Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Deportes |GUSTAVO DUEÑA Y PABLO áLVAREZ le cuentan sus EXPERIENCIAS a el dia
Dejen, voy al arco yo...

¡Cuántas veces por distintos motivos jugadores de campo terminaron atajando! Aquí, el recuerdo de protagonistas de Estudiantes y Gimnasia

Dejen, voy al arco yo...
Walter Epíscopo

Por: Walter Epíscopo
wepiscopo@eldia.com

5 de Julio de 2020 | 04:54
Edición impresa

El arco, ese lugar tan temido para muchos. No cualquiera se anima a pararse debajo de los tres palos. Dicen dentro del fútbol que los arqueros son un poco locos. Mientras todos sueñan con gambetear o hacer goles, el arquero sueña con evitarlos. ​Y cuántas veces hemos visto en medio de un partido que ante la expulsión del arquero, no quedan más cambios y de pronto se produce ese segundo de silencio y dudas. “¿Quién va al arco?”, es la pregunta, y de repente de un costado aparece uno levantando la mano y pidiendo los guantes y la camiseta al arquero que se retira puteando por lo bajo.

Hay futbolistas que se terminaron convirtiendo en héroes al ir al arco de manera accidental y hasta han atajado algún penal. En 1971, el “Chango” Cárdenas (sí, aquel del gol al Celtic) fue al arco de Racing y contra Rosario Central y se lo contuvo a Roberto Gramajo. Por su parte, Oscar López Turitich, el “cuatro” de Platense en 1984 le atajó un penal nada menos que al crack uruguayo Fernando Morena. En 1992, el volante David Bisconti de Central se lo atajó al goleador de Platense Darío Scotto. En 2012 el mediocampista de Racing, Agustín Pelletieri fue al arco y le desvió un penal a Gastón Caprari de San Martín de San Juan. En 2015, el volante Adrián Bastía jugando para Atlético Rafaela se lo atajó a Claudio Riaño de Unión.

Es más, en 2012, el volante de Arsenal, Diego Torres se transformó en el primer jugador de campo en atajar un penal por Copa Libertadores. Lo hizo ante Fluminense de Brasil ante el remate de Thiago Neves, en el Viaducto.

En la Copa Centenario que obtuvo el Lobo, en el encuentro donde los Mens Sana derrotaron a Newell´s 1-0 en 1993, el delantero Iván Gabrich ocupó el arco Leproso y salvó a su equipo de una goleada con atajadas espectaculares.

Y obviamente en el fútbol platense también hubo casos. Y si bien no les tocó atajar penales, Gustavo Dueña de Gimnasia y Pablo Alvarez de Estudiantes, ante la expulsión del arquero y como nadie se ofrecía, no dudaron en ponerse los guantes haciéndose cargo y resolviendo el problema en una centésima de segundos. Y ambos frente a equipos grandes.

DUEÑA ANTE RACING

Domingo 23 de marzo de 1997. En el Bosque por la 6° fecha del “Torneo Clausura” Gimnasia recibe a Racing. Con gol de “Chirola” Romero a los 14 minutos del complemento el Lobo gana 1-0. En el final, ya en el minuto 45, el árbitro Francisco Lamolina expulsa al arquero Tripero, Enzo Noce y al volante de la Academia, Claudio Marini. El DT albiazul, Carlos Griguol ya había realizado los tres cambios permitidos. Con el descuento, quedarían unos 5 ó 6 minutos por jugar y nadie agarraba la camiseta de Leo Noce, hasta que Gustavo Dueña, encaró con decisión para ocupar el arco que da a la Avenida 60.

“Yo agarré el buzo, los guantes y atajé. En la primera justo hubo un tiro libre que patea el Mago Capria y creo que pega en la barrera. Me acuerdo que ganamos 1 a 0 con gol de Chiro”, comienza recordando Dueña. “Me acuerdo también que hubo una jugada dudosa, una mano del Guly en el área. Yo pensaba después, si cobraban penal Capria me metía en el arco con pelota y todo. Por suerte no lo cobró el árbitro”, dice sonriendo. Y sobre por qué tomó la decisión de ir al arco dijo que: “Yo no era de atajar ni en los picados informales, la verdad que fui de caradura. Vi que medio dudaban todos y bueno, agarro yo me dije. Total faltaba poquito”.

El Rifle Dueña supo jugar de zaguero, volante central, lateral izquierdo, carrilero y en juveniles era delantero, pero tenía resistencia en la gente, aunque Griguol le daba crédito por su orden táctico. Igual le quedó una anécdota con Timoteo por aquello. “Al Viejo no le había gustado mucho que yo agarrara los guantes y fuera al arco. El quería que fuera otro porque a mi ese año me estaban puteando de los cuatro costados. Pasó el partido, y en la semana me llama aparte y me dice, ´vos estás loco, cómo vas a hacer eso´. Después de que me habla un rato, cuando me estoy yendo me llama y me dice, ´igual no tenía dudas que los guantes los ibas a agarrar vos´. Y bueno, ahí me quedé más tranquilo”.

“Lo expulsan a Herrera y no teníamos más cambios, y con mucha moral me puse los guantes”

Pablo Álvarez,
Sobre aquel momento ante Boca.

 

Dueña tuvo alguna intervención como arquero en esos minutos finales, “agarré un rebote y después hice un par de saques de arco. Pero de peligro, no tuve ningún tiro al arco por suerte. Fue otra experiencia en el fútbol”, termina diciendo Gustavo que guarda de recuerdo la foto vestido de arquero de aquella tarde donde el Lobo festejó el triunfo y todos los abrazos fueron para el.

ALVAREZ ANTE BOCA

Seguramente Pablo Alvarez jamás olvidará la tarde del domingo 3 de septiembre de 2006. Por la 5° fecha del “Torneo Apertura” viviría un momento increíble, en ese campeonato tan especial para el Pincha por que lo terminaría ganando justamente frente a Boca a fin de ese año. Pero aquella tarde en la Bombonera los albirrojos visitaban al Xeneize, que se terminarían imponiendo 2 a 0, y al lateral que había ingresado a los 23 minutos del segundo tiempo por Marcos Angeleri, le tocaría ir al arco ante la expulsión del arquero Martín Herrera a los 34 minutos. Y le tocó con todo en contra, ya perdiendo 2-0 y encima con nueve hombres (el juez Pablo Lunati también había expulsado a Mariano Pavone a poco de arrancar el complemento).

“Ante todo fue una sensación de sentimientos encontrados. Estábamos jugando en cancha de Boca, yo hacía muy poquito que había emigrado de ese club, pero ya estaba muy compenetrado en lo que es la familia de Estudiantes. Y sobre todo en el gran objetivo que teníamos en ese campeonato. Y pasó que lo expulsan a Martín Herrera, no teníamos más cambios y con mucha moral me puse los guantes sabiendo que todavía quedaban bastantes minutos por jugar”, recuerda hoy entre sonrisas Pablo.

Más allá que lo hizo en un partido oficial, Alvarez cuenta que solía atajar y de hecho le gustaba. “Por lo general en las prácticas, o cuando hacíamos algún picado atajaba. Desde chiquito también me gustó siempre el arco. Así que tengo una idea de como desenvolverme, aparte de mi personalidad de ser tan caradura. Pero fue una sensación la verdad, muy linda”, confiesa, y otra cosa que rescató de esa experiencia fue el público, “para mi lo que te deja de gratificante el fútbol es la gente y cuando te da un reconocimiento. Recuerdo a la gente de Boca que me aplaudió cuando terminó el partido por más que yo estaba jugando en Estudiantes. Por eso uno se va contento a la casa sabiendo que por donde pasó dejó una buena imagen”.

Asegura que tiene la foto de esa tarde en la Bombonera vestido de arquero en su museo personal, y repasa nuevamente lo vivido. “El Cholo (Simeone) no me dijo nada, los guantes los agarré yo de una, de caradura que soy... aparte sino teníamos más cambios. Y más allá del resultado, lo recuerdo como una linda experiencia”.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Pablo Álvarez, con el buzo en el Pincha / Archivo

Gustavo Dueña, al momento de reemplazar a un histórico como Enzo Noce / Archivo

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla