Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $101,95
Dólar Ahorro/Turista $168.22
Dólar Blue $183,00
Euro $119,79
Riesgo País 1602
Información General |NADA DE “ELLES” O DE “CHIQUES”
Presentaron un proyecto para prohibir el lenguaje inclusivo en las escuelas

La iniciativa llegó a la Cámara de Diputados y busca que se deje de utilizar también en las dependencias del Gobierno. Cuáles son los fundamentos

Presentaron un proyecto para prohibir el lenguaje inclusivo en las escuelas
23 de Junio de 2021 | 02:39
Edición impresa

Si bien en nuestro país cada vez son más los que buscan adecuar su modo de hablar y hasta hay jueces que leen sus sentencias con términos como “hijes” o “chiques”, un proyecto de ley presentado en la Cámara de Diputados en los últimos días busca ponerle fin a lo que para algunos es una forma de incluir desde la lengua y para otros, directamente, una payasada o moda semántica. La medida, en concreto, busca que esta forma de expresarse sea prohibida tanto en las escuelas como en las distintas dependencias gubernamentales donde se alienta su uso.

Los responsables de la iniciativa son las abogadas Cynthia Ginni y Patricia Paternesi, quienes elevaron el proyecto junto con una carta de adhesión del constitucionalista Félix Lonigro.

“Prohíbase el uso en documentos y actos oficiales y en establecimientos educativos del frecuentemente denominado ‘lenguaje inclusivo’, en cualquiera de sus formas (“x”, “e”, “@”, etc.) empleadas para reemplazar el uso del masculino cuando es utilizado en un sentido genérico, así como de cualquier otra forma diferente a la lengua oficial adoptada por la República Argentina”, sostiene la propuesta.

La iniciativa, según sus responsables, apunta a evitar “alteraciones gramaticales y fonéticas que desnaturalicen el lenguaje”, obedeciendo así a la necesidad de eliminar -de acuerdo a lo planteado por sus autoras- “los obstáculos que en materia de lectoescritura se manifiestan por el uso del mismo”.

Las hacedoras del proyecto consideran que los niños van formando su lenguaje los primeros años de su vida y que “su mala utilización podría no sólo obstaculizar la lectoescritura y su comprensión, sino también significar una barrera para aquéllos que tienen más dificultades”.

Al exponer sus fundamentos recordaron un hecho ocurrido en España a principios de 2020, cuando la Real Academia Española (RAE) elaboró un Informe sobre el lenguaje inclusivo a raíz de una petición de la vicepresidente del gobierno español, que pretendía modificar el texto de la vieja Constitución de 1978 por considerarla “machista”.

“Al hablar de ‘la humanidad’, pese a ser femenino, se habla también de los hombres”

En el artículo titulado “Constitución, idioma nacional y lenguaje inclusivo”, según criterios de la Real Academia Española, refiere que “el documento de la institución hispana explicita que los grupos nominales en género masculino son de exégesis inclusiva, resultando en textos claros e inteligibles que en modo alguno plantean problemas serios de interpretación literal, no existiendo razones gramaticales ni de inteligibilidad semántica que obliguen a introducir modificaciones”.

Los autores hicieron hincapié en que una de las principales recomendaciones de la RAE es evitar el abordaje ideológico o político de cuestiones estrictamente lingüísticas, cuya opción excede a las instituciones y academias. “Debe tenerse presente, asimismo, que la utilización de términos masculinos con carácter inclusivo de lo femenino no afecta en absoluto la igualdad entre hombres y mujeres. Como bien se señala, es un hecho estrictamente lingüístico que carece de consecuencias políticas para la visibilidad de las mujeres, el respeto con que son tratadas, o su acceso a los puestos de mayor responsabilidad en todos los ámbitos de la sociedad”, sostienen las abogadas.

La Constitución

Al referirse a la Constitución Nacional, las doctoras Ginni y Paternesi aseguran que “nadie en su sano juicio puede argüir que los constituyentes y reformadores que actuaron entre 1853 y 1994 redactaron una Constitución únicamente para varones que excluyera a las mujeres”.

Para ellas, en todas las disposiciones están incluidos varones y mujeres por igual, de manera que resulta improcedente suponer que las mujeres no se encuentran comprendidas, por ejemplo, en la norma del artículo 41 de la Constitución Nacional: “Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano...”.

El proyecto de ley entra en sintonía con la postura que la RAE ya planteó sobre el tema

Incluso, indican que varios estudios lingüísticos resaltan desde siempre que el masculino es el término no marcado para todos los hispanohablantes en un gran número de contextos, especialmente cuando se asocia con el plural. “Los sustantivos, artículos, indefinidos, etc., de género masculino son interpretados como términos inclusivos de forma absolutamente general, no invisibilizan a las mujeres ni constituyen un agravio a ellas sino que las abarca y las incluye, de acuerdo con el sentimiento lingüístico de los hispanohablantes de todo el mundo en los últimos siglos”, advierten.

De acuerdo a las responsables de este proyecto de ley, resulta falso que el uso del masculino en el idioma español excluya a lo femenino, sino todo lo contrario: “Siempre ha tenido carácter inclusivo. La torpeza del desdoblamiento por sexos, tal como reclaman los transgresores, no implica visibilizar sino romper con la igualdad y la inclusión, acentuando la diferencia a través de la separación y quebrantando el sentido de equidad de las expresiones definidas de persona, construidas en masculino singular”.

Ginni y Patricia Paternesi dice que los desdoblamientos tienen, además, una desventaja: saturan la estética del discurso con paráfrasis y repeticiones innecesarias a cada momento (“los diputados y las diputadas”, “los ciudadanos y las ciudadanas”, “los trabajadores y las trabajadoras”, “los médicos y las médicas”, “los científicos y las científicas”, etc.), y van en desmedro de una comunicación inteligible. Incluso, se argumenta, hay palabras del femenino que también incluyen a los hombres, como por ejemplo “humanidad”.

Por lo tanto, las abogadas no aconsejan en la redacción de las normas los desdoblamientos ni las fórmulas neutras. “Todas implican redundancias o deforman los vocablos de tal manera que pueden alterar y debilitar su valor jurídico y social”, argumentan.

Como se dijo, este proyecto entra en sintonía con la postura adoptada por la RAE sobre el tema. Hace poco, de hecho, la entidad calificó como “innecesario” la utilización del lenguaje inclusivo. “El uso de la letra ‘e’ como supuesta marca de género inclusivo es ajeno a la morfología del español, además de innecesario, pues el masculino gramatical (’chicos’) ya cumple esa función como término no marcado de la oposición de género”, explicaron desde la RAE.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla