Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $87,17
Dólar Ahorro/Turista $143.83
Dólar Blue $150,00
Euro $103,25
Merval 0,00%
Riesgo País 1429
Policiales |Hay varias denuncias en la ddi local
Investigan una red que engaña a chicas con perfiles falsos y las fotografía desnudas

El caso se conoció a partir de lo que le pasó a una joven universitaria en La Plata. La tentaron con una campaña de modelaje

29 de Octubre de 2020 | 02:38
Edición impresa

Cuando Lucía recibió el mensaje de una amiga a la que hacía años que no veía, aunque conocía desde la infancia, celebró que estuvieran de nuevo en contacto, así como la noticia de que la chica tenía un nuevo emprendimiento de venta de ropa y que había pensado en ella para formar parte, como modelo, de la campaña gráfica de lanzamiento. El problema es que no era su amiga la usuaria real de aquella cuenta de Instagram, si no un sujeto que, bajo engaños, la filmó y fotografió sin su consentimiento, además de masturbarse, mostrarle sus genitales y amenazarla con difundir aquellas imágenes.

Una vez que decidió hacer pública su historia, Lucía supo que había muchísimas otras parecidas. Y radicó la denuncia en la DDI.

“Esto fue el lunes de la semana pasada”, arrancó contando a este diario Lucía Aguirre Bengoa (23) una estudiante de Diseño en Comunicación Visual, en Bellas Artes, en alusión a la solicitud de amistad que recibió de una cuenta que tenía el nombre y la foto de perfil de otra joven que conoce desde su infancia. Después de que ella la aceptó, la supuesta chica inició un chat para ofrecerle participar de una campaña publicitaria de un local de ropa que planeaba instalar en City Bell.

“Yo le conté que me había quedado sin trabajo -dijo a este diario Lucía- y me ofreció modelar para gráfica, con dos chicas más. Me dijo que pagaban 4.500 pesos por 60 fotos de cada una y que tendríamos descuentos por un año en el negocio”. A la joven le pareció un trato justo, como lógico el reclamo de dos fotos actuales suyas para saber su altura y medidas. Quien se presentaba como amiga de Lucía no tardó en sugerirle hacer un casting vía zoom en ese mismo momento, “por cuestiones de pandemia”.

“Le aclaré que no usaba mucho esa plataforma, pero me la descargué en el celular y a los 15 minutos empezamos la llamada”, relató, aclarando que ella no veía a su interlocutor ni escuchaba su voz, porque “me decía que lo tenía que habilitar yo y no conozco el sistema. Me terminó diciendo que siguierámos así, que me hablaba por chat”.

El interlocutor le sugirió cómo y dónde colocar el teléfono para que capturara a Lucía en plano americano, además de algunos trucos para que la luz fuera óptima en aquel día nublado. Le pidió cambios de ropa, poses. La charla fluía sin contratiempos. Y Lucía no desconfió. “Cada vez que me cambiaba de vestimenta yo apagaba la cámara, pero él me dijo que mejor no lo hiciera, porque se le cortaba el video y perdía el ángulo”, dijo ella, que comenzó a sentirse incómoda a medida que del otro lado le exigían posturas cada vez más sugerentes, casi eróticas.

En determinado momento le pidió que se quedara en ropa interior, algo que a Lucía no le resultó raro “pensando que quizás pensaban vender mallas”, pero la sugerencia de posar desnuda encendió todas las luces de alerta. Fue entonces cuando del otro lado se prendió la cámara y Aguirre Bengoa supo que había sido engañada.

“No era mi amiga si no un tipo con manos de persona joven y mucho pelo en el brazo derecho que era lo único que se le veía, además de su pene. Fue un momento horrible y corté enseguida la comunicación pero al minuto me llamó por Instagram. Y era un hombre que me decía que tenía que volver al Zoom y no denunciar nada porque si no iba a difundir imágenes mías cambiándome de ropa”, dijo. Recibió entonces una captura de pantalla en la que se la ve sin ropa mientras se cambiaba para otra de las propuestas de modelo. Decidida a no ser otra víctima que se sienta culpable, Lucía contó lo que había pasado en sus redes sociales, para evitar que otras chicas cayeran en la trampa. Supo así que no había sido la única de esta maniobra que cambia de nombres y discursos, pero no de modalidad. “Roba identidades de mujeres y contacta a sus amigas”, explicó la joven, quien radicó la denuncia en la DDI en una causa que suma ya, por lo menos, 16 víctimas. “Me dijeron que tienen casos de hace 5 años”, apuntó.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Capturas de algunos tramos de la conversación por chat que mantuvo lucía antes de las fotos / el dia

“Este hombre sabía qué decir y se aprovechó de mi inexperiencia con Zoom” Lucía Aguirre Bengoa Denunciante

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla