Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

En medio de la tensión, el acusado de abusos en el jardín platense sigue libre y avanzan los reconocimientos médicos

La fiscal Di Lorenzo continúa con la recolección de elementos probatorios para determinar la situación del portero sospechado de delitos sexuales en el establecimiento de Villa Elvira. Hoy la madre dio más detalles de la denuncia

El caso por presunto abuso a un nene de 5 años de edad en el jardín de infantes de Villa Elvira avanzaba en la justicia platense con la recolección y evaluación de distintos elementos como reconocimientos médicos, denuncias y declaraciones testimoniales que serán determinantes para definir la situación del acusado, un hombre de 40 años que se desempeña como portero, informaron altas fuentes judiciales ligadas a la investigación.

Los informantes aseguraron a este medio que el sospechoso, investigado bajo la carátula de "abuso simple" por la UFI Nº 17, a cargo de la fiscal María Eugenia Di Lorenzo, no está detenido ni demorado. "Está identificado, se está instruyendo, haciendo los reconocimientos médicos y legales y evaluando todas las pruebas. Se está trabajando. Para la fiscal por el momento no está la causa para tomar una medida concreta", se indicó.

En este sentido, el caso salido a la luz tras la denuncia de la mamá del chiquito, Malena González (21), realizada ayer a las 3 de la mañana en el gabinete de delitos sexuales de la DDI La Plata, era investigado a la par de otros planteos posteriores presentados por otros padres que envían a sus hijos a ese jardín situado en 5 y 73. Las fuentes informaron que por los reconocimientos médicos realizados hasta el momento “no arrojaron lesiones”, que se aguardan completar otras evaluaciones y que se pondrán sobre la mesa todas las medidas para definir la situación del implicado.

Por su parte, el abogado de la familia denunciante, Juan Benítez, explicó a este medio que "la fiscal está esperando que le traigan todos estos elementos, denuncias, testimoniales, revisaciones médicas, para pedir formalmente la detención".

"Formalmente la fiscal me dijo que cuando tenga todos los elementos, solicitará la detención a la jueza de garantías Marcela Garmendia. Todavía no tiene los resultados, de hecho todavía están asignando turnos", agregó.

"Acá hay un patrón común que todos los nenes relataron que este hombre que fue identificado como Gustavo, se hace pasar por Julio, y que los chicos manifestaron hacerse pis y caca a raíz de esto", remarcó.

"Esto es un jardín, que es la guarda de los menores, es un caso agravado", dijo sobre el caso caratulado como "abuso simple" y que no se descarta que pueda cambiarse a "abuso agravado".

En cuanto al establecimiento educativo, Benítez manifestó que "colaboración no tuvimos, sólo sabemos que hoy la directora convocó a los padres para que vengan a hablar".

"Seguimos esperando que la fiscal Di Lorenzo reúna los elementos de convicción para dictar la detención del acusado. Hay que tener en cuenta que se siguen asignando turnos, que la denuncia se realizó ayer", añadió.

Manoseos, amenazas y el juego del zombi

"Lo tocaba y lo amenazaba con que lo iba a matar", expresó hoy Malena González (21) al dar más detalles de la denuncia que radicó contra un portero (40) del jardín de infantes 902 de Villa Elvira, a quien ayer acusó formalmente de abusar sexualmente de su hijo de 5 años. Mientras tanto, hoy la institución permanecía cerrada en un contexto de tensa calma, tras los incidentes de ayer entre vecinos y familiares indignados y la policía.

Al ser consultada por este medio, Malena sostuvo sobre la modalidad del presunto abusador que "interceptaba a mi nene cuando salía de la salita para ir al baño". "Lo tocó y lo amenazó con que lo iba a lastimar o que lo iba a matar si decía algo. El iba al baño, le bajaba los pantalones y los amenazaba", detalló.

Al mismo tiempo aseguro que esta situación ocurrió con otros niños. "Hay una nena que entró al baño y encontró a otra nena a la que (el sospechoso) le estaba tocando la boca y decía que la iba a matar si contaba algo".

La mujer dijo también, luego de hablar del caso con madres y padres de otros nenes que concurren a la institución, que "hay al menos otros siete nenes que estuvieron en la misma situación que mi hijo, a los que le pasó lo mismo, y varios más que vieron estas cosas".

Más allá de que los estudios médicos que le practicaron al médico no arrojaron lesiones físicas, Malena afirmó que "mi nene deberá comenzar un tratamiento psicológico. Está en el informe de la médica".

La denuncia por presunto abuso sexual fue radicada ayer en el gabinete de delitos sexuales de la DDI La Plata, donde Malena se presentó junto a su padre. Posteriormente llevó el planteo al jardín, junto a su madre y su abogado, donde fue recibida por la directora y la vice. Sobre esta última dijo que "cuando le contamos se empezó a reír, entonces mi mamá le dijo 'no te podés reír ante una situación así".

Malena afirma que el presunto abusador actuó bajo complicidad de una empleada auxiliar que "tenía conocimiento de lo que le hacía a los nenes". Además, responsabilizó a las autoridades y a la maestra de la salita verde a la que acude su hijo. "Ayer pedí hablar con la señorita, pero no me dejaron, la vi desde afuera porque no nos dejaron acceder a ella. Luego vino la policía. Ella también es responsable porque no cuidó a mi nene", recordó.

Jimena, mamá de otro chiquito de la misma salida, acompañó hoy a Malena y dijo también que su nene le contó sobre el "juego del sombie", el ardid que el acusado habría usado para abusar de los chiquitos.

"En realidad yo a mi nene lo venia notando extraño hace tiempo. Ayer lo retiré a las 16 y le empecé a contar si había pasado algo en el jardín. Me dice que no. Al rato le pregunto y me dijo otra vez que no. Le di un alfajor y un caramelo y entonces me empezó a contar que 'Julio me dijo que no diga nada'"

"'Hacían el juego del zombi', me dijo. 'A mí no, porque a mi no me podía agarrar', me contó porque el corría rápido".

Tensa calma tras denuncia e incidentes

Luego de los incidentes entre vecinos y la policía, ayer a la tarde, en los que resultaron dañados vehículos y terminaron destrozados varios vidrios de la institución, hoy el jardín permanecía cerrado y no se sabía con exactitud si mañana los nenes podrán regresar a las aulas, según explicó a este medio la jefa distrital de Educación, Amalia Méndez, en medio de la conmoción que desató la denuncia por abuso al chiquito de 5 años.

Mientras la tensa calma rondaba en torno a este establecimiento de educación inicial, la funcionaria reiteró hoy que una de las primeras medidas adoptadas desde la cartera educativa fue la separación momentánea del sospechoso hasta que la Justicia decida sobre su situación, y que se dispuso de un equipo de psicólogos que ayer e incluso hoy se encontraban en el jardín para hablar y asistir a padres y quienes necesitaban realizar consultas en torno a este caso.

"Se trabaja con equipos de psicólogos distritales, recibiendo y acompañando a las familias", subrayó Méndez.

A su vez, remarcó que por estas horas se apuraban las reparaciones por los daños producidos ayer en el establecimiento en medio de los incidentes entre vecinos indignados por la denuncia de abuso y efectivos policiales. "Todavía no podemos afirmar si va a haber clases mañanas, se están llevando a cabo todas las reparaciones", dijo Méndez.

También aseguró que la directora del jardín prestó declaraciones judiciales en el día de ayer y que en torno a la investigación la cartera educativa colaborará con los testimonios y todo lo que requiera la Justicia. Como se sabe, Malena, mamá del menor, también responsabilizó al jardín por no prestarle atención a su hijo cada vez que este solicitaba ir al baño.

Mientras tanto, este jueves el jardín permanecía cerrado a los alumnos y rondaba en torno a las instalaciones una tensa calma luego de los desmanes que tuvieron lugar en la tarde de ayer.

Como informó EL DIA, la denuncia que hizo la madre tuvo en pocas horas un efecto dominó cuyas consecuencias, todavía, son incalculables: por lo pronto, un auxiliar docente fue apartado preventivamente de su cargo e identificado en una causa por “abuso sexual simple”, al menos cuatro padres más amenazaron con recurrir a la Justicia con la misma sospecha que empujó a la denunciante primaria y hubo serios incidentes en la puerta de la institución educativa, que hoy permanecerá cerrada mientras la Dirección General de Cultura y Educación avanza con la investigación, confirmaron fuentes oficiales.

“Mi hijo empezó a tener comportamientos extraños a fines del año pasado”, comentó Malena (21) en la puerta del Jardín 902 Martín Miguel de Güemes, que funciona en 5 y 73, aunque resaltó que en las últimas semanas comenzó a “hacerse caca encima, portarse mal y ponerse las zapatillas al revés”. 

Esta alteración tan repentina como radical en la conducta del pequeño impulsó a su madre a preguntarle varias veces sobre algunas rutinas, hasta que “un día nos contó que el portero del jardín, que se llama Gustavo pero con los chicos se identificaba como Julio, les hacía bajar los calzoncillos en el baño y les tocaba sus partes íntimas”, reveló.

Resuelta a llevar el caso a la Justicia, la chica se dirigió de inmediato -a las 3 de la mañana de ayer- al gabinete de Delitos Sexuales, según confirmó a este diario el abogado que la representa, Juan Benítez.

El niño concurre a la salita verde del 902 y, hasta anoche, su caso era el único denunciado formalmente, confirmaron fuentes distintas, aunque el abogado refirió tener conocimiento de que habría al menos otros tres padres dispuestos a formular exposiciones parecidas.

Malena y Benítez dijeron que los presuntos abusos habrían ocurrido en el contexto de un juego que los chicos llaman “zombie” y consistiría, básicamente, en “tocar a los que no querían participar”.

Por algunos detalles que contaron, el niño habría sufrido abusos agravados, aunque, en esta etapa preliminar, el caso está caratulado como abuso simple ya que “el niño no presenta lesiones”. La madre responsabiliza también a otras “personas del Jardín”, incluida la docente de la sala, ya que “nadie lo acompañaba al baño cada vez que pedía de ir para tomar agua”. 

Fuentes judiciales refirieron que en una declaración posterior la mujer también mencionó a un familiar, por lo que habría “una contradicción”.

La investigación recién comienza. Preventivamente, el portero fue apartado del cargo.

Fuentes judiciales aclararon que “hay una declaración y no se detectaron lesiones en el niño”

El acusado, que tiene alrededor de 40 años y -según Benítez- trabajaría en ese jardín desde 2018 se enteró de las acusaciones ayer al mediodía, cuando ellos se presentaron en la escuela con la copia de la denuncia para pedir su información personal y que se lo apartara del cargo. 

La noticia corrió entre otros padres y familiares de alumnos con la rapidez con la que viaja un mensaje en un grupo de WhatsApp. “Apenas nos enteramos de esta situación vinimos a pedir explicaciones”, indicó Gladys (56), abuela de otro chico, molesta porque “no nos recibió nadie, mientras mantenían al portero escondido en la cocina”, dijo. 

Y agregó: “Eso sí, se encargaron de llamar a la Policía y en un ratito ya había acá ocho patrulleros, como si fuéramos delincuentes”.

Al lugar concurrieron además tres inspectores de la cartera educativa que se encargaron de entrevistar al personal y confirmar el apartamiento preventivo del auxiliar docente. También resolvieron suspender hoy las clases y es probable que mañana se mantenga esta situación antes del receso invernal que arranca el lunes, “por la situación de violencia” que se vivió en la puerta del jardín desde las 17 y hasta después de que cayó el sol.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla