Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Rompió el silencio el hombre que peleó contra un puma: "Nunca tuve miedo"

Se trata de Vicente Navarrete, que peleó contra el animal para salvar a su perro

Vicente Navarrete fue noticia en las últimas horas porque mató a puñaladas a un puma de 100 kilos y 2 metros de largo. Lo hizo para defender a su perro. El hombre de 64 años fue encontrado en el lugar de los hechos 12 horas después, con heridas y quebraduras, por la Policía de Río Negro y Bomberos Voluntarios de Valcheta.

Todo comenzó el domingo pasado, cerca de las 15, cuando Navarreta y su esposa, acompañados de uno de sus perros, recorrían la zona de Nahuel Niyeu, a unos 300 kilómetros de Viedma. La pareja iba en caballo y buscaban sus vacas, que estaban pastando cerca del rancho. Pero entonces el perro salió corriendo atrás de una presa.

“El perro arrancó a los saltos, estaba nervioso y yo lo seguí. Me di cuenta enseguida de que podía ser un puma por lo que hacía el perro y por el aire. Yo he matado pumas, he matado 15 o 20 pumas, pero siempre con más perros y con armas”, contó.

Y siguió: “Andaba con un solo perro porque mi caballo era arisco, nervioso. Venía de una operación de vesícula y había estado como dos meses sin montar y entonces el caballo se puso arisco, se desacostumbró. Y andaba sin armas, con mi cuchillo no más”.

Luego, comenzó la pelea con el puma. “Pesaba más de 80 kilos, nunca vi algo así, y gritaba. Yo sabía que lo iba a matar a mi perro. Le tiré algunas cuchilladas primero, tratando de sacarlo y ahí se fue y lo seguimos”.

Después, el hombre recurrió a sus boleadoras de acero hasta que le pudo atizar un fuerte golpe al felino. “Yo me acerqué porque no se movía y ahí me saltó. Nunca tuve miedo, nunca. Cuando estaba agarrado con el puma y me tiraba zarpazos lo único que pensaba era: es él o yo, es él o yo”.

Y cerró: “Al final caímos los dos por el cañadón y el puma me seguía mordiendo, me quebró, me dejó heridas, perdí no sé cuántos litros de sangre, y yo le seguía dando con el cuchillo, pero cuando llegamos el puma se quedó. '¡¿Te moriste?!".
 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla