Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Las futbolistas trans se ganan su lugar en la Liga Amateur Platense

Actualmente hay dos: Mara Gómez, goleadora del equipo bicampeón de Las Malvinas, y Ángeles Helguera, quien milita en For Ever

Las futbolistas trans se ganan su lugar en la Liga Amateur Platense

mara gómez (izquierda) y ángeles helguera (derecha), las jugadoras trans de la liga amateur platense, posando para este medio / césar santoro

Lautaro Segura

Por: Lautaro Segura
lsegura@eldia.com

5 de Enero de 2020 | 03:51
Edición impresa

El deporte no está aislado de lo que ocurre en la sociedad y por eso se discute cada vez más la inclusión en relación al género. En nuestra región, la Liga Amateur Platense cuenta en sus torneos femeninos con dos futbolistas trans: Mara Gómez (22 años), de Las Malvinas, y Ángeles Helguera (34), de For Ever. Ambas se encargan de derribar prejuicios con la pelota debajo del botín y le abren el camino a las futuras generaciones.

En una charla distentida en la redacción de este medio, tanto Gómez como Helguera contaron cómo es ser trans en el mundo del fútbol y no dejaron tema sin tocar: el debate por la diferencia física, la relación con las compañeras y las rivales, los problemas con los árbitros, entre otras tantas cosas.

“Hay dos o tres clubes como mucho que han tenido prejuicios con nosotras o que han visto que era una ventaja, cosa que no es así, sino que depende de la preparación que uno tenga. A nosotros nos ha tocado enfrentarnos (por Mara Gómez) y ni yo a veces puedo agarrarla a ella. Pero depende de la preparación, no creo que haya ventajas”, comenzó indicando Ángeles Helguera en relación a lo que ocurre actualmente en la Liga Amateur Platense.

Mara Gómez, por su parte, puntualizó: “En todos los clubes en donde estuve me trataron muy bien y nunca me sentí excluida dentro del plantel. Y ahora en Malvinas me pasa eso, encontré una familia porque el respeto abunda ahí adentro. Creo que es algo que destaca mucho a nuestro grupo y me trataron bien. En ninguno momento me sentí excluida y todas tenemos el mismo trabajo”.

Uno de los temas que siempre se pone en debate es si existe o no una ventaja física. Helguera, en este sentido, sostuvo: “Ha pasado con una señora de Brandsen que nos decía que marcamos diferencia física. Pero eso es tema de preparación. Me ha tocado toparme con jugadoras que están bien preparada, que me han puesto el cuerpo, y me han tirado contra el alambrado. Si estás a poco nivel en los entrenamientos, en los partidos te van a pasar por arriba. Son excusas para decir algo cuando perdés y ablandar la situación”.

También ambas identificaron a los árbitros hombres como a los personajes dentro del campo de juego con quien tienen más problemas. “El tema de la terna arbitral es bastante molesto para mí. Están constantemente cobrándonos cosas. Hemos tenido jugadas fuertes y me han sacado amarilla a mí. Una espera que la cosa cambia y empiecen a mirar a todos por igual. Lo bueno sería que se dediquen a cobrar como corresponde”, aseguró Helguera, mientras que Gómez agregó: “O dejan de cobrarnos una falta. Te la re dan y no cobran nada”.

Por otro lado, y en relación a cómo es el vínculo con las jugadoras de sus respectivos equipos, coincidieron en que es muy bueno. “El nivel de compañerismo es hermoso. Ahora en For Ever me tratan muy bien y somos todas iguales”, enfatizó Helguera.

Con las rivales, a excepción de algunos hechos aislados, tampoco parece haber inconvenientes. Gómez sobre esto comentó: “No he tenido tantos choques con las rivales, al menos en la Liga Platense. Cuando empecé en el fútbol si sentí un montón la exclusión, la discriminación y el maltrato adentro del fútbol hasta que empecé a jugar en la Liga. Tenés una o dos de algún equipo, y depende cuál, que por ahí dice algo por detrás. Pero a mí me ha tocado una secuencia de que un árbitro haya suspendido un partido por esa falta de respeto. Pero depende del árbitro”.

“el cambio me generó un gran problema familiar y laboral”

Para Ángeles Helguera no fue nada fácil el cambio de género y le costó problemas en su familia y su trabajo, el Servicio Penitenciario. “Mis cosas empezaron desde que tengo uso de razón. Al principio me costó mucho aceptarme yo misma y por eso estuve hasta los 25 años para hacerlo”, comenzó relatando su historia personal

“Me generó un gran problema familiar y laboral, porque soy Oficial del Servicio Penitenciario y fue duro. Más en el trabajo, en donde hoy en día estoy peleando por temas como la jerarquía que me traban para hacer carrera. Pero después mucho apoyo de mis amistades, que estuvieron apoyándome en toda decisión que tomara”, prosiguió.

En relación a su familia, contó: “Me echaron de mi casa. Estuve 3 años alejados de ellos. Pero hoy en día los veo, soy re familiera. Los amo todos: a mi mamá le estoy agradecida por sólo el hecho de darme la vida. Y mi viejo por el tema de haberme inculcado el estudio que me hicieron ser la persona que soy, trabajando en el Servicio Penitenciario hace 15 años”.

Gracias a la Ley de Identidad de Género (Nº 26.743) promulgada en 2012, pudo realizar el cambio de DNI. Igualmente, no fue un trámite sencillo: “En la época que lo fui hacer era paralelo a que se estaba por aprobar la ley. Todavía no estaba, pero hice un lío bárbaro y me lo dieron antes de la aprobación porque había una señora que se le prendió la lamparita y avisó que se estaba por aprobar. Soy un poco caprichosa y cuando quiero algo, lo quiero”.

Además, en 2017, IOMA le autorizó la operación de resignación de sexo y su vida cambió por completo: “Marqué el precedente el 18 de febrero del 2017. Logré la aprobación de la operación de resignación de sexo después de 5 años de lucha. Fue tremendo porque el 18 es el día de mi cumpleaños y es como que volví a nacer”.

En cuanto a su carrera futbolística, tuvo dos etapas muy marcadas: una en el fútbol masculino y otra en el femenino. “Nací con una pelota en la cuna. Desde que empecé a tomar ritmo y a entrar a nivel clubes pasé como El Fortín, Círculo Marchigiano y Peñarol de Olmos. Después a nivel más profesional fui a Estudiantes, que estuve casi en la cima, pero se me complicaba con el estudio y mi papá quería que estudie. Y a los 18 entré a la escuela del Servicio Penitenciario, aunque jugaba en algunos clubes. Después cuando empecé en el femenino arranqué en Villa Montoro, el club de mis amores, pero como no me gustaba la forma de dirigir el DT y otras decisiones, me fui a For Ever. Ahí conocí un grupo lindo y pienso seguir”, relató.

“llegó un momento en el que no le encontraba sentido a la vida”

Si bien para Mara Gómez fue menos traumático el cambio de género, tampoco fue fácil. Sufrió discriminación en la escuela y llegó a sentir que no iba a tener un futuro.

“Mi familia se enteró cuando era adolescente, tenía entre 12 y 13 años. A mi mamá le fue impactante, como a toda madre le puede llegar a pasar, pero no lo sufrí tanto como Ángeles. Después me aceptaron, pero le costó ir llevando el proceso de cambio. Sí empecé a sentir un montón de discriminación con bullyng en el colegio”, comenzó indicando.

“Me encerraba mucho dentro de mi casa, me daba miedo salir porque había gente afuera que estaba hablando, capaz no de mí, pero yo me hacía la cabeza que si. Llegó un momento en el que no le encontraba sentido a la vida, que no quería vivir, porque me daba miedo mi futuro. No sabía de qué iba a vivir y en qué condiciones”, relató crudamente.

Pero luego aseguró que el fútbol le cambió la vida: “Las chicas me habían invitado a jugar en una canchita enfrente de casa y yo ni noción porque nunca había pensado en jugar. Pero el fútbol me ayudó en el cambio de mi sexualidad y de mi personalidad. Era mi momento de distracción. Después empecé a conocer clubes y hoy por hoy crecí un montón a nivel deportivo”.

En relación a su carrera hasta el momento, contó: “El primer club de una liga que pisé fue Toronto City de LIFIPA. Después pasé a Asociación Iris en la Liga Amateur Platense, después me fui a la UOCRA en la Liga de Chascomús y pasé a Cambaceres. Estuve jugando para el Municipio de Ensenada hasta hace poquito, que fuimos campeonas también, y de ahí me vine a Malvinas el año pasado y salimos bicampeonas”.

Volviendo a su vida personal, dijo: “Ahora estoy en un tratamiento hormonal, que no tiene nada que ver con lo deportivo. Yo no tengo obra social pero lo hago a través de unas consultas médicas en un hospital público”. Por otra parte, actualmente cursa el último año de la carrera de Enfermería y tiene su DNI de mujer desde que cumplió 18 años, aunque intentó hacerlo cuando tenía 16 años pero tuvo obstáculos legales.

En el 2019 fue la goleadora de Las Malvinas y sueña con llegar lejos: “Las expectativas este año son las de crecer. Ya pasé con varias ligas y clubes y me veo un poco más arriba. Primero porque estoy en condiciones físicas para poder hacerlo y porque quiero abrir una nueva historia, que sea en el fútbol profesional, como ocurrió en otros deportes. El objetivo es ese”.

 

Seguridad, agua, electricidad. Los vecinos saben que somos la tribuna para que el reclamo sea atendido. Invertí para que la tribuna siga siendo independiente
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla