Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
El cigarrillo en la playa, una especie en vías de extinción

Hábito molesto para muchos y sumamente contaminante, distintas agrupaciones trabajan para concientizar a los fumadores y evitar que tiren las colillas en la arena

El cigarrillo en la playa, una especie en vías de extinción

La agrupación banda ancha recorre las playas del Partido de la costa recogiendo colillas/roberto acosta

Pedro Garay

Por: Pedro Garay
pgaray@eldia.com

18 de Enero de 2020 | 03:15
Edición impresa

ENVIADO ESPECIAL A LA COSTA ATLÁNTICA

 

Desde Aguas Verdes hasta Nueva Atlantis, Pablo, Laura y Brandon caminan las arenas incandescentes colocando tubos de PVC en los mangrullos que hacen las veces de ceniceros, y recogiendo cientos de colillas de cigarrillo “olvidadas” por quienes las consumieron.

Los tres son miembros de la agrupación La Banda Ancha de San Bernardo, que gestó esta temporada la iniciativa “El puchito al tachito” para que los fumadores no arrojen las colillas sobre la arena sino en los tachitos que ellos proveen, y que luego envían, llenos de colillas, a Mendoza, donde se hacen ladrillos con las mismas.

Apoyados por la municipalidad y comerciantes de la zona que ayudaron a financiar el proyecto, “en esta primera etapa los estamos colocando en todos los mangrullos de los guardavidas, que acompañan el proyecto y son puntos estratégicos en las playas”, cuenta Laura, con la idea de “generar en el fumador actitudes correctas” y el objetivo de “mantener limpias nuestras playas, que es nuestro mayor atractivo turístico”: son el resultado de una era en la que el cigarrillo ha pasado de ser parte absolutamente natural de la vida a un hábito cada vez más marginado.

Porque el cigarrillo, en bares y restoranes, en playas y parques, siempre molestó a los no fumadores. Pero durante décadas, estaba naturalizado, y parecía que nadie podía decir nada: en el último lustro, sin embargo, los fumadores han perdido terreno en todos los ámbitos, particularmente en los públicos. En los balnearios, la principal preocupación ni siquiera es que el humo moleste a los turistas, sino lo contaminantes que resultan las colillas y la costumbre, idéntica a la que existe en las calles de cualquier ciudad, de arrojar las colillas en cualquier lado.

Pero excepto en Pinamar, en el resto de la Costa argentina las playas no son libres de humo. Laura espera que los fumadores, al verlos recoger las colillas, comiencen a desarrollar los hábitos correctos y dejen de apagar sus cigarros en la arena.

Pero en Pinamar no confiaron en la buena voluntad o en el tiempo que lleva desarrollar buenos hábitos: en noviembre, determinaron por ordenanza municipal que las playas serán libres de humo desde esta temporada. No es que no se pueda fumar: en cada balneario, los fumadores tendrán un área designada… pegada a los tubos de PVC colocados allí para que arrojen las colillas.

La medida, alentada por la ONG Big Human Wave presidida por el activista Gastón Caminata, prevé multas del equivalente en metálico de entre 20 y 200 atados de cigarrillos. La justificación: las colillas tardan hasta 10 años en degradarse, y contaminan el mar y sus sustancias tóxicas (compuestos como acetona, amoníaco, arsénico, polonio o elementos radiactivos) pueden matar a la fauna marina.

“La gente entierra las colillas en la arena, está muy mal acostumbrada”, defiende la medida Marcela Crespo: es administradora del balneario Posta Sur, pero también fumadora, aunque está de acuerdo con la medida. El que quiere fumar, simplemente tiene que acercarse a un cenicero, en lugar de hacer de la playa su cenicero personal.

“El acuífero de Pinamar se da por lentejas de agua, y es tan fácil contaminarlas…”, explica Crespo, y se estremece de solo pensar la situación que se vive hoy en Australia, y de recordar lo ocurrido en 2016 en Valeria del Mar, donde ardió el bosque y el fuego devoró las reservas en horas.

Crespo mandó a hacer tubos de PVC con forma de cigarrillo para colocar en su parador, aunque debido a la alta demanda de los balnearios tardó en recibirlos: el municipio, de todos modos, preveía un período de adaptación para balnearios y usuarios, hasta que la medida entrara en vigencia plena.

“Su cumplimiento será progresivo, disponiendo de los primeros dos años de su entrada en vigencia para su plena difusión y campaña de concientización”, dispone la reglamentación. Y la parte de la concientización es clave: porque, como dice Laura, no se trata de prohibir el cigarrillo en las playas, y marginar a los consumidores de lo que es un hábito adictivo, sino que “tenemos que pensar en concientizar al fumador”.

Seguridad, agua, electricidad. Los vecinos saben que somos la tribuna para que el reclamo sea atendido. Invertí para que la tribuna siga siendo independiente
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Multimedia

La agrupación banda ancha recorre las playas del Partido de la costa recogiendo colillas/roberto acosta

los ceniceros playeros ganan terreno sobre la arena /roberto acosta

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla