Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $98,32
Dólar Ahorro/Turista $162.23
Dólar Blue $143,00
Euro $114,35
Riesgo País 1570
Información General |IMPRESIONES - Ocurrencias
Estratégicos y esenciales

Estratégicos y esenciales

Por: Alejandro Castañeda
afcastab@gmail.com

28 de Febrero de 2021 | 03:56
Edición impresa

“Lo que más te da, más te quita”, dijo Guillermo Vilas en una vieja entrevista. Su declaración invitaba a ir más allá de las palabras. No sólo caracterizaba un recurso deportivo, también parecía aferrarse a la deriva de un amor que entonces había quedado en el camino. Guillermo insinuaba que, lo que más le gustaba de ella cuando empezó a enamorarse, al final resultó ser lo que más le molestaba. Dejaba ver que en todos los campos existen jugadas que pueden ser lo mejor del repertorio, pero a las que acabamos desgastando de tanto usarlas. Es una moraleja que la actualizan los competidores de lo que sea y los corredores de esa interminable carrera que es la vida. El Gobierno ahora también podrá repetir con Vilas “lo que más te da, más te quita”. Había depositado sus esperanzas electorales en el manejo de una pandemia que le deparó buenas mediciones al comienzo del encierro y que esperaban afianzarse con la llegada de las vacunas. En esa dirección enderezó todos sus esfuerzos y expectativas. Pero resulta que la deficiente instrumentación de esa campaña, tan llena de recodos insolentes y de beneficiaros elegidos, al final ha terminado desencadenando su peor crisis.

“Lo que más te da, más te quita”. El escándalo del vacunatorio VIP dejó en el camino un ministro y varios contagiados de desconfianza. Como dijo Rudolf Virchow: “una epidemia es un fenómeno social con algunos aspectos médicos”, advirtiendo que su influencia y su implicancia se mide en diversos escenarios y afecta un más allá de los enfermos.

“Lo que más te da, más te quita”. La frase de Vilas, que seguramente no tenía mayores pretensiones, adquiere resonancias extras en medio de un contexto que pone en entredicho la validez del sentido de igualdad. El vacunatorio VIP acabó empañando los alcances de la mismísima vacuna. La Sputnik V por estas comarcas produjo un daño colateral que ni el ruso más pesimista había calculado. Su caprichoso reparto obligó al gobierno a reprogramar modos, enojos y prioridades. El nuevo plan A del área Salud es excluyente: eliminar sospechas y emprolijar jeringas y brazos para evitar que las indudables ventajas que aportaron las vacunas no se malogren por culpa de unos colados. Encima, la actualidad le sumó una nueva deriva a la frase del mejor tenista nacional: los dichos de Lázaro Báez, el hijo del condenado a doce años de prisión por las licitaciones de obras viales, echó una sombra sobre la ex presidenta Cristina. Para él, a su padre se lo está condenando sin saber el delito precedente y “en ese delito precedente está ella”. “Lo que más te da, más te quita”. Muchos deben sentir que Báez, que algo habrá dado, ahora puede quitar mucho. Como todo acto licitatorio, hay que estudiar cuidadosamente las adjudicaciones: de obras y de culpas.

A la sombra de vacunatorios clandestinos aparecieron “los estratégicos”. Servidores fuera de escalafón que se han podido casar con mujeres estratégicas. No son pocos, lo que habla de un poder sobrado de especialistas esenciales que ofrecen gentilmente el cerebro o el brazo según se necesite. Tranquiliza saber que hay un poblado elenco de estrategas dispuesto a entrar en acción para mejorar las cosas. Su sorpresiva aparición habla del nivel de preparación de una clase mandona que no quiere agregar más pinchazos sospechosos. Resultó variado el elenco de estos becados en vacunatorios. Y sus excusas, también. Al destaparse la olla, al ministro Cafiero no le quedó otra que difundir las listas y fabricar nuevos cargos, con chapa y tareas. En ese rango apareció Carlos Zannini, que fue incluido primero como personal de salud y después, por respeto a los enfermeros, se terminó sumando al equipo de los estrategas. También sorprendió que los Duhalde, por haber recibido la vacuna en domicilio, ahora puedan vivir en un hogar libre de virus, sano y bien asistido, con mucho abrazo y menos alcohol. ¿Estratégicos, esenciales o qué? Toda la familia tras ser inoculada se sintió cumplida y segura. Hasta esa hija que había sido novicia y que al advertir que la pandemia no aflojaba, hizo a un lado las oraciones y volcó su fe en la vacuna rusa.

La condena a Báez exige estudiar cuidadosamente las adjudicaciones: de obras y de culpas

La Sputnik V produjo aquí un daño colateral que ni el ruso más pesimista había calculado

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla