Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
TRAS LA DEVALUACIÓN

Construir desde el pozo cuesta un 20% menos en dólares en nuestra región

Con el salto de esa divisa se pueden comprar más materiales y pagar la mano de obra con menos billetes “verdes” que antes

La devaluación del peso significó en muchos sectores de la economía barajar y dar de nuevo. Subas de precios, reacomodamientos y una oferta expectante a lo que puede suceder con el tipo de cambio en estos meses con procesos electorales aún por definirse. Se sabe, el dólar saltó de $45 a $58 tras conocerse que Alberto Fernández le había ganado en las PASO a Mauricio Macri y, por ahora, se estabilizó cerca del último valor.

El sector inmobiliario es uno de los más dolarizados de la economía argentina y por tener proyectos que son de largo plazo necesita anclar valores en moneda extranjera para tener previsibilidad y esquivar los vaivenes del mercado cambiario. Así, los constructores platenses afirman que la devaluación generó que los desarrollos llamados “desde el pozo” cuesten hoy, en promedio, un 20 por ciento menos que antes de la disparada del billete verde.

La construcción es un verdadero refugio de valor para pequeños y medianos ahorristas. Los propietarios que obtienen -en promedio- un 4 por ciento anual en dólares de rentabilidad hacen un buen negocio, ya que en otros países es considerada una ganancia más que aceptable por la valorización que tiene la propiedad en el mediano plazo, aunque en el corto pueda ser afectada por los vaivenes de la economía.

En cuanto a valores, según se desprende del índice Apymeco, que desarrolla esa entidad que agrupa a pymes constructoras de la Región, con un dólar de $46,57 (el viernes 9/8) construir desde el pozo costaba en la Ciudad U$S981,02 el metro cuadrado; mientras que ahora, con un dólar a $58, cuesta U$S787,81 el m2.

“Esta es la foto del día después de las elecciones, pero hay que tener en cuenta que allí no están computados los incrementos de agosto en los materiales, porque todavía los precios de algunos componentes del índice no subieron o no fijaron su aumento. El indicador muestra también que, en los últimos cuatro años, el valor en pesos aumentó 201% y en dólares bajó un 50%”, explicó Fernando Magno, vicepresidente de Apymeco.

Como la construcción de un edificio toma, al menos, un par de años -eso sin contar el proceso de compra del lote, desarrollo del proyecto arquitectónico y la aprobación de permisos ante organismos públicos- los vaivenes del tipo de cambio solo pueden sortearse fijando el valor de la construcción al de una moneda más estable como el dólar.

Para Ignacio Martínez, titular de Martínez Propiedades, “la inversión en desarrollos desde el pozo redujo su costo en pesos tras la devaluación. Un metro cuadrado cuesta unos $70.000, que en dólar de hoy son unos U$S 1.100. Y si bien hay proveedores que remarcaron precios, como los corralones, y en algunos de ellos subieron un 30% materiales como el hierro, que es un insumo que está dolarizado, aunque en otros componentes como la mano de obra todavía no se trasladó la suba y eso redunda en una merma sustancial en el costo total”.

El martillero señaló que “la caída del valor en dólares de la construcción se inicia hace unos 6 u 8 meses por la retracción en la demanda. Este es un año extremadamente malo para el sector inmobiliario, pero pese a eso, de unos días a esta parte, hay un aumento de las consultas en pozo por la incertidumbre en la economía. Nosotros competimos contra activos financieros como el dólar, el plazo fijo o los bonos, y como eso se volvió más riesgoso, la inversión en ladrillos se volvió mucho más atractiva porque tiene riesgo nulo. Es que los desarrollos en la Ciudad fueron muy exitosos y la clase media pudo ahorrar en metros cuadrados, que es un activo muy apetecible. Por eso hoy es un momento muy propicio para invertir en ladrillos”.

José Del Río, titular de una constructora, coincidió con el diagnóstico. “bajó en dólares el costo de la construcción, pero en un contexto muy especial, ya que para comprar materiales muchos comercios te los venden con un remito abierto, porque no tienen precio. Pero algunas cosas subieron 5% y otras 30%. Por eso hoy es imposible cotizar una obra, porque no hay precios. Algunos que empezaron edificios o compraron lotes para construir los pararon en estos días hasta ver qué pasa, porque aún no se estabilizaron los precios”.

ESCENARIO

Con la devaluación, entre la semana anterior a las PASO y hoy el costo del metro cuadrado se abarató en dólares cerca de un 20% y los constructores creen que se mantendrán valores más bajos en los próximos meses, si es que la moneda estadounidense no pega otro salto.

“Hay una baja de los costos para construir en dólares del 20% y a veces más. Hay que tener en cuenta que la devaluación cambió algunos precios, pero otros, como la mano de obra, suban más lentamente. Por eso hoy el que tiene dólares y los quiere invertir en una construcción desde el pozo tiene que poner menos dólares que antes de la devaluación. Por ejemplo, la incidencia de la mano de obra en el valor total de lo construido está entre 40% y 50%, y muchas veces los aumentos también están alineados a la capacidad de pago que tienen las empresas. En cuento a los materiales, el hierro y el aluminio aumenta apenas se mueve el dólar, pero otros materiales como la madera nacional y el porcelanato aumentaron 5% hasta ahora”, explicaron desarrolladores a este medio.

Con respecto a los valores para comprar departamentos desde el pozo, sostuvieron que “desde el pozo puede costar hoy U$S55.000 un departamento que hace poco estaba U$S80.000, aunque hoy el mercado de compraventa está parado por falta de precios de referencia y por la contracción económica”.

“Para inversores que tienen la plata en la mano y quieren meterse hoy es un buen momento para construir desde el pozo porque consiguen mejores precios. Hoy un desarrollo en la Ciudad pueden encararlo 4 o 5 inversores que tengan dólares ahorrados. Es más difícil para el que compra en cuotas, porque hay un segmento de la población que antes podía ahorrar y ahora llega más justa a fin de mes”, explicaron.

Pese a eso, los desarrolladores señalan que en la Región el mercado está virtualmente paralizado por múltiples factores y que el período electoral nunca ayuda a motorizar este tipo de emprendimientos, que para los tiempos de la economía argentina son de largo plazo.

El sector inmobiliario es uno de los más dolarizados de la economía argentina

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla