Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $83,74
Dólar Ahorro/Turista $138.17
Dólar Blue $188,00
Euro $95,69
Merval 0,00%
Riesgo País 1450
Información General |CORONAVIRUS Y TRABAJO
Una carrera de obstáculos potenciada: el empleo joven en tiempos de pandemia

Se espera que sea el sector del mercado laboral más afectado por la crisis sanitaria, especialmente en el caso del trabajo informal y los oficios. La situación es más grave para la mujeres que buscan insertarse por el aumento de las tareas de cuidado

Una carrera de obstáculos potenciada: el empleo joven en tiempos de pandemia

“En lo peor de la crisis y el aislamiento los deliverys y los centros de telemedicina fueron las principales ofertas laborales vigentes para los jóvenes” / EL DIA

18 de Octubre de 2020 | 03:10
Edición impresa

A principios de año, Diego Fernández (19), tenía dos trabajos y un montón de planes para mejorar la vida de su familia y de su bebé Genaro Yamil. Se las arreglaba para trabajar al mismo tiempo en una panadería y en un restaurante. Lo primero que cerró, como consecuencia de la pandemia, fue el restaurante. La panadería le quedaba lejos de su casa. Tenía que tomar dos micros y el traslado se le complicaba. Finalmente, el negocio, que redujo mucho su actividad en los peores momentos del aislamiento, prefirió convocar para ese puesto a un joven que viviera más cerca. A partir de ahí se abrió un desafío inesperado para Diego. Empezó a trabajar con su abuela, vendiendo ropa a través de Internet y con su abuelo, ayudando en una bicicletería, mientras recurría también a la ayuda social del gobierno. Ahora imagina un futuro inmediato con pocos cambios: “conseguir un trabajo estable es muy difícil”, dice, mientras reconoce que de los días de pandemia lo que más va a recordar es la manera en que aprendió a “estirar un billete de 500”.

Los especialistas consideran que el empleo joven tardará más en recuperarse

 

Diego es apenas uno de los jóvenes que por estos días trata de encontrar un trabajo en plena pandemia, una empresa que, si era complicada para los jóvenes antes de que llegara el coronavirus, ahora lo es mucho más. La cola de una manzana completa que se formó la última semana para postular a un trabajo en una parrilla céntrica platense y a la que asistió una abrumadora mayoría de jóvenes, es apenas una muestra más de esa situación (ver aparte).

Los observadores del mercado laboral indican que no sólo el impacto de la crisis sanitaria será más grande en el empleo de los más jóvenes que en el del resto de la población, sino que esperan que demande mucho tiempo recuperar un segmento que ya era problemático antes de la pandemia.

Algunos de los factores que complican el escenario son la interrupción de los cursos de formación en oficios derivada de la pandemia y el aislamiento, un tipo de capacitación que requiere presencialidad y es difícil trasladar al universo virtual.

Otro, que algunos de los sectores económicamente más golpeados por la crisis sanitaria -como el del comercio, la construcción o la gastronomía- son algunos de los que más provén trabajo a los jóvenes.

Los expertos destacan que si esto es así para los jóvenes en general, se agrava en el caso de las mujeres: ¿La razón?: la pandemia, con su correlato de escuelas y guarderías cerradas, aumentó las tareas de cuidado en los hogares, que recaen mayoritariamente en las mujeres.

En este sentido, un documento difundido recientemente por la Organización Internacional del Trabajo destaca cinco puntos por los cuales consideran que será el trabajo joven el más afectado por la pandemia. El primero de esos puntos dice que en todos los antecedentes de recesiones económicas el empleo joven fue el más afectado. A ese ítem se suman la informalidad, la falta de cobertura social y el peso de la creciente automatización del trabajo que afecta más al trabajo de los más jóvenes. El informe también destaca que de entre todos los jóvenes, serán las mujeres las más afectadas

Los rubros más afectados en la crisis son los que más jóvenes emplean

 

Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) dicen que en el Gran La Plata la desocupación al cabo del segundo trimestre de este año subió al 9,5 por ciento y alcanzó a 33.000 personas, cuando en el primer trimestre esa cifra fue del 9 por ciento y alcanzaba a 36 mil desocupados.

Según se explicó en su momento estas cifras tienen que ser consideradas teniendo en cuenta el modo de medición de este indicador: por el COVID-19, además de haberse dificultado las encuestas casa por casa, el confinamiento obligó a muchos limitar sus posibilidades de salir a conseguir trabajo. Sin embargo, para la estadística oficial, si una persona no sale a buscar trabajo no cuenta como desempleada, por más que lo esté.

En los datos del INDEC se indica que la cantidad de personas ocupadas en el Gran La Plata en el segundo trimestre del año alcanzó las 316.000, mientras que los ocupados en el primer trimestre de 2020 eran 361.000, de lo que se desprende que se perdieron 45.000 puestos de trabajo. Mientras que en el segundo trimestre de 2019 la cifra de desocupación en el Gran La Plata trepaba a 10,5 por ciento.

Lourdes Farías es presidente de la Fundación Crear desde la Educación Popular (una entidad que en La Plata, entre otras acciones, se dedica a conectar jóvenes con el mercado de trabajo), destaca que el impacto de la pandemia entre los jóvenes que buscaban insertarse en el mercado laboral fue enorme.

“Lo sienten más aquellos jóvenes sin formación académica, para quienes las escuelas de oficios representaban la principal herramienta para vincularse con el mercado laboral”, dice Farías.

Según los datos que manejan en la Fundación “muchas de esas escuelas, que trabajan con la modalidad taller no pudieron trasladar su actividad a la esfera virtual. Además, se trata de sectores sociales que no cuentan con una buena conectividad”, destaca.

Farías agrega que la falta de formación puede extenderse en el tiempo para este segmento de jóvenes y condicionar su futuro ingreso al mercado laboral.

En lo que hace a la situación de ese mercado específicamente para el empleo joven, indica que “la peor situación se vivió entre marzo y setiembre, cuando rubros como el de las comidas rápidas, el comercio textil, la construcción y la gastronomía, que son los que más emplean jóvenes, se paralizaron. En ese momento, la oferta de trabajo que aparecía para los jóvenes se limitaba casi exclusivamente a los servicios de delivery y en el caso de los universitarios, muchos consiguieron incorporarse a los centros de telemedicina, que tomaron muchos estudiantes”.

Después del sector de los jóvenes sin una preparación específica, el otro sector especialmente impactado por la pandemia fue el de las mujeres, encargadas mayoritariamente de las tareas de cuidado no remunerativas en los hogares, que se incrementaron.

El cierre de las escuelas y guarderías motivó que muchas de ellas se vieran imposibilitadas de buscar trabajo, dejaran de trabajar o bien renunciaran al descanso para hacer frente a una demanda creciente.

Según un informe de la Dirección Nacional de Economía, Igualdad y Género (DNEyG) el factor más importantes que explica la brecha de género a nivel laboral es la distribución desigual del trabajo doméstico, realizado en un 75% por mujeres que le dedican 6,4 horas diarias. Esa actividad aporta un 15,9% al PBI, indica el trabajo.

En este caso también la situación se hace más difícil en los sectores más vulnerables, donde el nivel educativo es más bajo, lo que dificulta las posibilidades de conseguir empleo, al tiempo que la maternidad se produce a una edad más temprana, con lo que la responsabilidad del cuidado y de llevar un ingreso al hogar empieza antes.

Otro de los factores que preocupa es el avance del teletrabajo, que muchos creen que llegó para quedarse, o por lo menos, que va a ganar terreno después de la pandemia.

“Todo esto no hará más que incrementar la desigualdad, a menos que se implemente una política -y no parches- que suministre conectividad a los barrios más portergados y se facilite el acceso a los dispositivos y el conocimiento”,opinó Farías.

 

MÁS DE UNA MANZANA DE COLA POR UN EMPLEO EL ÚLTIMO MARTES EN LA PLATA

Sucedió el último martes en La Plata: decenas de personas se concentraron en la esquina de 12 y 74 formando una cola de más de una manzana. ¿El motivo?: postular para ocho puestos de trabajo que ofrecía una parrilla que tenía previsto abrir en abril en ese lugar y lo postergó por la pandemia. La mayoría de los que respondieron al anuncio y se sumaron a la cola fueron personas jóvenes

 

EL MAYOR IMPACTO SE DETECTA EN EL MERCADO INFORMAL, SEGÚN UN INFORME DE LA OIT

El coronavirus causó la pérdida de 495 millones de empleos solo entre abril y junio y desplomó en 3,5 billones de dólares los ingresos de los trabajadores este año, informó la Organización Internacional del Trabajo (OIT), mientras la pandemia recrudece en Europa y sigue sin dar tregua en América.

Latinoamérica es una de las regiones más golpeadas por los efectos de la pandemia en el mercado laboral, sobre todo en el mercado informal, según un estudio difundido por la OIT, el organismo dedicado al trabajo de la ONU.

El coronavirus provocó en el segundo trimestre de 2020 una pérdida de horas de trabajo equivalente a 495 millones de empleos y desplomó este año el salario de los trabajadores en 3,5 billones de dólares, una cifra mayor a la equivalente a los 400 millones que la organización había arrojado en un informe difundido en junio, en comparación al año previo.

Los 495 millones de empleos ahora calculados, que suponen una pérdida del 17,3% de las horas de trabajo, podrían moderarse en el tercer y cuarto trimestre, pero la OIT aún prevé en esos periodos descensos equivalentes a 345 y 245 millones de empleos respectivamente.

Según las previsiones de los especialistas, los efectos de la crisis sanitaria podrían percibirse durante años en el mercado laboral en todo el mundo.

 

TESTIMONIOS
EL DESAFÍO DE CONSEGUIR UN LUGAR PROPIO EN EL MUNDO DEL TRABAJO Y EN UN MOMENTO CRÍTICO
Las experiencias de los chicos que salen al mercado laboral en un contexto singular y complejo

Milena Koyra tiene 19 años, estudia Filosofía y consiguió trabajo justo antes de que se inicie la pandemia, un trabajo administrativo que pudo conservar. Cuenta que junto con ella, antes de la llegada del coronavirus, la mayoría de sus ex compañeros del secundario hicieron sus búsquedas presentando currículum y muchos de ellos consiguieron también sus trabajos antes de que se desatara la crisis sanitaria: “pero la mayoría, sobre todo los que consiguieron puestos en el comercio, los perdieron ni bien llegó la pandemia y el aislamiento”, relata.

Augusto Cejas (20), por su parte, cuenta que había empezado a buscar trabajo cuando comenzó la crisis sanitaria, pero sin resultados.

Ante la situación instaló, a través de un programa de apoyo, un microemprendimiento de peluquería en su casa en la que, siguiendo todos los protocolos, hoy atiende a sus vecinos.

Con todo, reconoce que no es el tipo de trabajo que necesita y que no le alcanza para cubrir sus gastos.

“Sin un conocido que te recomiende es difícil hoy conseguir un trabajo estable aunque tengas experiencia”

Diego Fernández (19)

 

“Recurro mucho a la ayuda del barrio y a los comedores, porque no me alcanza solo con la peluquería”, dice.

Para Diego Fernández, que perdió sus dos trabajos al inicio de la pandemia, la crisis sanitaria abrió un paréntesis en el que tuvo que recurrir a varias opciones.

“Yo hasta que empezó la pandemia trabajaba en una panadería y en un restaurante. El restaurante cerró en lo peor del aislamiento. La panadería me quedaba lejos: tenía que tomar dos colectivos entre Berisso y Melchor Romero, algo que en lo más duro del aislamiento era difícil, entonces me reemplazaron por un chico de Romero al que no le costaba llegar”, relata.


Diego Fernández (19), perdió dos trabajos durante la pandemia

Después de eso Diego, que es papá de un bebé, se puso a trabajar con su abuela vendiendo ropa por Internet y con su abuelo, que tiene una bicicletería.

No obstante, sigue buscando, aunque reconoce que “cuando no tenés mucha experiencia y no tenés contactos se hace difícil conseguir un trabajo estable, que es lo que yo necesito en este momento”.


Milena Koyra (19): "Mis compañeos del secundario que consiguieron trabajo en el comercio lo perdieron durante la pandemia"

Cuenta que antes de que la pandemia se iniciara alcanzó a presentar un currículum en una fábrica cercana a su casa. Y volvió a hacerlo en plena pandemia.

“No supe nada de eso hasta hace pocos días, que me enteré que ya habían tomado, pero a mi no me llamaron nunca. Y eso no eme extraña, porque si no tenés un conocido que te recomiende es raro que te llamen para trabajar, porque son muchos los que se presentan para cada puesto”.


Augusto Cejas, inició un microemprendimiento de peluquería en su barrio

Si bien trabaja desde los 17 años y puede dar cuenta de su experiencia laboral en cada búsqueda, “muchas veces con eso no alcanza”.

En medio de la pandemia, dice, tuvo incluso que recurrir a las changas para mantener a su familia: “cuando se abrió un poco la construcción hice incluso changas de albañilería. Y aunque cobré la ayuda estatal tuve que aprender a estirar hasta el límite cada billete de 500 pesos”, relata.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla