos buenos, pero controlados son mejores. Creo que hay que estar encima del jugador y darle todas las herramientas y que solamente piensen en jugar.

- ¿Qué es Gimnasia?

- Está mi familia y está Gimnasia, porque tengo mucha relación con el Club, siempre la he tenido, incluso estando afuera y dirigiendo en otro lado siempre me fijaba como le iba a Gimnasia. Siento que tengo una relación de familia, porque Gimnasia es una familia y soy un agradecido. No me gustan las personas ingratas o con falta de memoria. Yo sí tengo memoria con Gimnasia y se que le di todo también, jugando alguna vez lesionado algún partido donde hasta me pude haber roto los cruzados en el año ´95. Pero jugué igual y di todo lo que estaba a mi alcance, como trato también de hacerlo ahora.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...